Michigan, la "víctima" económica del TLCAN

Empleadores y obreros de fábricas culpan al tratado comercial de la desaceleración en su industria, pese a datos económicos contrarios.
Culpan al TLCAN  Trabajadores aseguran que no son los robots los que tomaron los trabajos estadounidenses, fue el TLCAN.  (Foto: EFE)
Por: HEATHER LONG
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Sal Moceri se agita visiblemente al mencionar la palabra “TLCAN”. Piensa que el acuerdo comercial mató al sueño americano.

“El TLCAN fue uno de los peores contratos jamás negociados para el trabajador estadounidense”, dijo a CNNMoney el empleado de Ford, de 61 años de edad.

Moceri tiene uno de los codiciados empleos que el presidente estadounidense Donald Trump quiere multiplicar en Estados Unidos. Gana alrededor de 30 dólares por hora reparando herramientas en una planta de Ford en Detroit. El trabajo le ha permitido enviar a cuatro hijos a la universidad.

Se llama a sí mismo un “demócrata de toda la vida”. Es decir, hasta 2016, cuando votó por Donald Trump, en gran parte debido a la promesa de Trump de rehacer el TLCAN.

Lee: Las 4 'P' que México necesita para renegociar el TLCAN, según un exnegociador.

Michigan ha perdido cerca de 300,000 empleos de manufactura desde el año 2000. Moceri mantuvo su empleo, pero dice que tiene muchos amigos que no.

Muchos economistas dicen que no hay manera de que esos trabajos vuelvan. El problema, argumentan, es que las máquinas se hicieron cargo de ellos. Un estudio de la Ball State University dice que 87% de los trabajos de fabricación en Estados Unidos se han perdido ante robots. Solo 13% ha desaparecido debido al comercio.

Pero los trabajadores en Michigan piensan que los expertos lo entienden mal. No culpan a los robots en absoluto. De hecho, les encantan las máquinas.

“La automatización es genial, quiero que se supere, quiero más computadoras, quiero más robots”, dice Moceri.

Lee: Mientras disminuyen los empleos de manufactura en EU, aumenta el uso de robots.

Cómo se integra Ford a la Nueva Era

Frank Pitcher, un compañero laboral de Ford y sindicalista de la UAW, concuerda. Él cree firmemente que los robots han cuidado las espaldas a los trabajadores y han hecho que los empleados de Ford se vuelvan más expertos.

Los robots han “reemplazado muchos trabajos que de hecho lesionaban a la gente”, dice Pitcher, quien está a punto de cumplir 50 años y contento de que su cuerpo no esté destrozado. “No temo a la tecnología o la automatización. Le doy la bienvenida”.

Lee: Salarios y crecimiento, las deudas del TLCAN con México.

CNNMoney pasó una semana en la región metropolitana de Detroit hablando con trabajadores y extrabajadores de manufactura. Casi todos dijeron lo mismo: no son los robots los que tomaron los trabajos estadounidenses, fue el TLCAN.

“He tenido que despedir a la mayoría de mis trabajadores”

Una bandera gigante de Estados Unidos cuelga en la pared del pequeño taller de manufactura de Matt Seely en Detroit. A finales de los noventa y principios de los años 2000, su empresa, Quality Bending and Threading, estaba en plena actividad. Empleaba a 17 trabajadores. El teléfono sonaba todo el tiempo con órdenes de las grandes compañías automotrices y de contratistas de defensa en busca de piezas especializadas de acero.

Hoy emplea a solo cinco personas. Él culpa al TLCAN por el declive.

Lee: "El TLCAN nos destruyó": hija de agricultor mexicano.

“Hubo un punto en el tiempo antes de que entrara el TLCAN donde había un taller de maquinaria como este literalmente en cada esquina en el área metropolitana de Detroit”, dice Seely. Ahora piensa que la gente no quiere pagar por artículos hechos en Estados Unidos cuando pueden conseguirlo más barato desde México.

El TLCAN fue el acuerdo comercial que el presidente Bill Clinton firmó con México y Canadá, que entró en vigor en enero de 1994. Permite que muchos bienes sean importados a Estados Unidos desde esos países sin pagar impuestos.

