El nuevo problema de Trump: EU no gasta lo suficiente

Las ventas al menudeo declinaron en febrero y marzo a comparación con el mes anterior, lo que podría dañar a la economía.
Medidas  El presidente Donald Trump sigue impulsando la idea de comprar productos estadounidenses.  (Foto: EFE)
HEATHER LONG
ESTADOS UNIDOS (CNNMoney) -

El presidente Trump sigue impulsando “comprar estadounidense”. Pero la alarmante realidad es que los estadounidenses no están gastando suficiente dinero en nada por ahora, sin importar dónde fue elaborado.

Las ventas al menudeo declinaron en febrero y marzo a comparación con el mes anterior, de acuerdo con el Departamento de Comercio. Los consumidores no habían sido tan precavidos desde principios de 2015 y probablemente esto dañe a la economía.

Estados Unidos está encaminado a un crecimiento débil del 0.5% para los primeros tres meses de este año, de acuerdo con los más recientes estimados de los Asesores de Macroeconomía y la Reserva Federal de Atlanta. Esto está increíblemente lejos del crecimiento del 4% que ha prometido Trump.

Trump ama mencionar cómo la confianza de los estadounidenses en la economía se ha levantado desde que ganó las elecciones. Tiene razón. Los consumidores, negocios (grandes y pequeños) e inversionistas se sienten mucho más optimistas de acuerdo con varias encuestas.

Pero todo ese entusiasmo no se traduce en más compras, lo que impulsa la economía. Cerca del 70% de la economía estadounidense proviene de que la gente compre cosas.

Kate Warne, estratega experimentada en inversiones en Edward Jones, llama a esta la era del “optimismo escéptico”. “La gente es más optimista; pero son optimistas escépticos”, dijo Warne a CNNMoney. “No creo que tengan tanta confianza todavía de que las cosas cambiarán tanto como les gustaría”.

Lee: Trump empuja al dólar a 19 pesos tras arremeter contra TLCAN

Los estadounidenses están en modo de 'esperar a ver'

En alguna manera, esto se desarrolla como las elecciones de 2016 en las que las encuestas dicen una cosa y las personas terminaron haciendo algo distinto en el Día de Votación.

En este caso, los datos 'suaves' basados en llamadas telefónicas con personas y líderes de negocios muestran gran optimismo. Pero los datos duros sobre el gasto real de los consumidores y negocios muestra mucha más duda.

Inclusive el mercado de valores, que creció 2,700 puntos después de las elecciones y la toma de posesión de Trump, ha caído un 2% (cerca de 500 puntos) en el último mes. Los inversionistas han regresado a inversiones seguras como los bonos gubernamentales y oro.

La explicación común es que todos desde Wall Street hasta Main Strwet están en un modo de 'esperar a ver'. Una gran llamada de atención fue el fallo en marzo pasado sobre la propuesta de la ley de salud. La agenda de Trump tomará tiempo en ser implementada, y parte de ella tendrá que ser modificada ampliamente.

"Decidimos esperar hasta que sean más claras las iniciativas sobre políticas antes de alterar nuestras proyecciones económicas”, escribió Sam Bullard, economista senior de Wells Fargo en una nota reciente a sus clientes. Han habido muchas notas de precaución como la de Bullard, que se da después de la de otros expertos de Wall Street.

Recomendamos: ¿Donald Trump quiere mejorar su relación con Janet Yellen?

Los republicanos son mucho más optimistas que los demócratas

Otro cambio es que los republicanos son mucho más optimistas que los demócratas. La Universidad de Michigan realiza una de las encuestas más observadas sobre la confianza del consumidor. Los investigadores han descubierto una división partidaria 'sin precedentes' en la confianza desde que Trump fue elegido.

Sobre todo, el índice de la Universidad de Michigan de la confianza del consumidor ha aumentado de 87 en octubre a 98. Pero la cifra principal enmascara una gran división. Los demócratas creen que llegará una “profunda depresión” bajo Trump (su índice de confianza es un mero 55), mientras que los republicanos esperaron una “nueva era de crecimiento económico” (su nivel es un altísimo 122). Los independientes están en medio, como podrían esperar.

Si la mitad del país piensa que la recesión está cerca, eso podría explicar por qué las ventas están disminuyendo o incluso mostrando señales de declive.

La mejor apuesta de Trump: un rebote de primavera

Tal vez la mayor esperanza para Trump es que el calor de la primavera lleve a la gente a comprar de nuevo. Ha pasado anteriormente. De hecho, ha pasado en los años recientes que los estadounidenses se quedan en casa durante el invierno y después la economía aumenta en la primavera y verano.

Los asesores de Macroeconomía, por ejemplo, predicen un 3.6% de crecimiento para el segundo trimestre.

Pero eso no será suficiente para que Trump muestre que está entregando una mejor economía que Obama.

"Esperamos que el crecimiento sea ligeramente más fuerte en 2017 que en 2016. Es un incremento modesto, nada dramático” dijo Warne, de Edward Jones.

Trump y el Congreso tendrán que cumplir con los impuestos a la vez que eviten cualquier error en intercambio o política exterior. Incluso entonces, el optimismo podría no materializarse en un gran impulso como lo que buscan algunos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como dijo Glenn Hubbard, decano de la Escuela de Negocios de Columbia y execonomista: “Los espíritus animales solo te llevaran tan lejos”. Así solo eres como el coyote de las caricaturas. “Te percatas que no hay nada bajo tus pies, y hay una gran caída”.

Lee: Trump quiere acabar con el TLCAN, pero olvida este detalle

Ahora ve
Los ricos en Estados Unidos se vuelven más ricos, salvo Donald Trump
No te pierdas
×