Mensajes del papa: ¿buscan oídos en políticos y religiosos?

Francisco vino por primera vez México con varios mensajes en sus discursos y homilías; algunos los ha pronunciado frente a la clase política y clerical.
papa Francisco Palacio Nacional  Francisco es el primer papa invitado al Palacio Nacional, sede del Ejecutivo en México. ✓  (Foto: Presidencia/Cortesía)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El presidente Enrique Peña Nieto, los secretarios de Estado, gobernadores, legisladores, obispos y sacerdotes han escuchado atentamente los mensajes del papa Francisco en su visita a México.

Desde el Palacio Nacional, la Catedral y la Basílica de Guadalupe, los tomadores de decisiones en el gobierno y en la Iglesia católica mexicana han aplaudido los discursos papales.

¿Habrá oídos ante los señalamientos y críticas que ha lanzado el líder del catolicismo? Estas son algunas de las frases directas o indirectas que ha hecho Francisco.

Privilegiar

La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo.

Ofrecer oportunidades

A los dirigentes de la vida social, cultural y política, les corresponde de modo especial trabajar para ofrecer a todos los ciudadanos la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino, en su familia y en todos los círculos en los que se desarrolla la sociabilidad humana, ayudándoles a un acceso efectivo a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz.

¿Solo reformas?

Esto no es sólo un asunto de leyes que requieran de actualizaciones y mejoras —siempre necesarias—, sino de una urgente formación de la responsabilidad personal de cada uno, con pleno respeto del otro como corresponsable en la causa común de promover el desarrollo nacional.

Transparencia

Sean obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso. No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa.

Pueblos indígenas

Una mirada de singular delicadeza les pido para los pueblos indígenas, para ellos y sus fascinantes y no pocas veces masacradas culturas.

Dormirse en sus laureles

Les ruego no caer en la paralización de dar viejas respuestas a las nuevas demandas. Vuestro pasado es un pozo de riquezas donde excavar, que puede inspirar el presente e iluminar el futuro. ¡Ay de ustedes si se duermen en los laureles!.

Franqueza

Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, díganselas, pero como hombres, en la cara. Como hombres de Dios, que después van a rezar juntos, a discernir juntos, y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón.

Extender la mano

Hay que saludar a las personas que están enojadas, que tienen rabia, así como a los que no queremos y a los que no nos quieren, a los que nos han hecho algún mal.

Ayudar

Ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad. Donde no haya necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de unos pocos. Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte.

Tentación 1

La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o «para los míos». Es tener el «pan» a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta ese es el pan que se le da de comer a los propios hijos.

Tentación 2

La vanidad, esa búsqueda de prestigio en base a la descalificación continua y constante de los que «no son como uno». La búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la «fama» de los demás, «haciendo leña del árbol caído».

Tentación 3

La peor, la del orgullo, o sea, ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la «común vida de los mortales», y que reza todos los días: «Gracias te doy Señor porque no me has hecho como ellos».
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×