Mexicanos compran menos ropa y desodorante por más bebidas

La creación de empleos con menores ingresos ha afectado el consumo de estos bienes; los hogares de clase media han sido los que más han recortado el gasto, según datos del INEGI.
vestidos  (Foto: Thinkstock)
Carmen Luna
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El aumento de los impuestos y la creación de empleos con bajos salarios orilló a que los hogares mexicanos, principalmente los de ingresos intermedios, sacrificaran el consumo de bienes como calzado, vestido y hasta de cuidado personal, según la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) 2012-2014.

De acuerdo con las cifras, el gasto total en vestido y calzado de todos los hogares cayó 11.8% comparado con la ENIGH de 2010-2012; seguido por el gasto en cuidados personales con un retroceso de 5.5%,  pero el de bebidas aumentó 2%, según se deprende de los resultados de la encuesta que realiza el Instituto nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Al interior, los deciles que más recortaron su gasto en vestido y calzado fue el VIII, es decir aquellos cuyo ingreso alcanza 15,159 pesos corrientes al mes, con una baja de 15.43%, seguido por el decil V, los que ganan 8,300 pesos al mes, al caer 9.21% y el IV, con ingresos de 9,951 pesos, con un descenso de 7.39%.

“Los hogares que se considerarían de clase media fueron los más afectados porque los empleos que se han creado han sido los de menores ingresos, de entre cero a dos salarios mínimos y los empleos de tres a cinco salarios han tenido una evolución negativa, lo que afecta las posibilidades de compra y los hogares prefieren sacrificar bienes que consideran los menos necesarios”, comentó el director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz.

En el periodo 2012-2014 las personas que ganaban entre uno y dos salarios mínimos sumaron 37.26 millones, 3.8 millones más que en el periodo 2010-2012, mientras que aquellos que ingresaban más de tres hasta cinco salarios sumaron 15.10 millones frente a los 15.74 millones de la encuesta anterior, según cifras del INEGI.

“Es una combinación de elementos, los empleos que se han creado han sido más precarios y por otro lado, los que mantuvieron su empleo se enfrentaron a precios más elevados. Lo que tenemos es un estancamiento de los ingresos y un deterioro de la capacidad de compra”, dijo el investigador del Colegio de México, Gerardo Esquivel.

En lo que respecta al consumo de bienes de cuidado personal, como desodorante, cremas, perfumes, etc., en los hogares del decil VIII la compra se redujo en 8.74%, seguido por el decil VII (con ingresos de 12,074 pesos) con una baja de 8.58% y el decil IX (20,721 pesos al mes) con un retroceso de 4.52%.

Contrario a lo anterior, el décil de mayores ingresos de la población (46,928 pesos al mes) aumentó su consumo de cuidado personal en 10.51%.

“El incremento en los impuestos a la comida chatarra hizo que la gente consuma lo mismo en esto, pero gaste más y uno de los rubros que sacrifican más es el de cuidado personal. Suben el impuesto al refresco pero dejan de usar desodorante”, comentó el vicepresidente del indicador del IMEF, Jonathan Heath.

El gasto total en bebidas aumentó 2%, pero en el decil I subió 6%; 3% en el decil III (los que ganan 5,559 pesos al mes) y 16% en el decil VIII.

¿Y los hogares con menores ingresos?

La ENIGH muestra que el décil I, los hogares con ingresos mensuales de 2,572 pesos, aumentó su consumo en los rubros de vestido y calzado y de cuidado personal en 9% y 14%, respectivamente, en parte se explica porque los empleos que se han generado son los de menores ingresos, además de las transferencias por parte del Gobierno y la recuperación de las remesas.

La encuesta muestra que la proporción de los ingresos provenientes de transferencias en este decil se incrementó entre 2012 y 2014, al pasar de 37.7% a 43.0% del total de su ingreso corriente monetario.

“El primer decil fue el único que incrementó sus ingresos derivado fundamentalmente de las transferencias y otras fuentes de ingresos, por eso explica el comportamiento diferenciado entre deciles”, explicó Esquivel.

Los expertos coincidieron en que si bien el primer trimestre muestra algunas cifras positivas de consumo esto deriva de una baja base de comparación, para Heath son indicios de una mejoría en la economía pero “marginal”.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×