6 datos que no sabías de Ben Bernanke

El expresidente de la Fed lanza su libro de memorias titulado The Courage to Act; Ben Bernanke estuvo ochos años al frente de la Reserva Federal.
ben bernanke  (Foto: CNN)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Es un fan de la comida de microondas y de Seinfeld. Un prominente excolega suyo devoraba donas. Su madre estaba preocupada de que no pudiera conducir seguramente (a los 60 años). Y el presidente estadounidense le jugó una broma pesada.

Estos son algunos datos curiosos sobre Ben Bernanke, quien tuvo uno de los trabajos más poderosos del mundo como presidente de la Reserva Federal durante ocho años.

Bernanke lanzó recientemente su libro de memorias: The Courage to Act. Entre otros detalles de su vida, habla de los tiempos sombríos de la Fed durante la crisis financiera. Salpicado en él, hay algunas anécdotas y datos curiosos; al menos divertidos para un economista de Princeton que se volvió banquero central.

He aquí algunos de ellos:

1. Bush realiza broma pesada de estilo a Bernanke

Antes de que Bernanke se convirtiera en presidente de la Fed trabajaba en el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

Una vez, el presidente George W. Bush salía de una reunión en la Oficina Oval y se acercó a Bernanke, solo para levantar su pantalón. Bernanke llevaba un traje oscuro con calcetines color café claro.

“Sabes”, le dijo Bush a Bernanke, “esta es la Casa Blanca, tenemos normas”.

Bernanke admitió tímidamente que había conseguido un buen descuento por los calcetines color claro en Gap: 4 pares por 10 dólares.

Al día siguiente, en otra reunión Oficina Oval, todos excepto Bernanke aparecieron usando calcetines de ese color.

“El presidente trató de fingir que no se dio cuenta, pero momentos después de echó a reír”, escribe Bernanke.

2. Tim Geithner: el devorador de donas

Bernanke trabajó en estrecha colaboración con Timothy Geithner, el ex secretario del Tesoro, durante la crisis financiera. Y Bernanke recuerda claramente el metabolismo “sobrealimentado” de Geithner.

“En (el comité de la Fed), en los descansos de las reuniones, él devoraba donas. Sin embargo, se mantenía delgado”, escribe Bernanke. “La energía y la capacidad de concentración de Tim durante largos periodos siempre me asombraron”.

3. La mamá de Bernanke se preocupa sobre su capacidad para manejar

Una vez que dejó la Fed, la madre de Bernanke, Edna, estaba preocupada por que su hijo condujera un auto. Eso es porque no había manejado en ocho años. Y mami estaba preocupada que hubiera olvidado de lo que era estar detrás del volante.

“Se preocupaba por si a los sesenta años yo sería capaz de conducir de forma segura”, escribe Bernanke. “(Hasta ahora, todo bien)”.

4. ¿Fiestas glamorosas? No, comida de microondas

Observando sus calendarios, uno tiene la impresión de que los banqueros centrales están viajando alrededor del mundo, de una conferencia a otra, y que son invitados a eventos ostentosos. Ese podría ser el caso, pero con más frecuencia la vida del titular de la Fed en realidad puede ser muy poco atractiva.

“Me calentaba un sándwich Hot Pockets y comía frente a una repetición de Seinfeld”, escribe Bernanke, quien como presidente de la Fed también frecuentaba restaurantes vietnamitas, clubes de jazz y la tienda Barnes & Noble.

Como jefe de la Fed, también comía en la cafetería de la Reserva Federal con los demás.

“Comía en la cafetería del Consejo, esperando en la fila con mi bandeja y me sentaba en la mesa donde pudiera encontrar un asiento libre”, escribe Bernanke.

5. Ben Bernanke es Edward Quince

A Bernanke le gustaba utilizar el correo electrónico como presidente de la Fed, pero sabía que sería inundado con mensajes de correo electrónico si utilizaba su nombre real.

Así que tenía un seudónimo: Edward Quince.

Ese era el nombre de Bernanke en el directorio telefónico de la Fed. ¿Tenía algún significado profundo o referencia literaria? Después de todo, Bernanke y su esposa disfrutan de leer la literatura latinoamericana.

No.

El nombre en clave de jefe del Banco Central de Estados Unidos de hecho provino de un chico del área de sistemas. Había visto la palabra “Quince” en una caja de software y le dijo a Bernanke que pensaba que Edward era un nombre bonito.

“Me pareció bien, así que Edward Quince fue”, escribe Bernanke.

6. Dirección incorrecta en la seguridad laboral

Bernanke dejó su trabajo como profesor titular a tiempo completo en la Universidad de Princeton para fungir como gobernador de la Reserva Federal en 2002. Princeton le dio un permiso de dos años de ausencia en aquel entonces.

Pero cuando fue llamado a servir en el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca en 2005, Princeton le pidió la renuncia. Efectivamente, tuvo que renunciar a una seguridad laboral de por vida por una que terminaría una vez que Bush estuviera fuera de la oficina.

“Me estaba moviendo exactamente en la dirección equivocada”, escribe Bernanke.

Considerando dónde terminó, probablemente no fue una mala decisión.

Y por suerte para Bernanke, no le ha sido tan difícil conseguir oportunidades de trabajo últimamente.

Ahora ve
Testigo relata momentos de terror en La Rambla, Barcelona
No te pierdas
×