Rusia busca salvavidas económico en China

El Gobierno ruso quiere aliados para apuntalar su economía en medio de una crisis con Occidente; China y Rusia tienen una agenda común en cuanto a EU, pero diferencias cruciales en su relación.
putin  (Foto: Reuters)
Virginia Harrison
NUEVA YORK -

Rusia espera que China inyecte vida a su desinflada economía.

Los países están profundizando sus lazos comerciales en el contexto de una desconfianza compartida hacia Estados Unidos. Pero es poco probable que el giro de Rusia hacia Asia llene el vacío que quedó cuando quemó sus puentes hacia Occidente.

El presidente Vladimir Putin y el presidente Xi Jinping firmaron una serie de nuevos acuerdos comerciales en Moscú este mes, los cuales cubren la infraestructura, la agricultura y el transporte. Incluyen un plan para impulsar el crédito bancario chino a empresas rusas en hasta 25,000 millones de dólares durante tres años.

“Tratamos de alcanzar un nuevo nivel de asociación que logre crear un espacio económico común en todo el continente de Eurasia”, dijo Putin después de la reunión.

En mayo pasado, Rusia llegó a un acuerdo para abastecer a China con gas natural durante 30 años a partir de 2018. Rusia dice que también está exportando más petróleo a China.

El creciente interés de Putin en Oriente se manifiesta a medida que las tensiones con Occidente hierven a fuego lento, impulsando la necesidad de que Rusia recurra a su poderoso vecino en busca de negocios y dinero.

La economía rusa entró en recesión en el primer trimestre, y se espera que se contraiga hasta en 4% este año. Las sanciones, los bajos precios del petróleo y un rublo débil han causado estragos.

Pero es poco probable que China sea el salvador económico que Rusia necesita.

“China ni siquiera puede empezar a compensar el acceso perdido de Rusia a los mercados de capital europeos”, dijo Alexander Kliment, director de la consultora de riesgo político Eurasia.

Agenda común

Rusia ganará al vender más materias primas a la segunda mayor economía del mundo, dijo. Pero solo Europa -o Estados Unidos- pueden proporcionar la inversión necesaria para diversificar la economía y aumentar la productividad.

El comercio entre China y Rusia valía alrededor de 90,000 millones de dólares (mdd) el año pasado. Por el contrario, el comercio de Rusia con la Unión Europea en 2012 fue de más de cinco veces esa cantidad.

Kliment dijo que China y Rusia comparten el deseo de erosionar el poder estadounidense y generar un “orden mundial más multipolar”.

Y ambos países parecen estar tomando medidas para reducir su dependencia hacia las fuentes occidentales de financiamiento.

Este mes, Putin aprobó un nuevo fondo de reserva por 100,000 mdd que ayudará específicamente a las naciones BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

China también está avanzando con su propio banco de inversión, el Asian Infraestructure Investment Bank, que Estados Unidos no está apoyando financieramente.

Diferencias importantes

Pero mucho separa a este par.

Los vínculos económicos entre Rusia y Estados Unidos están restringidos por las sanciones, y el antiamericanismo funciona bien en el país. China tiene una relación muy diferente con Washington, dijo Kliment.

“China, como potencia emergente, quiere preservar una relación funcional y sin malentendidos con Estados Unidos para facilitar su ascenso económico”, dijo.

La crisis en Ucrania ha puesto de relieve otros puntos de tensión. Pekín ha sido mesurada en su posición pública hacia la anexión rusa de Crimea y el apoyo a los rebeldes separatistas, apegándose a las declaraciones muy desgastadas sobre la necesidad de un diálogo y una solución diplomática.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El Partido Comunista de China es extremadamente cauteloso ante los levantamientos populares y, según reportes, algunos altos funcionarios estuvieron especialmente nerviosos con los acontecimientos de la Primavera Árabe.

Cualquier sugerencia de que regiones insatisfechas puedan separarse -como ocurrió con Crimea- enciende alertas en Pekín acerca de las inquietas zonas de Tíbet y Xinjiang.

Ahora ve
Uber y Volvo hacen equipo para fabricar miles de vehículos autónomos
No te pierdas
×