"México no debe ser paso de tráfico de muerte de migrantes”

El pontífice pidió que la sociedad se una para generar oportunidades en México; advirtió también sobre las injusticias de generan los “buscadores de fama”.
El pontífice dio una misa en un terreno abierto conocido como El Caracol en Ecatepec. (Foto: Youtube Con el papa en México )
sermon papa ecatepec  El pontífice dio una misa en un terreno abierto conocido como El Caracol en Ecatepec. ✓  (Foto: Youtube Con el papa en México)
  • A+A-

El papa Francisco pidió a los mexicanos “primerear” en todas las iniciativas que ayuden a la tierra mexicana a ser una tierra de oportunidad, donde "no haya necesidad de migrar para soñar... una tierra que no tenga que llorar a niños y jóvenes destrozados en el tráfico de la muerte".

El mensaje del pontífice no es ajeno a Ecatepec, mucho menos para el Estado de México: el municipio es uno de los más violentos en el país, y la entidad tiene una de las rutas más concurridas de los migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

Recomendamos: El papa llega al encuentro con feligreses en Ecatepec

Durante la misa —la primera en un espacio público—, el pontífice pidió la suma de esfuerzos para que no haya necesidad de hacer de la desesperación y de la pobreza "de unos, las oportunidades de otros".

Como el día anterior, frente a la clase política que se reunió a verlo en Palacio Nacional, Francisco centró su sermón en la corrupción, la búsqueda desacerbada de la fama y el orgullo, las "tres tentaciones de Cristo" que degradan al hombre.

El papa, vestido de morado —símbolo de humildad y penitencia por el duelo que se tiene en dichas fechas—, advirtió "con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar, porque nos ganará siempre". 

Leer: Ecatepec, una tierra de violencia y pobreza que visitará el papa

El pontífice recordó que la Iglesia se encuentra en el tiempo litúrgico de la Cuaresma, “un tiempo de conversión” en el que los cristianos deberán evaluar su actuar.

“Cuaresma, tiempo para ajustar los sentidos, abrir los ojos, frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y el proyecto de Dios”, dijo.

 

En su homilía del domingo, el papa Francisco habló en Ecatepec sobre tres tentaciones que enfrentan los cristianos y "que buscan degradar y degradarnos".

“La riqueza al adueñarnos de bienes que son para todos y utilizándolos tan solo para mí o para los míos. Es tener el pan con base en del sudor del otro o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, a amargura, a sufrimiento, en una familia o en una sociedad corrupta, ese es el pan que se les da de comer a los propios hijos”.

“La vanidad, esa búsqueda de prestigio con base en la descalificación continua de los que no son como uno, la búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama… haciendo leña del árbol caído, va dejando paso a la tercera tentación, la peor, el orgullo”.

“(El orgullo es) ponerse en un plan de superioridad, cualquiera que fuese creyendo que no se comparte con la común vida de todos los mortales”.

Recomendamos: El papa llega al encuentro con feligreses en Ecatepec

En su tercer día en el país, el papa centró su mensaje en señalar los tentaciones que afectan a la sociedad, mientras que este sábado en la Catedral de la CDMX pidió a la iglesia católica no tener miedo a la transparencia dentro de la institución y no dejarse corromper por el materialismo.

A los políticos, el pontífice les pidió durante su mensaje en Palacio Nacional, trabajar por los ciudadanos para ofrecerles vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz.

El pontífice estará en el país hasta el 17 de febrero.

Ahora ve