Nunca iniciaremos una guerra de divisas: China

El primer ministro asegura que la economía se está transformando para depender del consumo; aseguró que a pesar de las dificultades, China opera dentro del rango adecuado.
yuan dolar moneda  (Foto: CNN)
Charles Riley y Wayne Chang
HONG KONG (CNNMoney) -

El primer ministro de China, Li Keqiang, trató de tranquilizar a los inversionistas globales al decir que la economía de su país está “operando dentro del rango adecuado”, e insistió en que Pekín nunca buscaría comenzar una guerra de divisas.

“Este es mi mensaje”, dijo Li en la reunión de 'Summer Davos' del Foro Económico Mundial en Dalian, China. “A pesar de una cierta moderación de la velocidad, el desempeño de la economía china es estable y se mueve en una dirección positiva”.

“También nos enfrentamos a algunas dificultades”, dijo, “pero en general, tenemos más oportunidades que desafíos”.

Pekín ha estado trabajando febrilmente este verano para hacer frente a dos de estos desafíos: el mercado de valores de China ha caído 40% desde junio, y hay señales de que el crecimiento económico se está desacelerando más rápidamente de lo que los economistas habían anticipado.

Los expertos han sabido desde hace mucho tiempo que el crecimiento de China se desaceleraría, especialmente por las reformas implementadas para reducir su dependencia de la construcción de carreteras, vías férreas y viviendas; y para orientarlo hacia una economía impulsada por el gasto de los consumidores.

Eso está sucediendo ahora. El objetivo de crecimiento para este año es del 7%; una meta que según cumplió en los primeros seis meses. El 7% es una diferencia muy grande respecto a los emocionantes días en que la economía se expandía a 10% por año. Pero aún así es lo suficientemente fuerte como para crear nuevos puestos de trabajo para mantener estable el empleo.

Los críticos dicen que la tasa de crecimiento real de China está más cerca del 4% o 5%, y muchos observadores han estado preocupados por los datos débiles de fabricación y exportación en los últimos meses.

El primer ministro chino, que tiene una participación significativa en materia económica, dijo que Pekín está enfocado en el empleo y en los ingresos familiares. Mientras esos indicadores se mantengan, dijo, los funcionarios estarán contentos con la tasa de crecimiento, “independientemente de si es un poco más alta o más baja”.

Si hay señales de que la economía se desliza fuera del rango adecuado, tenemos la capacidad suficiente para lidiar con esa situación”, dijo Li. “La economía china no se dirige hacia un aterrizaje forzoso”.

En un intento por apoyar el crecimiento, el Banco Popular de China ya ha recortado las tasas de interés, y redujo la cantidad de efectivo que requiere que los bancos mantengan en reserva.

Pekín también devaluó el yuan el mes pasado, una medida que algunos piensan que fue diseñada para impulsar a los exportadores del país. Si ese punto de vista encuentra eco entre los gobiernos regionales, las acciones de represalia podrían desatar una guerra de divisas en la región, degradando aun más la rupia de Indonesia, el ringgit de Malasia y otras monedas vulnerables de mercados emergentes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, el Gobierno ha insistido en que la devaluación era parte de un plan para permitir que las fuerzas del mercado tengan más control sobre la moneda, y no un intento para apoyar a los exportadores de China.

"China nunca recurrirá a una guerra de divisas”, dijo Li.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×