“No estamos comerciando equitativamente, y ese es el verdadero problema”, dice Seely. Él cree que no es justo que Estados Unidos haya tenido un déficit comercial de 63,000 millones de dólares con México el año pasado, lo que significa que Estados Unidos compró más de México que lo que vendió a México.

Seely dice que nunca fue un tipo muy interesado en la política, hasta que Trump llegó a hacer campaña. Él y su esposa se ofrecieron como voluntarios para Trump y terminaron dirigiendo una oficina de campaña. El hijo de Trump, Eric, visitó la fábrica de Seely.

Trump ha aprovechado claramente este fervor antiTLCAN. Hizo campaña con fuerza en Michigan, y realizó cuatro mítines allí en la semana final previa a las elecciones. Prometió que "Detroit —la Ciudad Motor— resurgirá rugiendo”. Acabó por ganar Michigan por 10,704 votos.

Lee: Si Trump mata el TLCAN, México tiene otras vías para progresar: Zedillo.

Trump llama al TLCAN una “catástrofe”

Desde que asumió el cargo, Trump ha llamado al TLCAN una “catástrofe” y prometió comenzar a renegociarlo esta primavera. Es exactamente lo que Ken Sultes, otro trabajador de Ford y miembro del sindicato, quiere escuchar.

México tiene que diversificar el comercio exterior con o sin TLCAN: Guajardo

Ha sido “una espiral descendente en cuanto a empleos que han salido de este país”, lamenta Sultes, quien ama los autos y llevaba una gorra de BMW en la entrevista. También piensa que los expertos malentienden lo que ha estado perjudicando a su industria.

“No es que un robot llega a una línea [de producción] y 500 personas pierden su trabajo”, explica. Sultes dice que solo algunos cuantos puestos de trabajo son reemplazados por máquinas cada vez. Típicamente, los trabajadores desplazados permanecen en la fábrica y son trasladados a otro puesto.

Lee: ¿Qué haremos sin el TLCAN?

En cambio, los trabajadores de manufactura son muy conscientes de cuando se produce el cierre de una gran fábrica. Cuando eso sucede, cientos de empleos se van a otro estado; o al extranjero.

Aunque Trump y muchos trabajadores culpan al TLCAN por los problemas del cinturón industrial de Estados Unidos, los datos muestran una historia mucho más turbia. Michigan de hecho ganó empleos de manufactura después de que el TLCAN fue firmado en 1994. La verdadera desaceleración no comenzó sino hasta 2000, cuando China se unió a la Organización Mundial de Comercio en 2001.

La Gran Recesión causó más pérdidas, aunque Michigan de hecho se ha recuperado de lo peor de la crisis. Más de 150,000 puestos de trabajo de empleo se han recuperado desde el mínimo de 2009. Ha sido de ayuda el hecho de que las ventas de automóviles de Estados Unidos han estado en niveles récord últimamente.

Michigan: Algunos empleos están de vuelta, pero ¿a qué nivel de paga?

Aunque hay mucha preocupación en Michigan, la tasa de desempleo del estado apenas tocó el 5%, el nivel más bajo desde 2001. Eso implica que hay empleos en Michigan nuevamente.

Pero a trabajadores como Sultes y Pitcher argumentan que los empleos de ahora no son empleos de clase media, especialmente para los trabajadores que apenas inician. Incluso en las plantas automotrices, grandes compañías como Ford han creado un “sistema de dos niveles”, donde pagan a algunos empleados unos 30 dólares la hora y a otros un salario mucho más bajo de unos 20 dólares.

Lee: México puede aprovechar la oportunidad de renegociar el TLCAN.

Muchos trabajadores culpan al TLCAN —especialmente a la mano de obra mexicana barata— por rebajar los salarios estadounidenses.

“Nunca tuvimos empleos de dos niveles donde trabajé antes del programa del TLCAN”, dice Moceri, sacudiendo la cabeza. La compañía básicamente dijo: “Si no aceptas este salario más bajo, este trabajo se perderá”.

Logan Whiteside y Richa Naik de CNNMoney contribuyeron a este artículo.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×