Hollande proclama un “estado de emergencia” contra desempleo

En camino a su candidatura de reelección por la presidencia de Francia, el mandatario lanza planes; indemnizaciones, prestaciones y subsidio a empresas son algunas de las medidas.
Hollande  (Foto: Reuters)
PARÍS, Francia (Reuters) -

El presidente de Francia, François Hollande, defendió este lunes que la coyuntura económica y la persistencia del paro reclaman el decreto de un estado de emergencia "económica y social" que impulse la creación de empleo y la competitividad de las empresas.

El mandatario, que ha supeditado su candidatura a la reelección en 2017 a la inversión de la curva del paro, propuso un plan de más de 2,000 millones de euros para el que busca el respaldo de la comunidad empresarial y de los actores sociales.

En un discurso solemne ante el Consejo Económico, Social y Medioambiental (CESE), hizo este lunes una referencia directa al estado de excepción decretado tras los atentados de mediados de noviembre en París, y destacó que "la única cuestión que importa más allá de la seguridad de los franceses es el trabajo".

Lee: Hollande condiciona su reelección a que baje el desempleo

"Frente al desorden en el mundo, frente a una coyuntura económica incierta y a un desempleo persistente, hay también un estado de emergencia económico y social que debe proclamarse", apuntó en un reconocimiento explícito de que el crecimiento aún es demasiado débil como para rebajar el paro.

Con más de 600,000 personas sin empleo más que cuando inició su gestión en 2012, su propuesta, avanzada en parte en su tradicional discurso de Nochevieja, tiene en la formación y en las primas a los nuevos contratos algunos de sus ejes.

La mitad del dinero, conseguido con medidas de ahorro y no a través de un aumento de impuestos, irá destinado a financiar un plan de formación adicional para 500,000 desempleados, el doble que en 2015, especialmente en sectores como el digital y la transición energética.

Hollande también ha prometido una bonificación anual de 2,000 euros (casi 40,000 pesos mexicanos) durante dos años a toda empresa de menos de 250 trabajadores que contrate a un parado de forma temporal o indefinida, siempre que su sueldo sea igual o 1.3 veces superior al salario mínimo, que en Francia ronda los 1,450 euros (más de 28,000 pesos mexicanos) al mes.

Recomendamos: Francia prolonga el estado de emergencia por tres meses

El presidente francés recupera también la fijación de topes en la indemnización por despido improcedente, lanzada el pasado junio pero censurada después por el Consejo Constitucional porque en ese momento la compensación no era igual para todos, sino mayor para los trabajadores de las grandes empresas.

El plan, lanzado en su último año completo de mandato, por lo que ha sido bautizado en medios como Le Monde como el de La última oportunidad, pretende favorecer tanto a las empresas como a los trabajadores.

Para estos últimos va dirigida la propuesta de aumentar hasta 50,000 los beneficiarios, frente a los 8,000 actuales, de los contratos de profesionalización, en el que se alterna trabajo y formación.

Hollande, que ha prometido no tocar la semana laboral de 35 horas, defiende modificar el modelo económico y social en favor de un crecimiento económico "más robusto" y una creación de empleos "más abundante".

También apuesta por el diálogo social para su puesta en marcha, pero las críticas le han llegado tanto de los sindicatos como de la oposición.

"Propone continuar con lo que no funciona", ha lamentado el secretario general del sindicato CGT, Philippe Martínez, mientras que en el partido conservador "Los Republicanos", principal formación opositora, se ha visto como "un insulto para los parados", según uno de sus diputados.

Ahora ve
La cifra de grupos extremistas en Estados Unidos ha crecido en el último año
No te pierdas
×