El peyote va por el camino legal de la marihuana

Un grupo busca que se permita el uso de la cactácea como parte de la libertad de culto; esta planta es utilizada por los huicholes y otras comunidades en sus rituales.
peyote  (Foto: iStock by Getty Images)
CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) -

Planta ritual y milenaria de los indígenas huicholes, convertida en atracción para algunos turistas que llegan a México, el peyote va tras la senda legal abierta por la marihuana, a partir de un recurso presentado por un colectivo que maneja esta cactácea en sus prácticas espirituales pero rechaza su uso recreativo.

"Somos un grupo de personas que queremos que se nos reconozcan ciertos derechos englobados dentro de la libertad de culto y de conciencia", afirmó este miércoles en una entrevista la representante jurídica de la Iglesia Nativa Americana de México (INAM), Cynthia Espínola.

Esta asociación religiosa, a la que la Secretaría de Gobernación (Segob) le ha negado el registro como tal, es precisamente noticia por la reciente decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de analizar el amparo que presentó contra esa decisión.

Justo el día en que el tribunal fallaba a favor del uso de la marihuana para fines recreativos en beneficio de cuatro ciudadanos, el 4 de noviembre, también anunciaba que asumía competencias sobre el recurso presentado por la INAM, aunque es probable que no analice el tema hasta 2016, admite Espínola.

Como en el caso de la marihuana, en torno a la cual se ha abierto un debate inédito en México, los miembros de ese grupo esperan que la SCJN considere que la Ley General de Salud afecta al derecho al libre desarrollo de la personalidad y autodeterminación frente al consumo del peyote.

Cuestiona concretamente la constitucionalidad de un artículo de esa ley que clasifica al psicotrópico mescalina, el principal alcaloide del peyote, como sustancia sin valor terapéutico, susceptible de abuso y grave problema para la salud pública.

La lucha de este colectivo comenzó en realidad en 1994 con una primera solicitud fallida ante la Segob para obtener su registro y poder hacer un uso ritual de la planta. La dependencia, que tiene registradas 8,311 asociaciones religiosas en el país, rechazó una segunda solicitud de la agrupación en 2010.

Tras agotarse todas las instancias judiciales, en 2014 el reclamo llegó a la SCJN.

Según Espínola, de 41 años y abogada de profesión, en el país "hay más de 5,000 personas que profesan este rito", incluidos individuos "de todos los estratos sociales", aunque "mucha gente no lo quiere hacer público".

La INAM organiza rituales en parajes naturales como La Huasteca, que son públicos y sólo cuestan unos 300 pesos para gastos logísticos.

Las ceremonias, que duran todo un fin de semana de trance producto de la ingesta de la planta masticada o en infusión, se efectúan en un tipi –tienda de los nativos americanos— y en un temazcal –baño de vapor con cedro y salvia—.

El peyote, una cactácea que tiene "sabor ácido" aunque "difícil de describir", detalla Espínola, no se comercializa como otras drogas.

En mayo pasado fueron detenidos por narcotráfico un sacerdote indígena y su aprendiz en el aeropuerto de Guadalajara, Jalisco con la planta, lo que derivó en denuncias de organismos de derechos humanos.

Espínola, maestra en Estudios Internacionales por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, España, remarca que la base espiritual de la INAM proviene de grupos ancestrales como los coahuiltecos, los otomíes, los mexicas y sobre todo del pueblo wixárika –huichol—, que vive en los estados de Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas.

Con el peyote, que también se consume en San Luis Potosí, donde está la famosa localidad de Real de Catorce, estos colectivos hacían "rituales de sanación y curación" desde "tiempos inmemoriales", explica.

La abogada, asesora de la Secretaría Académica del Instituto Nacional de Ciencias Penales, se inició hace cinco años en ese campo tras compartir con un novio la experiencia de subir una montaña y permanecer cuatro días sin beber ni comer, "no como un sacrificio sino como un encuentro con el espíritu", aclara.

"Como dice el pueblo wixárika, es tu espíritu el que te habla a través de una planta; te ayuda a curarte en grados muy profundos en ésta y otras vidas", agrega sobre las vivencias que tuvo con el peyote.

Asegura que "no es una droga" y "no es adictivo", pues ella puede permanecer "tres meses" sin participar en los rituales, pero no aspira a que la SCJN avale su uso recreativo como ha hecho con la marihuana, porque ambas son "plantas de poder" a las que hay que tomar seriamente.

"No son peligrosas pero hay que respetarlas", matiza, antes de manifestarse en contra de legalizar "abiertamente" el peyote por considerar que México no está "preparado" para semejante paso.

Tras aclarar que su colectivo "no va contra" ninguna religión, opina que detrás de la corriente internacional en favor de la legalización de la marihuana ve "un despertar de la conciencia" a nivel mundial y un debilitamiento de las religiones tradicionales.

Ahora ve
Hallan gigantesca área de contaminación oceánica del tamaño de México
No te pierdas
×