Grecia: de la crisis a la ‘depresión’

El desempleo alcanzó 25% en marzo y la economía se ha contraído el mismo porcentaje en seis años; Atenas ha experimentado la mayor caída de los salarios reales entre países desarrollados desde 2008.
bancos grecia atenas  (Foto: CNN)
Ivana Kottasova
Londres (CNNMoney) -

La tragedia griega se ha salido de control. Los bancos están cerrados y decenas de miles de personas protestan en las calles.

Pero detrás de los titulares hay un país en el centro de una profunda recesión económica, tan profunda que bien podría calificarse de "depresión".

El PIB del país se contrajo 25% en seis años. El desempleo se disparó del 10% en 2010 al 25% en marzo. La juventud es la más afectada, uno de cada dos menores de 25 años no tiene trabajo.

Para muchos, emigrar del país parece ser la única opción: 3% de la población se ha ido desde 2010.

Los que tienen la suerte de tener un empleo han sufrido la reducción de sus salarios. Grecia ha experimentado la mayor caída de los salarios reales entre países desarrollados desde 2008.

Estas condiciones han ocasionado el naufragio de muchos negocios. Este año, cerca de 60 compañías cierran cada día. El centro histórico de Atenas está ahora lleno de comercios abandonados.

El generoso sistema de pensiones de Grecia estuvo por años en el centro del debate del rescate financiero. El país gasta más en pensiones como proporción de su economía que cualquier nación de la Unión Europea, más del doble de lo que gastan por ejemplo Eslovaquia, Estonia e Irlanda.

De allí que los pagos de pensiones hayan sufrido en los últimos cinco años recortes de hasta 60% para ubicarse en promedio en 830 euros al mes (930 dólares).

Los datos de la Unión Europea del año pasado muestran que 12% de los pensionistas griegos están en riesgo de pobreza. Y aún así esa cifra está por debajo de la media europea, y es muy inferior a la de otros países de la eurozona: 19% en Finlandia y 16% en Austria están en riesgo de caer en la pobreza.

Dado el enorme desempleo, las pensiones son la principal fuente de ingresos para muchas familias. La familia de Konstantinos Papageorgiou es un ejemplo de esta nueva realidad. Salvo unos pocos trabajos temporales, él ha estado desempleado durante dos años desde que terminó la universidad. Vive con sus padres jubilados, quienes lo ayudan gracias a sus pensiones.

“Hay muchos que no son tan afortunadas, que no tienen una familia que los apoye", dijo.

El Gobierno griego siempre insistió en que daría prioridad a las pensiones y a los salarios del sector público antes que a los pagos de los préstamos del FMI si llegaba a quedarse sin dinero.

Pero con el cierre de los bancos y la imposición de los controles de capital, muchos pensionistas griegos que no tienen tarjeta de débito no han podido retirar fondos esta semana. Algunas sucursales bancarias abrieron el miércoles por primera vez desde la semana pasada para permitir que miles de pensionistas tuvieran acceso a su dinero. Sin embargo, incluso ellos tienen un límite de retirada de efectivo, no pueden sacar más de 120 euros de sus cuentas.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×