Las 3 propuestas del CCE para despertar del letargo económico

El dirigente empresarial Juan Pablo Castañón propone cambios en el tratamiento fiscal, que deberían discutirse inmediatamente.
La economía mexicana  Juan Pablo Castañón, presidente del CCE dijo que se debe modificar el tratamiento fiscal en materia de dividendos e Impuesto Sobre la Renta para ser comparables con los países socios de México.  (Foto: Fotoarte )
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

El regreso de José Antonio Meade a la Secretaría de Hacienda abre la puerta de un nuevo diálogo para la iniciativa privada que para acelerar el crecimiento de la economía en un ambiente de margen acotado propone de entrada tres prioridades para el corto plazo y una para comenzar a trabajar y concluir en al menos dos años “una profunda reforma fiscal”.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), destacó en entrevista que ante el ambiente de desaceleración de la economía global y el déficit de las finanzas públicas mexicanas son necesarios tres puntos que podrían discutir el gobierno federal y el Congreso de forma inmediata:

Lee: La IP aplaude la llegada de Meade a Hacienda

1.- La revisión de la deducibilidad de las prestaciones de los trabajadores para aumentar su ingreso y por tanto el consumo. Desde 2014, se recortó la deducibilidad de las prestaciones laborales de 100% a 53% lo que merma su poder adquisitivo y el de las empresas.

2.- Modificar el tratamiento fiscal en materia de dividendos e Impuesto Sobre la Renta (ISR) para ser comparables con los países socios de México. La reforma fiscal agregó un impuesto adicional a los dividendos para los residentes en el extranjero y las personas físicas mexicanas del 10% por las utilidades generadas a partir de 2014. Este impuesto adicional lo pagan las personas mexicanas que perciban dividendos de sociedades residentes en el extranjero, entre otras medidas que consideran aumentan la carga fiscal.

3.- Un modelo tributario simple para las empresas con ventas menores a 15 millones de pesos anuales.

Recomendamos: Recuperar credibilidad, el reto de Meade

“La economía ofrece pocos márgenes de maniobra en incentivos fiscales, mientras que para una reforma fiscal profunda se debe discutir durante dos o tres años”, pero es necesario comenzar su discusión para fortalecer el crecimiento, dijo Castañón en entrevista telefónica.

México enfrenta la desaceleración global con un crecimiento menor al pronosticado, un precio del petróleo de alrededor de 40 dólares, lejos de los máximos de 100 dólares por barril; un nivel de deuda pública cercano a 50% del PIB con un creciente déficit primario y fiscal; y un tipo de cambio que por momentos toca los 19 pesos, es decir una depreciación de la moneda mexicana de alrededor de 5% en lo que va del año.

El empresario sinaloense destaca la necesidad de poner un control más efectivo al gasto público, de lograr un superávit primario que permita cumplir con el pago de los intereses de la deuda y de no impactar a la inflación para mantenerla en el objetivo del Banco de México en alrededor de 3% anual.

Lee: La IP propone un recorte al gasto de hasta 300,000 mdp

“Hemos logrado un avance considerable en ello, hay un crecimiento del poder de consumo de 8.2%”, dijo el representante de asociaciones y cámaras de los sectores como el industrial, financiero y comercial.

En general, la iniciativa privada ve con buenos ojos el regreso de Meade a Hacienda, al ser un funcionario que logró mantener la disciplina fiscal en el final de la administración pasada, la de Felipe Calderón, aunque las condiciones eran diferentes, muy orientadas a ser favorables.

Lee: Meade descarta que el dólar llegue a 30 pesos

Ahora ve
La quinta ronda de renegociación del TLCAN termina con varios pendientes
No te pierdas
×