El ritmo de crecimiento de México se moderará, pronostican analistas

El crecimiento de la actividad económica en enero no es sostenible ante los vientos en contra de sus dos principales motores.
La industria representa 34% del PIB de México.
Construcción  La industria representa 34% del PIB de México.  (Foto: Reuters)
  • A+A-
Por: Yussel Gonzalez
CIUDAD DE MEXICO (Expansión) -

La economía mexicana tuvo un arranque de año con mayor fuerza, pero los analistas ven que hacia los próximos meses podría tener un desempeño moderado ante los riesgos que enfrentan la industria y los servicios.

La actividad económica, medida a través del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció 0.6% en enero frente a diciembre, impulsada principalmente por la actividad industrial, que avanzó 1.2%, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El avance de la industria, que representa 34% de PIB, se explicó por la fortaleza de la construcción, que creció 4% en enero (impulsada por la edificación), pero en contraste la manufactura cayó.

Sin embargo, hay dudas de que este comportamiento se replique más adelante en el año. “Esta serie tiene mucha volatilidad, no hay que irse con la finta de que hay una recuperación incipiente, porque igual en febrero vuelve a caer”, dijo en entrevista el economista Jonathan Heath.

Javier Morales, economista senior de BBVA Bancomer, dijo que el avance de la construcción al inicio del año fue prácticamente coyuntural, pues se prevé que el alza del 4% no se repita.

“Tal vez había unas obras en proceso de inicio o por arrancar, pero el índice de confianza de los empresarios de la construcción tampoco es alto. Fue un rezago de algunos proyectos que ya estaban por salir pero no hay mucho”, dijo en entrevista.

Por su parte, el sector servicios, que representa más del 60% de la actividad económica, creció 0.2% en enero y continuó con la tendencia de desaceleración que mostró desde noviembre y diciembre del año pasado.

En 2015, cuando la economía creció 2.5%, el sector servicios fue el punto brillante de la economía, pues se vio impulsado por un aumento en los salarios reales, la baja inflación y el efecto que tuvo la depreciación del peso en las remesas que reciben de los mexicanos de sus familiares en el exterior.

Sin embargo, estos efectos se fueron disipando, ya que la volatilidad en el tipo de cambio se ha moderado y la inflación está acelerando, lo que llevó a que los analistas de BBVA Bancomer estimaran un crecimiento de 2.2% para este año.

“Venía creciendo a una buena tasa hasta octubre, pero esa tasa se moderó”, dijo Morales. “El problema es que se está perdiendo un importante dinamismo que hacía que la economía sí creciera a un ritmo relativamente alto. Si esto se mantiene vas a poder esperar un desempeño poco favorable, de un crecimiento moderado”, agregó.

Ahora ve