Wall Street sufre, pero la economía de EU ‘sonríe’

La caída en el mercado financiero podría hacerte pensar que el país está en un estado deplorable; pero la nación muestra mejoras en el consumo y el mercado laboral.
El jueves se publicará el dato del PIB de EU al segundo trimestre, lo que podría afectar al tipo de cambio. (Foto: Especial)
peso dolar  (Foto: Especial)
  • A+A-
Por: Patrick Gillespie
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Los mercados de valores de Estados Unidos tuvieron un mal inicio de 2016.

El índice S&P 500 de la bolsa ha perdido 11% en las primeras seis semanas del año y el Nasdaq está cerca de bajar. La venta empeoró este jueves: el Dow cerró la jornada con una caída de casi 300 puntos.

Estos números negativos quizás hagan pensar que la economía estadounidense se encuentra en un estado deplorable. Pero no está en crisis. De hecho, está muy alejada de una.

Lee: El empleo en Estados Unidos se desacelera

“La economía está en muchas maneras cercana a la normalidad”, según la presidenta de la Reserva Federal de EU (Fed, por sus sigas en inglés), Janet Yellen.

La funcionaria tiene razón. El mercado del empleo en Estados Unidos se ve muy sólido, especialmente considerando en donde se encontraba hace siete años. El índice de desempleo se encuentra en 4.9%, comparado con el 10% en el que se encontraba en octubre de 2009.

El crecimiento del salario finalmente comienza a gnar ritmo tras estar estancado por muchos años tras la recesión. Los salarios crecieron 2.5% en enero pasado en comparación con el mismo mes de 2014; está en el mejor ritmo en seis años, aunque aún no es lo que algunos considerarían fantástico. La Fed quiere que los salarios crezcan alrededor de 3.5%. Durante la mayor parte de 2015, los salarios crecieron alrededor de 2%.

Los estadounidenses están comprando artículos más costosos, aunque no frecuentemente. Las ventas de automóviles registraron cifras récord en 2015. Home Depot ha visto crecer sus ventas de techos, encimeras de cocina y lavadores de platos.

Los precios de las casas están subiendo y los estadounidenses vendieron 5.3 millones de hogares en 2015, el mejor año en el rubro desde 2005, de acuerdo con la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

“Los consumidores están siendo cautelosos y prudentes en sus gastos”, dice Sam Bullard, economista senior de Wells Fargo. “Pese a su cautela, los consumidores se sienten tranquilos y están haciendo compras considerables”.

Los ciudadanos también están recibiendo un alivio por los bajos precios de la gasolina. Un galón de gasolina está cercano a los 1.70 dólares en comparación con los 2.21 dólares que costaba en 2015. Las buenas noticias para los consumidores son buenas noticias para la economía: el gasto del consumidor representa un 70% del crecimiento económico.

Sin embargo, hay unos grandes peros…

Todavía hay muchas personas que están en la banca del mercado laboral. La participación está en rangos bajos por varias razones: una fuerza laboral que envejece, una ausencia de personas capacitadas para laborar y la ausencia de reformas del trabajo, como permiso parental.

El sector de manufactura de Estados Unidos está en una recesión, golpeado por el alto precio del dólar que provoca que los materiales estadounidenses se vendan más caros en el extranjero y por ende menos atractivos para los compradores foráneos.

La economía global está desacelerándose, impulsada por un crecimiento lento de China y por ventas con impacto negativo para compañías estadounidenses que venden sus productos en otros países, como Apple y Nike.

Y también es cierto que el crecimiento económico estadounidense a finales del año pasado se alentó a un 0.7%. Además, crecen las preocupaciones de que la economía de Estados Unidos se dirija a una recesión, aunque las probabilidades de que eso ocurran aún son bajas. Algunos economistas estiman que hay un 20% de que eso ocurra.

Sin embargo, el sector industrial de Estados Unidos representa un 10% de la economía, mucho menos que el sector de consumo. En general, muchos economistas coinciden en que el mercado laboral, pese a sus problemas se mantiene como una característica brillante que en última instancia, podrá impulsar la economía de Estados Unidos.

Ahora ve