¿Qué significan las propuestas fiscales republicanas?

Los aspirante presidenciales están proponiendo cambios a impuestos personales y corporativos; buscan eliminar la complejidad del sistema fiscal y quitar beneficios a personas de altos ingresos.
debate republicano  (Foto: Especial)
Tami Luhby
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Participación diferida, tasa única e impuestos equitativos.

Los candidatos republicanos a la presidencia han estado lanzando muchos términos desconocidos, a medida que despliegan sus planes para reformar el sistema fiscal de Estados Unidos. Y probablemente hablarán más sobre estas propuestas en un futuro.

La mayoría de ellas implican reducir los impuestos. Después de todo, esa es la clave para impulsar el crecimiento económico, según el libro de estrategias republicano.

CNNMoney explica lo que significa toda esa jerga.

Participación diferida: los gestores de fondos de cobertura son el blanco más reciente de algunos candidatos del Partido Republicano. El magnate de los bienes raíces, Donald Trump, y Jeb Bush, ex gobernador de Florida, quieren acabar con un vacío legal del Servicio de Interno de Ingresos de Estados Unidos (IRS, por sus siglas en inglés), que permite a los peces gordos de los fondos de cobertura declarar sus ganancias como “participación diferida”, en lugar de como ingresos. De tal modo, estas ganancias se gravan como ganancias de capital, que conllevan una tasa máxima de 20%, más un impuesto adicional del 3.8%, en lugar de como salarios, que actualmente tienen una tasa impositiva máxima de 39.6%, más un impuesto de Medicare del 2.9%.

“Reduciremos los impuestos para la clase media, pero para los tipos de los fondos de cobertura, ellos van a pagar”, dijo Trump en Face the Nation de CBS el domingo 13 de septiembre. “... ellos pagan muy pocos impuestos, y eso va a terminar”.

Los candidatos no son los primeros en sugerir un aumento en los impuestos a los gestores de fondos de cobertura. En varias ocasiones, el presidente estadounidense Barack Obama ha propuesto gravar la participación diferida a tasas de ingresos ordinarios, un plan que el Departamento del Tesoro estima que aportaría 18,000 millones de dólares en 10 años. Hasta el momento, estas propuestas no han se han concretado en nada tangible.

Tasa única: El senador por Kentucky, Rand Paul, el neurocirujano Ben Carson y el senador por Texas, Ted Cruz apoyan un impuesto a tasa única. Ellos se desharían de las tasas escalonadas del sistema actual y las reemplazarían con una tasa única sobre el ingreso.

Paul dice que instituiría una tasa de 14.5% sobre todos los ingresos personales, incluyendo salarios, ganancias de capital, dividendos e intereses. Eliminaría el impuesto sobre la nómina. También impondría un impuesto de 14.5% sobre las ganancias corporativas, en comparación con la actual tasa fiscal corporativa máxima de 35%. Pero también eliminaría la capacidad actual de los negocios de deducir los salarios. Eso llevaría a los empleadores a reducir salarios y aumentos, dijo Joseph Rosenberg, investigador asociado del Urban-Brookings Tax Policy Center, un grupo de investigación no partidista.

Carson, por su parte, dice que su tasa única fiscal sería de entre 10% y 15%. La compara con el diezmo, es decir, donar el 10% de tus ingresos a la iglesia.

Cruz no ha ofrecido detalles sobre su plan todavía, pero ha dicho que sería tan fácil que los estadounidenses podrían presentar sus declaraciones en una tarjeta postal. También quiere desaparecer el IRS.

El principal problema con el sistema de impuesto de tasa única es que la tasa tendría que ser al menos de 25%, para aportar la misma cantidad de ingresos que el sistema actual, dijo Rosenberg. Pero Paul ha dicho que él no ve eso como un problema, ya que quiere reducir en gran medida el tamaño del presupuesto federal de cualquier modo.

Otra crítica al impuesto de tasa única es que es generalmente visto como una dádiva para los estadounidenses más ricos.

“Están reduciendo más los impuestos, por mucho, en el extremo más alto”, dijo Rosenberg.

Impuestos equitativos: Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas, está impulsando el impuesto equitativo, que dice resolverá muchos de los problemas fiscales de la nación, incluyendo las finanzas inestables de la Seguridad Social y de Medicare.

La propuesta pide sustituir los impuestos sobre la renta y sobre ganancias de capital, así como los impuestos sobre la nómina, con un impuesto nacional sobre las ventas. La tasa sería del 23%, pero eso significa que de una compra de 1 dólar, 23 centavos serían de impuestos. La mayoría lo consideraría un impuesto de un 30% sobre las ventas: 23 centavos de dólar además de la compra original de 77 centavos.

"El impuesto equitativo transforma el proceso mediante el cual financiamos la Seguridad Social y el Medicare, porque el dinero que se paga en consumo es pagado por todos, incluidos los ilegales, prostitutas, proxenetas, traficantes de drogas, toda la gente que se aprovecha del sistema ahora”, dijo en el debate de los candidatos del Partido Republicano en agosto.

La idea es que los evasores de impuestos y aquellos que participan en el comercio sexual y otras actividades ilegales, no pagan impuestos sobre los ingresos que ganan. Pero en virtud de un impuesto equitativo, tendrían que pagan impuestos sobre los artículos que compran, como todo el mundo.

Pero muchos expertos —en ambos lados del espectro político— dicen que el impuesto equitativo no aportaría la misma cantidad de ingresos que el sistema tributario actual.

“La tasa no es suficiente para reemplazar todos los ingresos que quieren eliminar”, dijo Alan Viard, académico residente del American Enterprise Institute, un centro de estudios conservador.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×