¿Por qué debemos temerle al freno económico de China?

Países, empresas y consumidores resienten los efectos de la desaceleración en distintos grados; una mínima exposición a China puede bastar para generar afectaciones en el comercio.
bandera_china  (Foto: Getty)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK (CNNMoney) -

China tiene un gran problema. Y eso es un gran problema para el resto de nosotros también.

La segunda mayor economía del mundo se está desacelerando, y muchos temen que a mayor velocidad de lo que el Gobierno admite.

Lo que es preocupante es la amplitud de los países, empresas y personas que se ven afectados por la desaceleración de China.

El crecimiento económico se está secando en América Latina. Las empresas europeas se están preparando para un hundimiento en las ventas. Las economías asiáticas más pequeñas están registrando caídas en picada en sus monedas. Incluso empresas estadounidenses que tienen poca exposición a China están siendo afectadas. Y la gente está perdiendo sus empleos.

Países que dependen de China

China es el mayor mercado para los bienes producidos por algunas naciones.

Tomemos como ejemplo a Chile, que ha tenido una economía fuerte en los últimos años. Casi el 25% de las exportaciones chilenas van a China.

El comercio constituye el 10% de la economía chilena; el doble que en Estados Unidos, según el Banco Mundial. Así que, países como Chile que (1) dependen en gran medida del comercio para tener crecimiento económico y (2) comercian mucho con China —por ejemplo, Brasil, Indonesia, Japón— tienen una exposición directa al declive económico de ese país.

Ahora que los chinos compran menos bienes o materias primas, eso está arrastrando hacia abajo las economías de esos países y los precios de las materias primas.

Se prevé que la economía de Chile crezca solo 1.8% este año, según BofA Merrill Lynch. Entre 2010 y 2013 creció más del 4% anual.

El punto es que la economía de Chile es un microcosmos de lo que está sucediendo en muchos países en todo el mundo. Un menor comercio con China se traduce en un menor crecimiento económico.

Las empresas globales no pueden esconderse de la desaceleración en China

Casi cualquier empresa con alguna conexión con China está siendo afectada. Las empresas de automóviles como Ford, BMW y Volkswagen están registrando una caída de sus ventas en China. Marcas de lujo como Prada y Coach han visto decaer sus ganancias.

La empresa siderúrgica australiana BlueScope Steel advirtió esta semana que cerrará una de sus plantas, debido a las preocupaciones sobre la demanda china, combinada con los precios bajos. El cierre provocará la eliminación de alrededor de 5,000 empleos.

Incluso gigantes tecnológicos estadounidenses como Apple y Microsoft se ven afectados.

Las ventas de Apple en China registran una gran alza respecto a hace un año, pero sus ingresos procedentes de China cayeron entre el segundo y tercer trimestre de 2015. Microsoft también ha experimentado una disminución de ventas. La fortaleza del dólar estadounidense tampoco está ayudando a estas empresas a vender sus productos en el extranjero.

En general, la economía estadounidense está menos expuesta a China en comparación con los otros países. Solo el 2% de los ingresos del de S&P 500 están directamente relacionados con China, según Goldman Sachs.

Pero eso subestima el problema. Consideremos que el 44% de los ingresos de empresas del S&P 500 provienen de fuera de Estados Unidos. Así que, aunque las ventas directas a China son un pequeño pedazo del pastel, las ventas a otros países son enormes y ya están siendo afectadas por el efecto dominó de la economía china.

El efecto dominó de China y John Deere

Y se pone peor. Incluso las empresas que no tienen mucha exposición directa a China son afectadas.

Por ejemplo, observemos una compañía estadounidense incondicional de la región central: la fabricante del equipo de agricultura John Deere. La mayor parte de las ventas de Deere se realizan en América del Norte, pero el 40% de sus ventas proceden del extranjero.

Las ventas de Deere en China se han reducido “moderadamente”, pero se prevé que sus ventas en Sudamérica bajen hasta en 25% este año, según la empresa. Gran parte de la caída en las ventas de Sudamérica pueden vincularse a China, dicen los expertos.

¿Cómo funciona el efecto dominó de China en John Deere?:

1. China importa una gran cantidad de productos agrícolas. La desaceleración de China ha causado que los precios de las materias primas caigan en picada.

2. Sudamérica es un importante exportador de materias primas que requieren de equipos agrícolas: soya, azúcar y café. Países como Brasil envían muchas de sus materias primas a China.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

3. Debido a los menores precios de las materias primas, los agricultores realmente no tienen mucho dinero para gastar en equipos Deere. “Los agricultores ganan menos dinero y tienen menos (dinero) para gastar en maquinaria agrícola”, dice Brett Wong, analista de investigación senior de Piper Jaffray.

Los problemas de Deere ejemplifican el efecto dominó de China, que puede ser el mayor problema de la economía mundial en estos momentos.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×