Más allá de ISIS: puntos de conflictos geopolíticos en 2016

Las amenazas terroristas se suman a riesgos de seguridad que podrían ser una amenaza económica; Rusia, China, Siria y las actividades de ‘hacktivistas’ arriesgarían el mercado alcista de EU.
El cibercrimen costó a México 39,000 millones de pesos en 20  (Foto: Getty)
Matt Egan

Los impactos geopolíticos importan

El abatimiento por parte de Turquía de un avión de combate ruso muestra por qué la geopolítica importa a los mercados financieros.

Los mercados globales retrocedieron el martes en medio de temores de que el incidente inflame aún más las tensiones entre Moscú y Occidente.

Turquía es miembro de la OTAN, lo cual significa que Estados Unidos está obligado a defenderlo de cualquier posible respuesta militar de Rusia.

Pocos esperan que el incidente provoque una guerra, pero el mero hecho de que un país de la OTAN haya derribado un avión de combate ruso tiene a los inversores nerviosos.

He aquí un vistazo a los otros puntos de conflicto geopolíticos que tienen el potencial de hacer tropezar a la economía global y al mercado alcista accionario de Estados Unidos en 2016.

 

ISIS/Terrorismo

ISIS parece plantear el riesgo geopolítico más aterrador contra el mundo en este momento.

Los ataques de París, en los que murieron 130 personas a través de actos coordinados de violencia en toda la ciudad, mostraron que el grupo terrorista representa una amenaza más avanzada de lo que se conocía anteriormente.

Los mercados estadounidenses se mostraron desafiantes la semana pasada a pesar de la trágica pérdida de vidas. El S&P 500 subió más de 3.3% en la semana.

"El terrorismo es algo que por desgracia el mercado ahora ve como un desarrollo continuo. Es horrible y ofensivo, pero el mercado lo toma con calma”, dijo Ed Yardeni, presidente de asesoría de inversiones de Yardeni Research.

Sin embargo, el mercado estaría bajo mayor presión en el caso de ataques que se extendieran en más de una ciudad, desplegando temores que amenazarían a la economía y al comercio mundial. El reciente cierre de Bruselas debido a una “inminente” amenaza terrorista demuestra ese riesgo.

ISIS ha amenazado con realizar ataques en Estados Unidos y otros grupos terroristas, incluyendo Al Qaeda y Boko Haram, también apuntan contra los intereses occidentales.

 

Rusia

Últimamente se siente como si la Guerra Fría nunca hubiera terminado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, sigue confrontando a Occidente en múltiples frentes, desde Ucrania y Siria, hasta en la ciberseguridad.

Estados Unidos y sus aliados han respondido con duras sanciones que exacerbaron el impacto del declive de los precios del petróleo sobre la economía de Rusia, que se encuentra ahora en una profunda recesión, al haberse contraído durante tres trimestres consecutivos.

Sin embargo, la intervención de Rusia en la guerra civil siria solo complica las tensiones con Occidente. Ese punto fue ilustrado por el abatimiento por parte de Turquía de un avión de combate ruso.

Rusia será el desafío geopolítico por excelencia para Estados Unidos y Occidente. Será difícil contener sus ambiciones”, dijo el analista militar de CNN, Cedric Leighton, un ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

 

China

Las tensiones se han incrementado a causa de las reivindicaciones territoriales de Pekín en el Mar de China Meridional.

La disputa enfrenta a China en contra de las Filipinas, Taiwán, Vietnam y otros vecinos que reclaman la propiedad de las importantes cadenas de islas y aguas circundantes. Los países más pequeños temen perder el acceso a una de las principales rutas de envío y territorio de pesca, así como el potencial de que China militarice la región.

China elevó las tensiones el año pasado con el lanzamiento de operaciones masivas de dragado para convertir los arrecifes en islas artificiales que considera parte de su territorio.

