Las acciones de China viven días salvajes

Los principales índices bursátiles de ese país registran altos niveles de volatilidad; los esfuerzos del Banco Central para calmar a los inversores no han tenido gran impacto.
bolsa china mercado  (Foto: CNN)
Charles Riley
HONG KONG -

Las acciones de China tuvieron otro día salvaje el martes, a medida que los volátiles cambios de ritmo mantenían a los inversores preguntándose acerca de la dirección de un mercado que ha perdido miles de millones de dólares en valor en las últimas semanas.

El Shanghai Composite cayó hasta 6% en las operaciones matutinas, antes de recuperarse para cerrar con un alza de 5.5%. La actuación se produce un día después de que el índice de referencia chino cayera en territorio de mercado bajista, definido como un descenso del 20% desde los máximos recientes.

El más pequeño Shenzhen Composite, que es pesado en acciones tecnológicas, también perdió 6% antes de lograr una recuperación y terminó el día con una ganancia de 4.8%.

Los movimientos dramáticos son la última señal de que los inversores siguen temerosos, y que los esfuerzos de Beijing por calmar los mercados han fracasado.

El Banco Popular de China redujo tanto sus tasas de préstamo como de depósito a un año en 0.25% el sábado. En una medida adicional para apuntalar la economía y tranquilizar a los inversores, el Banco también redujo la cantidad de efectivo que los grandes bancos deben mantener en reserva en 0.50%.

Los analistas de HSBC dijeron en un reporte que el Banco Central estaba tratando de diseñar un “aterrizaje suave” para las acciones.

“Esto podría ser un difícil acto de equilibrio y, en última instancia, para apuntalar la confianza de los inversionistas, el crecimiento de las ganancias tiene que producirse y las fuertes valoraciones de las empresas de pequeña capitalización tienen que bajar”.

Sin embargo, los inversionistas restaron importancia a la decisión del Banco, y las acciones en Shanghai perdían 3.3% el lunes.

La Comisión Reguladora de Valores de China realizó otro intento por tranquilizar a los inversores a última hora el lunes por la noche, al emitir un comunicado que culpó a “irresponsables rumores de Internet” y a comentarios críticos de “alterar el orden del mercado”.

El comunicado, publicado en la cuenta oficial de Weibo, también dijo que “los riesgos están bajo control” y que los descensos recientes son el resultado de una corrección normal del mercado.

Incluso con las recientes pérdidas, el Shanghai Composite ha subido 32% este año, y el Shenzhen Composite ha subido hasta 70%, lo cual lo convierte fácilmente en el índice con más alto rendimiento del mundo.

Los expertos siguen en general desconcertados por el auge del mercado de valores. La economía de China está pasando por una mala racha, con un crecimiento que ahora registra su ritmo más débil desde 2009. Las ganancias empresariales de hecho son más bajas que hace un año.

En otras palabras, la exuberancia de las acciones chinas no está respaldada por los fundamentos, pues parece que el mercado está siendo llevado hacia arriba por las diversas formas de estímulo gubernamental y por el frenesí de los inversores.

Analistas de BlackRock describen al sector bursátil como uno en el que “el sentimiento manda, mientras que la valoración es una idea de último momento”.

“El valor de operaciones en los mercados de valores nacionales de China ha aumentado en más del doble en 2015, y ahora a menudo supera al de los mercados estadounidenses”, escribieron analistas de BlackRock recientemente. “Hay señales de advertencia de que el mercado se ha sobrecalentado”.

En los últimos años, la gente en China —que tiende a ahorrar significativamente más que sus contrapartes occidentales— ha colocado su exceso de ahorro en el mercado de bienes raíces. Ahora que el sector se ha enfriado, los inversores están recurriendo a las acciones.

El desempeño bursátil desató una especie de manía de invertir. De acuerdo con BlackRock, los corredores abrieron cuatro millones de nuevas cuentas en una sola semana en abril.

Una preocupación particular es una explosión en la compra de márgenes; la práctica de comprar acciones con dinero prestado. La deuda de márgenes recientemente alcanzó un récord de 8% de capitalización de mercado, de acuerdo con Macquarie.

“Las viejas manos asiáticas saben que este patrón a menudo termina en lágrimas”, dijeron los analistas de BlackRock.

Yuli Yang, de CNN, contribuyó con este reportaje.

Ahora ve
Pese a reproches de ida y vuelta, la renegociación del TLCAN se va hasta 2018
No te pierdas
×