El miedo se disipa en Wall Street

Los inversionistas llevan su dinero a la Bosa y a los bonos de préstamos, según una investigación; el estudio fue hecho por Bank of America Merrill Lynch sobre información de flujo semanal de fondos.
wall street  (Foto: Getty)
Matt Egan
NUEVA YORK (CNNMoney) -

La avaricia está de vuelta en Wall Street.

Apenas hace seis semanas los inversionistas estuvieron al borde del pánico. Los temores sobre la turbulencia económica de China y una vaga política de la Reserva Federal (Fed) invadieron los mercados financieros.

La preocupación profunda causó que el Dow cayera el pasado 24 de agosto a 1,000 puntos, algo sin precedentes, antes de que el mercado corrigiera el rumbo.

Pero el miedo está disipándose en Wall Street. El Dow se encuentra en lo más alto por dos meses consecutivos y el S&P 500 ha logrado recuperarse arriba de los 2,000 puntos.

Aún más, por primera vez desde julio pasado, los inversionistas han llevado su dinero tanto a la Bolsa de Valores como a los bonos de préstamos a nivel mundial, según se dio a conocer en una investigación de Bank of America Merrill Lynch sobre información del flujo semanal de fondos.

El documento señala que "existe un sentimiento de que no hay riesgos”, escribió en el reporte Michael Hartnett, jefe de estrategias de inversión de BofA Merrill Lynch.

Los mercados están apostando por un bajo crecimiento, por lo que las ganancias y los rangos de intereses están “aquí para quedarse, pero no una recesión”, escribió el especialista.

Es por eso que el Índice de Temor y Avaricia de CNNMoney se encuentra ahora en territorio “neutral”. Es una gran mejoría en comparación con lo que se tenía apenas en septiembre pasado, cuando se acercó a “temor extremo”.

Los bonos basura reciben cariño

Pero los inversionistas no solamente están metiendo sus dedos en el agua. Están sumergiéndose a las aguas profundas.

Los bonos basura experimentaron flujos semanales de 2,600 millones de dólares, el surgimiento más grande en ocho meses. Esto, a pesar de preocupaciones de Carl Icahn y otros de que esta esquina notoriamente riesgosa del mercado de bonos se encuentra en medio de una burbuja.

Los mercados emergentes han estado en turbulencia debido al hundimiento en los precios del petróleo y otras materias primas, así como temores de que la gente sacará su dinero de las inversiones en el extranjero cuando la Fed aumente sus tasas.

Sin embargo, en la última semana los inversionistas advirtieron sobre los efectos de estas posibles medidas e inyectaron 400 millones de dólares hacia los fondos de deuda de los mercados emergencias. Este fue el primer incremento en 12 semanas y el más grande en cinco meses, dijo BofA.

“Está claro que los inversionistas están poniendo a trabajar su dinero. Lo están haciendo selectivamente, pero lo están haciendo”, dijo Peter Kenny, un estratega de mercado independiente y fundador de Kenny's Commentary.

Un poco de confianza

Los inversionistas también están mostrando una disposición para alejarse de la relativa seguridad de la deuda del gobierno como el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

BofA informó que los fondos que invierten en los bonos del gobierno estadounidense experimentaron una inmersión por primera vez en 15 semanas.

“Esto habla de la confianza del inversionista. Quizás hemos visto lo peor que íbamos a ver en el corto plazo”, expresó Kenny.

China, nerviosa

¿Qué condujo a cambiar el sentimiento en el sector?

Primero, los temores sobre un posible colapso de la economía de China se han aligerado un poco. El Shanghai Composite ha surgido un 8% tan solo en septiembre pasado. Así que está de vuelta a tener números positivos para el año.

“Realmente es una historia que se centra en China. Esta narrativa estaba conduciendo a mucho temor del mercado”, indicó Kenny.

Al mismo tiempo, los productos han dejado de colapsar. Los precios del cobre y la plata han subido este mes y recientemente el precio del petróleo rebasó los 50 dólares por barril por primera vez desde julio pasado.

Los inversionistas también están a la caza de gangas. Si bien las acciones rara vez son baratas, está claro que el verano pasado creó oportunidades de compra que algunos aprovecharon.

¿Podría DC arruinar la fiesta de nuevo?

Nadie sabe qué tanto durará el riesgo de intercambios. Podría persistir hasta final del año, dándole a los portafolios de los inversionistas un muy necesitado impulso para la venta de Navidad. O podría estar a una crisis más de desvanecerse.

Bespoke Investment Group está apostándole a lo último, urgiendo a los clientes a que regresen al modo de riesgo debido a que es poco probable, pero aún hay una oportunidad de que se presente una crisis de tope de deuda, justo como ocurrió en 2011.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“No nos gusta lo que estamos escuchando de DC", escribió Bespoke en una nota a sus clientes este viernes. “Si bien no creemos que se presente una crisis de tope de deuda, si se llega a presentar, el impacto en los mercados podría ser enorme”.

 

Ahora ve
Tiroteo en hospital de Guatemala deja seis muertos
No te pierdas
×