La debilidad económica juega a favor de la inflación

Productores ya resienten los efectos de la depreciación del peso mexicano frente al dólar; la holgura de la economía y el débil ingreso personal han contenido la inflación.
carstens  (Foto: Agencias)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El impacto de la depreciación del peso frente al dólar se empieza a sentir por el lado de los productores, ya que en algunos sectores se registra una inflación superior al 9% y analistas esperan que en la última parte del año se refleje en los precios al consumidor. Sin embargo la afectación sería limitada por la debilidad económica en México.

Desde octubre, la moneda mexicana ha perdido 11% ante el dólar y el Banco de México (Banxico) no descarta que el mercado enfrente mayores episodios de volatilidad previo a la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

“La depreciación definitivamente sí tiene un efecto de traspaso a la inflación, pero la desaceleración de la economía la ha contenido, por eso se ven niveles cercanos al 3%. Los fabricantes no pueden incrementar los precios finales por el entorno económico”, dijo la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller.

Los precios al productor relacionados con sectores que requieren de un alto componente de bienes importados, como la fabricación de equipos de computación, comunicación, medición y de otros, así como componentes y accesorios electrónicos registraron una inflación de 9.43% anual en marzo, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La inflación en la fabricación de maquinaria y equipo fue de 8.55%. La fabricación de equipo de transporte tuvo un alza de 8.19%, mientras que la industria del plástico y del hule trepó 6.91%.

Banxico, gobernado por Agustín Carstens, reconoció en la minuta de su última reunión de política monetaria que persisten condiciones de debilidad económica, así como una tendencia a la baja del ingreso personal.

“La mayoría de los miembros sotuvo que prevalecen condiciones de holgura en la economía y que no se anticipan presiones generalizadas y sostenidas sobre la inflación provenientes de la demanda agregada”.

En la última encuesta de expectativas económicas de Banamex se bajó la expectativa de crecimiento económico para 2015, a 2.95% desde 3%. 

Siller estima que si la Fed inicia con su alza de tasas en junio, el tipo de cambio finalizaría el año en 15.00 pesos por dólar, pero si pospone la decisión a septiembre y prolonga la incertidumbre llegaría a 15.40. Barclays México espera niveles de 16.50.

“En donde primero impacta (la depreciación) es en los precios al productor y tarde o temprano se va a transferir al consumidor a menos que (el fabricante) lo absorba vía margenes. En algunos sectores se puede sacrificar un tiempo, pero en oligopólicos no puede durar mucho”, comentó el director de la carrera de Economía de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe, Raymundo Tenorio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los especialistas coincidieron en que será en la última parte del año, la de mayor consumo, cuando los productores puedan traspasar los efectos al consumidor.

En sus minutas, Banxico agregó que, se mantiene el riesgo de que se observen efectos de traspaso del tipo de cambio hacia la inflación en los próximos meses, los cuales podrían modificar el escenario de riesgos. Ante la debilidad de la economía el consenso de los analistas prevé que la inflación cierre el año en 3.10%.

Ahora ve
La justicia estadounidense frena el tercer decreto migratorio de Donald Trump
No te pierdas
×