Ben Bernanke, el viejo rival de Bernie Sanders

El exjefe de la Fed cuestiona los planteamientos del aspirante demócrata a la presidencia de EU; niega que el rescate financiero fuera una conspiración de los grandes bancos, como sugiere Sanders.
ben bernanke  (Foto: Cortesía CNNMoney.com)
Patrick Gillespie
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Ben Bernanke no es fanático de Bernie Sanders ni de sus “delirios”.

Bernanke y Sanders nunca tuvieron las mismas opiniones durante la crisis financiera. Y ahora Bernanke —sin el estorbo de ningún título de Gobierno— tiene la libertad para decir lo que piensa sobre el candidato presidencial de Vermont.

La semana pasada Bernanke lanzó un sutil ataque verbal contra Sanders. Fue otra señal de una disputa de larga data entre los dos.

Sanders había arremetido contra Bernanke, el expresidente de la Reserva Federal, por rescatar a los bancos de Wall Street en lo que él vio como ayudar a los ricos, mientras la clase media estadounidense sufría. En un artículo de opinión titulado Bernanke must go, Sanders escribió que no votaría para confirmar al presidente de la Fed para un nuevo mandato. Sanders también presionó para auditar periódicamente a la Fed.

Ahora, es el turno de Bernanke para responder las críticas.

Bernanke desafió explícitamente a Sanders en su recién publicado libro, The Courage to Act.

Dice que los demócratas de extrema izquierda “sufrieron sus propios delirios” sobre los hechos de la crisis financiera. En la siguiente frase, dice: "El senador Bernie Sanders, de Vermont... parecía ver el mundo como una vasta conspiración de las grandes corporaciones y los ricos”.

En el último debate demócrata de CNN, un tema que emergió varias veces fue la Ley Glass-Steagall, una importante pieza de legislación bancaria de la era de la Depresión que estuvo vigente de 1933 hasta 1999.

Sanders dijo que quiere que sea reinstaurada. Durante años, ha culpado a la derogación de la ley por la crisis financiera.

Para Bernanke, el hecho de que Sanders siga hablando de ello es algo desconcertante.

“En realidad estoy un poco desconcertado por el enfoque en (Glass-Steagall)”, en la campaña presidencial, dijo Bernanke en un evento organizado por Politico en Nueva York. “Si observamos lo que ocurrió hace unos años en la crisis, la Glass-Steagall fue bastante irrelevante en ello”.

Sanders evoca la Glass-Steagall, porque cuando se derogó la ley permitió a los bancos hacer negocios tanto con los ciudadanos comunes como con Wall Street. Esto condujo a una muchas grandes fusiones bancarias y muchos como Sanders creen que condujo a que las instituciones financieras se volvieran demasiado grandes y asumieran demasiados riesgos.

Sin embargo, bajo el argumento de Bernanke, cuando observamos las verdaderas quiebras de instituciones financieras en 2008, el papel de la Ley Glass-Steagall no fue prominente. Las primeras dos grandes instituciones en caer fueron Bear Stearns y Lehman Brothers, los cuales solo servían a Wall Street, no al público en general.

Bernanke no solo no está de acuerdo con Sanders en temas fundamentales, dice que el estilo de política de Sanders es malo para el Gobierno de Estados Unidos. Argumenta que Sanders y otros en el Congreso utilizaron la ira pública durante la crisis financiera para empañar los hechos de la crisis y el papel de la Fed.

“Una dosis de populismo es saludable para cualquier democracia”, escribe Bernanke: “Pero en formas extremas, el populismo también puede conducir a la manipulación cínica de la ira pública legítima... cuando estos aspectos del populismo dominan el discurso político, la buena gobernanza es casi imposible”.

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×