‘El Chapo’ Guzmán, el ‘escapista’ que creó un imperio

El capo entró al mundo del narcotráfico gracias a Miguel Ángel Félix Gallardo; Guzmán, quien fue recapturado, escapó del penal del Altiplano por medio de un túnel en junio de 2015
chapo  (Foto: Reuters)

Nota del editor: Esta nota fue publicada en 2015, tras su fuga del penal de Altiplano. Fue actualizada en enero de 2016 con motivo de su recaptura.

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión)- Joaquín el Chapo Guzmán Loera fue recapturado y el anuncio se dio este viernes, seis meses después de su segunda fuga de un penal federal de máxima seguridad, al escapar por un túnel de la cárcel del Altiplano, en Toluca, Estado de México. 

Lee: 'El Chapo' Guzmán fue detenido, informa Peña Nieto

Las autoridades lo detuvieron el 22 de febrero de 2014, en Mazatlán, Sinaloa, y desde entonces permanecía en las instalaciones federales. El 12 de julio de 2015, escapó por medio de un túnel de 1,500 metros, que iba desde la regadera de su celda hasta una construcción en obra negra al suroeste del penal.

¿Quién es Joaquín el Chapo Guzmán?

Joaquín Guzmán Loera nació el 4 de abril de 1957 en Badiraguato, Sinaloa. Es apodado el Chapo como diminutivo de chaparro, pues el capo mide 1.55 metros de estatura.

Según informes federales, cursó hasta el tercer grado de primaria y se involucró en el crimen en la década de 1980, cuando fue reclutado por Miguel Ángel Félix Gallardo, el Padrino, quien era entonces el narcotraficante más poderoso en México y líder del cártel de Guadalajara.

Tras la captura de Félix Gallardo en 1989, las pugnas al interior de la organización criminal lo condenaron a desaparecer y Guzmán se trasladó a Sinaloa, donde fundó su propia organización, el cártel de Sinaloa, mientras el otro bando, el de los hermanos Arellano Félix, sobrinos de el Padrino, crearon el Cártel de Tijuana.

Guzmán Loera no siempre fue poderoso, comenzó a tener notoriedad a partir de una balacera en un bar de Puerto Vallarta en 1992 y por su presunto vínculo con el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en Guadalajara en 1993.

Ante el asesinato del cardenal y, cercado por el cártel de Tijuana, el Chapo se refugió en Guatemala donde fue detenido cerca de la frontera con México el 9 junio de 1993 y entregado a autoridades mexicanas.

Dos veces detenido, dos veces 'desaparecido'

Guzmán Loera permaneció menos de ocho años preso en los penales federales de máxima seguridad de Almoloya de Juárez, Estado de México, y Puente Grande, Jalisco. En el último, se encontró con su socio y compadre, Héctor el Güero Palma, quien había sido capturado cinco meses antes en Guadalajara.

El 19 de enero de 2001, el Chapo corrompió a los custodios del penal y logró fugarse escondido en un carrito de lavandería: dejó la celda 307 del módulo 3 para que custodios lo dirigieran a la aduana del penal, de donde salió en un vehículo de recolección, según la versión oficial.

Es primo lejano de los hermanos Beltrán Leyva, líderes del cártel con el mismo nombre, sin embargo a su salida de la cárcel tuvo una ruptura con este grupo criminal, la cual se acrecentó con el asesinato de Arturo Beltrán el Barbas.

Tras su fuga, el poder de el Chapo creció gracias a alianzas con otros grupos criminales.

Guzmán Loera retomó las riendas de su organización y afianzó una sociedad con el fallecido Ignacio Nacho Coronel; Juan José Esparragoza, el Azul; Ismael el Mayo Zambada; y con Arturo Beltrán Leyva, el Barbas, abatido en 2009.

Años más tarde, rompió prácticamente con todos los cárteles para desatar un sangriento enfrentamiento por el control de las rutas de las drogas, principalmente en la zona del Pacífico y la porción central de la frontera mexicana.

Convertido ya en el narcotraficante más buscado en México y Estados Unidos, las autoridades de ambos países hicieron varios intentos por capturar al capo; por ejemplo, en febrero de 2012 la Policía Federal montó un operativo en una casa que Guzmán había rentado para sostener un encuentro con una sexoservidora; sin embargo, la mujer tuvo el inicio de su periodo menstrual y el capo se fue antes de lo planeado.

El 22 de febrero de 2014, fue capturado en un edificio en la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, durante un operativo de la Marina en colaboración con el gobierno de Estados Unidos. Desde entonces, el capo fue llevado al penal federal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

El 12 de julio de 2015, un año y cuatro meses después de su aprehensión, las cámaras de vigilancia dejaron de percibir la actividad de Guzmán Loera. El equipo de seguridad de las instalaciones revisó la celda, donde encontró un orificio de 50 centímetros por 50 centímetros y metro y medio de profundidad que desembocaba en un túnel de más de 1,500 metros de largo. Esta construcción llevaba a una obra negra en la colonia Santa Juanita, en Almoloya de Juárez.   

La familia de el Chapo

Guzmán Loera tiene 9 hijos y ha estado casado con tres mujeres: Alejandrina, Griselda y Emma.

Su primera esposa fue Alejandrina María Salazar Hernández, con quien tuvo tres hijos: César, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo.

Despúes, se casó a mediados de la década de 1980 con Griselda López Pérez y tuvieron cuatro hijos: Édgar (asesinado en un tiroteo en 2008) Joaquín, Ovidio y Griselda Guadalupe.

López Pérez asegura que ella ya no tiene ninguna relación con Guzmán Loera, y que sus hijos no tienen vínculo alguno con las actividades criminales de su padre.

Actualmente, Guzmán Loera tiene una tercera esposa, se trata de Emma Coronel Aispuro, se casaron en 2007 y, según información de autoridades estadounidenses, tuvieron en 2011 dos hijas mellizas que nacieron en California, Estados Unidos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×