Irán: una potencia petrolera (aún) desaprovechada

Las cuartas mayores reservas de crudo del mundo podrían ser explotadas vía inversión extranjera; Irán y Occidente podrían determinar el levantamiento de sanciones este mismo mes.
barril petróleo  (Foto: Getty)
Nick Cunningham
NUEVA YORK -

Irán tiene cerca de 158,000 millones de barriles de reservas de petróleo, las cuartas mayores del mundo. También tiene las segundas mayores reservas de gas natural. Pero gran parte de ellas no han sido desarrolladas todavía, debido al aislamiento que ha enfrentado en los últimos años.

Las compañías petroleras de Estados Unidos han sido, en su mayoría, bloqueadas en ese país desde la revolución de 1979, y las sanciones se intensificaron en los últimos años, otras empresas de exploración han sido incapaces de operar allí. Gazprom de Rusia y CNPC de China han ayudado a desarrollar algunos proyectos de petróleo y gas, pero ellos también han tenido problemas, principalmente por desacuerdos con el Gobierno sobre los retrasos en los niveles de inversión, que estaban ligados a temores por las sanciones internacionales.

Cuando las empresas internacionales operan en Irán, el Gobierno no permite la propiedad extranjera de sus reservas de petróleo. En cambio, se les paga por la producción, pero no pueden registrar las reservas como suyas (Irán podría reformar esos términos en los próximos meses). Eso ha disuadido la inversión.

Las conversaciones sobre un acuerdo nuclear continúan, sin embargo, con la posibilidad real de que Irán y Occidente lleguen a una tregua en breve, al eliminar las sanciones, las grandes petroleras podrían apresurarse a entrar. Aunque la fecha límite del 1 de julio ha pasado, las conversaciones están en curso y hay una nueva fecha límite el 7 de julio.

Eso podría abrir nuevas oportunidades para que no solo vendan el gran volumen de petróleo que ha permanecido en almacenamiento y que aumenten la producción en algunos de sus campos petroleros existentes, sino que Irán también podría traer a compañías petroleras internacionales para desarrollar algunos nuevos campos.

Y ciertamente están interesados. En la reunión de la OPEP a principios de junio de 2015, varias compañías petroleras hablaron efusivamente sobre el potencial de Irán. También visitaron el país para mantener conversaciones más directas. El Financial Times informó que Royal Dutch Shell y el gigante petrolero italiano Eni viajaron a Teherán en mayo y junio para discutir áreas de cooperación.

Irán tiene mucho de lo que las grandes petroleras quieren tener en sus manos. Debido a la falta de inversión y problemas para acceder al capital, esa nación no ha sido capaz de elevar significativamente su producción de petróleo y gas. La AIE dice que la mitad de la producción petrolera proviene de campos que tienen más de 70 años de antigüedad.

Entonces, ¿qué sigue? La mayoría de los principales campos petroleros de Irán están en tierra. Según la AIE, Irán tiene varios proyectos aguas adentro en obras, y eliminar las sanciones podría acelerar su desarrollo. El campo Yadavaran, que está siendo desarrollado por Sinopec, podría entrar en funcionamiento en tres fases durante los próximos años. Podría comenzar a bombear 85,000 barriles por día en 2016, pero eventualmente, una vez finalizada la tercera fase, el campo podría producir alrededor de 300,000 barriles por día.

Los campos Azadegan Norte y Sur, ubicados cerca de la frontera con Irak, también podrían aumentar la producción de Irán. CNPC está desarrollando Azadegan Norte y espera producir 150,000 barriles por día a finales de la década. Azadegan Sur podría producir 260,000 barriles por día, pero no tiene un desarrollador todavía.

La estrategia en gas natural

El sector del gas natural también recibirá mucha atención. El campo South Pars es un proyecto que representa el 40% de las reservas de gas. Irán ha presentado 24 fases para el desarrollo de South Pars, que eventualmente podría totalizar 100,000 millones de dólares en costos de desarrollo. Solo alrededor de un tercio de las fases se completó.

Hay una variedad de otros campos de gas natural más pequeños en el Golfo Pérsico, los cuales requerirían de inversión internacional significativa antes de que puedan ser productivos.

Irán también puede almacenar alrededor de 500 millones de barriles de petróleo y 2 billones de pies cúbicos de gas natural en el Mar Caspio, pero eso aún no ha sido desarrollado. Las disputas territoriales con Azerbaiyán y Turkmenistán han bloqueado cualquier desarrollo significativo.

En conclusión, a medida que a las empresas multinacionales les resulta cada vez más difícil encontrar y desarrollar nuevos grandes yacimientos de petróleo y gas, Irán sigue siendo uno de los pocos lugares que les ofrece una enorme ventaja.

Por supuesto, todavía habría mucha incertidumbre, incluso si Irán y Occidente llegan a un acuerdo. La posibilidad de que las sanciones vuelvan a instaurarse porque Irán incumpla con los términos de acuerdo, añade un elemento de riesgo para las empresas petroleras internacionales.

“Las empresas se han aterrorizado sobre hacer negocios con Irán, y no es fácil desaterrorizarlos”, dijo a Bloomberg el presidente del Consejo Nacional Iraní Americano, Trita Parsi.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con la amenaza de un retorno de las sanciones sobre Irán, puede que no haya una estampida hacia el Golfo Pérsico. Todo esto puede ser solo hipotético de cualquier modo si Irán y Occidente no pueden llegar a un acuerdo en los próximos días.

Nick Cunningham es un escritor asentado en Washington sobre asuntos de energía y medio ambiente para Oilprice.com. Lo puedes seguir en Twitter en @nickcunningham1.

Ahora ve
La PGR cita a Emilio Lozoya para declarar sobre el caso de sobornos de Odebrecht
No te pierdas
×