Estados Unidos contagia optimismo a Larry Summers

El exsecretario del Tesoro de EU negó que la economía estadounidense se encuentre estancada; el auge petrolero y el sistema de salud son signos positivos para el país, asegura.
summers  (Foto: Cortesía Fortune)
Matt Egan
NUEVA YORK (CNNMoney) -

No hay que dudar de Estados Unidos. La única superpotencia del mundo también afronta su dosis de retos económicos y políticos, pero los últimos siete años deberían infundir más  -no menos- optimismo respecto al futuro.

Ese es el mensaje que dio, sorpresiva e inesperadamente, Larry Summers, el destacado economista y exsecretario del Tesoro de Estados Unidos que durante el pasado año sostuvo que el país norteamericano enfrenta un período prolongado de lento crecimiento económico.

Y no obstante, Summers hizo una apasionada y convincente defensa del progreso del país y su futuro a pesar del pesimismo incrustado en la política y los medios de comunicación.

"Esta sociedad no está estancada. Es una sociedad especialmente capaz de resistir un constante proceso de salvaje autocrítica", dijo el exasesor económico del presidente Obama el viernes en la Conferencia SALT de SkyBridge Capital.

Los comentarios arrancaron los aplausos de la audiencia, perteneciente al sector de los fondos de cobertura.

‘El estancamiento secular’ no es inevitable

El rosado pronóstico de Summers contraviene su anterior argumento de que Estados Unidos no sólo encara un momento de dificultad económica, sino un período de “estancamiento secular” marcado por un crecimiento lento.

Summers incluso se enzarzó en el pasado en un debate público con Ben Bernanke, el expresidente de la Reserva Federal, quien confía más en la vitalidad de la actual recuperación económica.

Aunque el estancamiento secular es una "cosa terrible", Summers explicó que es simplemente una "predicción de lo que podría suceder si no se hace nada" para reactivar la economía.

"No es un argumento a favor del fatalismo. Soy muy optimista sobre el futuro", dijo Summers.

Para respaldar su nuevo argumento, Summers señaló el progreso -imperfecto pero vital- conseguido en varios frentes.

La revolución energética

Gracias al auge del petróleo de esquisto, EU ya no es tan dependiente del petróleo extranjero producido por países hostiles.

"Hace siete años era inconcebible que Estados Unidos lograra la independencia energética", dijo Summers.

Ahora no sólo es un logro alcanzado, el Congreso está incluso debatiendo si se exporta petróleo.

El gasto en salud

No hace mucho tiempo la inflación de la atención sanitaria a un "ritmo rápido era un fenómeno indisociable e imparable", le recordó Summers a la audiencia.

Ahora, la inflación en la atención de la salud ha crecido más lentamente que la economía de Estados Unidos durante cuatro años consecutivos, a pesar de que el Obamacare ha ampliado la cobertura de manera espectacular, dijo.

Componer el sistema financiero: En 2008, el sistema financiero estadounidense casi colapsó por completo. El panorama luce completamente diferente hoy.

"Aprobamos -y podemos debatir en un millón de maneras sus méritos- la reforma de la regulación financiera de mayor alcance en 60 años", expresó Summers, y agregó que fue una respuesta "mucho más fuerte" y rápida que la dada por cualquier otra nación importante.

Summers subrayó la capacidad de crecimiento de la población adulta de Estados Unidos, en parte debido a la inmigración. Eso le da al país una poderosa ventaja demográfica que los países con poblaciones envejecidas como Japón sólo pueden soñar.

Incluso advirtió cambios en la sociedad que indican progreso. "La actitud de nuestra sociedad hacia el matrimonio gay y los derechos de las personas gays se ha transformado por completo", dijo Summers.

La disfunción democrática

Por supuesto, esto no quiere decir que las cosas son perfectas. La mayor economía del mundo enfrenta grandes desafíos. Y problemáticas como el déficit, los impuestos y la inmigración sólo empeoraron por el impasse de los partidos, que impide que el Congreso las aborde.

De hecho, el discurso optimista de Summers fue una reacción a los comentarios críticos de Julia Gillard, la exprimera ministra de Australia. Gillard, panelista en la Conferencia SALT que compartía estrado con Summers, se quejó de la forma en que la "disfunción democrática estadounidense" está creando un vacío al momento de lidiar con desafíos globales como las tensiones en Asia.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero Summers dijo que es la crítica, sobre todo aquella que viene desde el interior del país, lo que mantiene en la cima a Estados Unidos.

"Me preocuparía por el futuro de EU en el momento en que... nadie se queje de la disfunción en Washington", dijo Summers. "Es el singular don estadounidense, enfrascarse constantemente en la profecía catastrofista... que llama a la acción para cambiarla".

Ahora ve
El gobierno de Trump anuncia el fin del permiso temporal TPS para haitianos
No te pierdas
×