El papa alienta a padres cuyos hijos han sido ‘arrebatados’

El presidente Peña Nieto y otros políticos asistieron a la misa en el ‘recinto de la Guadalupana’; por la mañana el pontífice visitó el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana.
Por la mañana el pontífice visitó el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana.(Foto: Especial )
papaostia  Por la mañana el pontífice visitó el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana. ✓  (Foto: Especial)
  • A+A-
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El papa Francisco dedicó palabras a los padres, madres y abuelos "que han visto partir, perder o incluso arrebatarles criminalmente a sus hijos" en la misa que ofreció este sábado en la Basílica de Guadalupe. 

En la ceremonia estuvieron el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de su esposa Angélica Rivera y el resto de su familia, así como otros políticos mexicanos.

Así cerró el pontífice su primer día de actividades en la Ciudad de México y a las 19:55 horas, tras recorrer 18.7 kilómetros en un Fiat 500L, regresó a la Nunciatura Apostólica.

Lee: Todos son necesarios en la construcción de la sociedad: papa

Francisco se tomó unos minutos para saludar a la gente que permanecía afuera de la Nunciatura Apostólica, casi una hora después de su regreso de oficiar una misa en la Basílica de Guadalupe.
“Les agradezco mucho la compañía que me hacen acá, empieza a bajar el frio, métanse a la camita, que descansen y recen por mi”. 

Por la tarde, a las 16:00 horas, Francisco salió de este mismo sitio rumbo a la casa de la Guadalupana, donde cientos de feligreses lo esperaban para verlo por unos instantes y expresarle su cariño mediante pancartas, cánticos y porras.

Lee: Mapas: La CDMX cierra vialidades por el #PapaEnMex

Más temprano este sábado el líder de la Iglesia católica visitó el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, concluyendo estas actividades matutinas alrededor de las 13:00 horas, cuando regresó a la Nunciatura.

Catedral metropolitana

Ante los obispos mexicanos, Francisco habló sobre el peligro que representa el narcotráfico para la sociedad mexicana y pidió a los obispos "no dormirse en sus laureles" ante las problemáticas que vive el país, en un mensaje emitido desde la catedral metropolitana.

Durante su intervención, el papa pidió a los pastores trabajar con otros sectores de la sociedad para erradicar la criminalidad y luchar "como los hombres, en la cara" ante las injusticias. 

Lee: El narcotráfico es una amenaza para la sociedad: Francisco

"Conozco la larga y dolorosa historia que han atravesado, no sin derramar tanta sangre, no sin impetuosas y desgarradoras convulsiones, no sin violencia e incomprensiones", dijo el pontífice. 

Momentos antes de su mensaje, el jerarca católico recibió las llaves de la Ciudad de México de manos del jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, así como el pergamino de huésped distinguido en una ceremonia muy breve.

Palacio Nacional

Previamente, el papa fue recibido por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en Palacio Nacional a las 09:30 horas locales, en visita de cortesía, donde se entonaron los himnos nacionales mexicano y del Vaticano.

En su discurso, el pontífice dijo que es necesario trabajar por el bien común, ya que sobreponer los intereses individuales al de las mayorías genera "terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo".

En tanto, el presidente de México aseguró que "su peregrinar por México será histórico, será luz y guía para millones de mexicanos", además de reconoció su autoridad como líder del Estado vaticano.

Lee: El egoísmo crea "terreno fértil para la corrupción": papa

El mandatario presentó a Francisco a parte de los integrantes de su gabinete y el papa presentó a los cardenales y obispos mexicanos, en un hecho histórico en el que por primera vez un obispo de Roma es recibido en Palacio Nacional, tras lo cual el mandatario mexicano y el pontífice tuvieron un encuentro privado.

Esta es la séptima visita de un líder de la Iglesia católica a México desde 1979, cuando el entonces papa —y ahora santo— Juan Pablo II, visitó por primera vez el país. La última visita papal a territorio mexicano fue en marzo de 2012, cuando el ahora benemérito Benedicto XVI estuvo en Guanajuato.

La Ciudad de México será la residencia de Francisco además de concentrar la mayoría de las actividades este fin de semana.

El domingo tendrá una misa en Ecatepec, Estado de México (centro), y a partir del lunes viajará a Chiapas (sur), Michoacán (occidente) y concluir su gira con una misa en Chihuahua (norte), en la frontera con Estados Unidos.

Lee: La huella de la pobreza marca el camino del papa en México

El papa estará en México hasta el 17 de febrero.

Ahora ve