Los mercados apuestan contra Dilma Rousseff en Brasil

El índice referencial de la Bolsa brasileña ha ganado poco más de 15% en lo que va de marzo; los mercados apuestan a que la presidenta enfrentará juicio político en abril o mayo.
dilma rousseff  (Foto: Getty)
CIUDAD DE MEXICO -

Los mercados brasileños apuestan a que la presidenta de Brasil Dilma Rousseff enfrente un juicio político y sea destituida, lo que abriría la puerta para encontrar una solución a los problemas fiscales de la mayor economía de América Latina.  

El jueves de la semana pasada, el referencial de la Bolsa brasileña, el índice Bovespa, brincó más de 6% para alcanzar su mayor ganancia diaria desde 2009, influido por la posibilidad de que la presidenta no concluya su periodo, y contagiado del avance que han tenido los mercados emergentes en las últimas semanas. 

El Bovespa siguó el rally ayer lunes para acumular una ganancia de poco más de 15% en lo que va de marzo, mientras que el real brasileño ha ganado poco más de 8% frente al dólar en el mismo periodo y es la moneda con el mejor avance en el ranking de divisas emergentes de Bloomberg.

El optimismo del mercado también se vio en el riesgo país medido a través de Credit Default Swaps (CDS), una protección en caso de incumplimiento en el pago de deuda, que bajó de 463 puntos base a finales de febrero a 370 puntos base al cierre de la semana pasada.

“Los mercados están contando con el juicio político. Es solo una cuestión de tiempo.  La probabilidad está para abril y personalmente creo que es algo que sucederá en mayo (…)”, dijo en entrevista con CNNExpansión Marco Maciel, economista de Bloomberg Intelligence para Brasil.

“La probabilidad de que haya un juicio político está en cerca de 80%”, agregó. 

Los mercados esperan que la destitución de Rousseff signifique un cambio en la política económica del país, que está sumido en una recesión y padece un déficit fiscal total de 10.8% del Producto Interno Bruto tras años de gasto expansivo gubernamental.

“Según los mercados la idea que hay es que habría un nuevo Gobierno. Hay mucha incertidumbre sobre esto, pero sería un nuevo gobierno en el que habría mejores condiciones para mejorar los temas fiscales que son los principales problemas”, dijo Enestor Dos Santos, economista de BBVA Research para América Latina. 

Rousseff enfrenta acusaciones de que rompió reglas presupuestarias para impulsar el gasto público cuando hacía campaña para la reelección en 2014. 

La oposición en la Cámara baja aceleró el viernes pasado el proceso de juicio político contra la presidenta, quien tiene diez sesiones para presentar su defensa, en medio de una crisis política que se agudizó por la designación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como ministro.

Sin embargo, para Neil Shearing, economista de la firma Capital Economics con sede en Londres, la reacción de los mercados es hasta el momento ingenua.

“Los mercados parecen estar operando sobre la base de ‘lo que es malo para Dilma es bueno para los precios de los activos’ al imaginarse que cualquier cosa que acerque un cambio en el gobierno eleva la posibilidad de un viraje en la política económica”, dijo en un reporte.

“Un cambio en el gobierno, ya sea provocado por una destitución o por elecciones en 2018, puede dirigir a la rectitud fiscal, aunque tememos que también pueda reforzar el populismo económico”, agregó.

El entorno para Dilma Rousseff es complicado. La economía se contrajo 3.8% en 2015 afectada por la caída en los precios de los commodities y la desaceleración de China. El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que en este año tenga una caída de 2.5% en el Producto Interno Bruto.

Al recortar la calificación de Brasil al terreno especulativo, la agencia Moody’s dijo que la turbulencia política complica los esfuerzos del Gobierno para recortar el déficit e implementar reformas estructurales.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×