El consumo en Estados Unidos, a la espera de la Fed

Las ventas minoristas repuntaron en marzo en el país, pero el alza no cumplió con las expectativas; los consumidores podrían haber desdeñado el gasto por la persistente tasa cero del Banco Central.
fed  (Foto: Especial)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El gasto del consumidor en Estados Unidos finalmente se recuperó en marzo, después de tres meses consecutivos de caída en ventas minoristas.

Pero el aumento no fue tan fuerte como muchos economistas habían esperado... otra señal de que muchos estadounidenses podrían no estar convencidos aún de que la recuperación económica es real.

La Oficina del Censo de Estados Unidos informó el martes que las ventas minoristas totales subieron 0.9% respecto a febrero. Los analistas esperaban un alza del 1%.

Esto puede no sonar como una gran diferencia. Pero al cavar más profundo, encontramos evidencia de que los consumidores están siendo cautelosos.

Si excluimos el salto de 2.7% en las ventas de los concesionarios de vehículos de motor y autopartes de la cifra general, las ventas minoristas subieron apenas 0.4%

Las ventas en las tiendas de comestibles, minoristas de electrónica y electrodomésticos, y estaciones de gasolina cayeron también en marzo.

La caída en las ventas de las gasolineras causó cierta sorpresa, pues los precios del petróleo comenzaron a estabilizarse el mes pasado.

Algunos economistas dicen que los precios de la gasolina es una de las razones por la que las ventas minoristas cayeron a principios de este año. Debido a que la gasolina cuesta mucho menos, eso redujo la cantidad en dólares de las compras de gasolina.

Pero los precios de la energía superbaratos ya no deberían estar deprimiendo el valor de las ventas de las gasolineras. Es más, los consumidores aún no parecen estar tomando el dinero que están ahorrando en la bomba para gastarlo en otros lugares.

“La creencia de que los ahorros a partir de los precios de la gasolina más bajos se gastarían en las demás cosas en la tienda local no está dando sus frutos”, escribió Peter Boockvar, analista en jefe de mercado de The Lindsey Group.

El clima frío es una excusa conveniente para las ventas minoristas suaves

También es cada vez más difícil atribuir la debilidad de las ventas minoristas a las inclemencias del tiempo.

Claro, todavía hizo bastante frío en marzo, especialmente en el noreste densamente poblado.

Pero eso no impidió que los consumidores compraran más autos, fueran a Home Depot y Lowe's y asistieran a restaurantes y bares.

GM, Ford, Fiat Chrysler y Toyota parecen estar beneficiándose de la caída en los precios de la energía. Los consumidores están más dispuestos a comprar SUV y camiones cuando la gasolina es barata. Esas son buenas noticias.

También hubo otros focos de resistencia en el informe. Un sólido incremento en los materiales de construcción es un buen augurio para el mercado de la vivienda.

Los consumidores también están comiendo más en restaurantes, lo cual puede ayudar a explicar la caída en las ventas de supermercados.

La cantidad de dinero que se gasta en lo que la Oficina del Censo apoda “servicios de alimentación y expendios de bebidas” fue superior a lo que los consumidores gastan en los supermercados.

Esa es la primera vez que eso ha sucedido de acuerdo con Mark Perry, un experto del American Enterprise Institute y profesor de Finanzas y Economía de la Universidad de Michigan-Flint.

Es de destacar que los consumidores estén dispuestos a consentirse un poco saliendo a comer... pero también sugiere que el clima frío se utiliza muy a menudo como excusa para la debilidad del gasto en general.

¿No serían las personas más propensas a quedarse en casa si las temperaturas gélidas fueran realmente tan malas?

El crecimiento del PIB en el primer trimestre debería ser lento

Entonces, ¿qué significa todo esto para la economía?

Paul Ashworth, economista en jefe de Capital Economics, escribió en un reporte el jueves por la mañana que el producto interno bruto para el primer trimestre podría ser de solo 1.5%. Los economistas de Barclays están pronosticando un crecimiento de sólo 1.2%.

Eso es, por decirlo suavemente, un nivel mediocre de crecimiento. La economía tendría que recuperar bastante vapor para finales de este año para que el PIB termine creciendo 3% anual como muchos economistas están pronosticando.

Afortunadamente, Ashworth piensa que el gasto del consumidor en el segundo trimestre debería ser mucho más fuerte.

Otros no están tan seguros. Los consumidores parecen ser más frugales estos días. La tasa de ahorro personal se encuentra en su nivel más alto desde diciembre de 2012.

Y a pesar de que el crecimiento de los salarios ha sido lento, los aumentos en los ingresos personales han superado al gasto.

Curiosamente, Boockvar dijo que la Reserva Federal podría ser uno de los principales culpables. Se preguntó si la Fed en realidad estaba dañando el gasto de los consumidores al mantener las tasas cerca de cero durante tanto tiempo.

“¿Tal vez un periodo prolongado de tasas cero ha animado a la gente a gastar menos sabiendo que necesitan ahorrar más?”, escribió. “Las tasas de interés más altas en realidad estimularían un mayor gasto debido a los miles de millones de ingresos por intereses que son puestos en los bolsillos de los consumidores?”.

Es una buena pregunta. Cualquier persona que haya estado ahorrando dinero durante los últimos seis años ha sido penalizada. No ha ganado nada poniendo su dinero en el banco.

Pero eso podría cambiar pronto si la Fed finalmente comienza a subir las tasas a finales de este año.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×