En octubre, un demoledor estadounidense violó una barrera de 12 millas alrededor de las islas por primera vez, lo que provocó que Pekín llamara a la operación estadounidense “una provocación muy grave”.

El incidente muestra cómo Estados Unidos y China son amigos y enemigos en un sinnúmero de temas, incluyendo el comercio y la seguridad cibernética. Los dos países también están en una constante batalla por la influencia sobre otros países, en particular en Asia y América Latina.

Después de años de crecimiento explosivo, la economía china se está desacelerando. Esa desaceleración amenaza a la economía mundial, como lo demuestra el susto del mercado a finales de verano en todo el mundo.

 

Siria y Medio Oriente

Siria es el epicentro del caos que se extiende a través del Medio Oriente y envía ondas de choque al resto del planeta.

La guerra civil del país ha estado en curso desde hace casi cinco años, provocando cientos de miles de muertos, creando millones de refugiados y alimentando el auge de ISIS.

Una solución integral a la guerra civil ha eludido a Estados Unidos y Leighton dijo que cree que es “altamente improbable” que sea alcanzada pronto.

Ahora, Europa está luchando para averiguar qué hacer con una inundación de refugiados sirios, especialmente a la luz de los ataques terroristas en París.

 

Ciberseguridad

El hackeo representa una amenaza particularmente inquietante.

El hackeo financieramente motivado ha avanzado desde simples actividades ilegales, como el robo de números de tarjetas de crédito hasta empresas criminales sofistas.

Los hacktivistas con motivos políticos ahora están atacando varias redes, desde las del gobierno de Estados Unidos y Wall Street, hasta las de ISIS.

Y los hackers financiados por Rusia, China y otros países también están realizando espionaje económico destinado al robo de secretos comerciales valiosos y tecnología militar sensible.

Terroristas como ISIS ya utilizan el Internet para realizar propaganda y comunicación, pero podrían volverse aún más peligrosos.

"Existe el potencial allá afuera de que los terroristas se vuelvan 'inteligentes' sobre esto y utilicen Internet con fines destructivos”, dijo Michael Moran, director gerente de análisis de riesgo global de la consultoría Control Risks.

 

Comodín

Los mayores riesgos para los mercados globales son los que aún no han sido contemplados en los precios.

Eso podría significar, por ejemplo, una confrontación entre dos países como Pakistán e India que no están actualmente en guerra, pero que tienen una historia de conflictos.

Corea del Norte siempre es un comodín, especialmente al considerar lo poco que se sabe sobre la salud y el poder de Kim Jong-un, el huraño líder de la empobrecida nación.

Leighton dijo que los inversionistas también deben mantener un ojo vigilante sobre África. Compañías estadounidenses como Starbucks están ganando una presencia en el continente, pero el grupo terrorista Boko Haram sigue siendo una amenaza persistente y la corrupción es un problema constante. China también está compitiendo por asegurar su acceso a los vastos recursos naturales de África.

 

Pero, vende bajo tu propio riesgo

No reacciones exageradamente ante los atemorizantes titulares geopolíticos.

El mercado accionario alcista actual ha demostrado ser muy resistente a los ataques de pánico inducidos por la crisis. Los ataques terroristas, los tambores de guerra de Putin y las tensiones con China no han logrado descarrilar el mercado.

Esto se debe a que los precios de las acciones suelen ser impulsados por las ganancias, que a su vez son alimentadas por el crecimiento económico. Un evento geopolítico tendría que amenazar realmente las ganancias corporativas antes de que acabe con el mercado alcista.

“La experiencia nos ha enseñado que no es deseable reaccionar de forma exagerada a la crisis geopolítica. Con más frecuencia, presentan una oportunidad de compra”, dijo Yardeni.

De hecho, a pesar de que los mercados pasaron a terreno negativo después de que Turquía derribó el avión de combate ruso, el Fear and Greed Index de CNNMoney de hecho pasó de territorio “neutral” a parpadear en terreno de “avaricia” el martes.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×