Trump ignora cuál es el nuevo sueño americano

Una casa con patio y un salario alto dejó de ser la prioridad para los estadounidenses, quienes prefieren tener un ingreso menor pero estable, algo que no incluyen las promesas de Trump.
Los trabajadores pobres y —cada vez con más frecuencia— los de la clase media están en un estado de “ansiedad persistente” acerca de sus finanzas por la inestabilidad de sus ingresos.
Inestabilidad  Los trabajadores pobres y —cada vez con más frecuencia— los de la clase media están en un estado de “ansiedad persistente” acerca de sus finanzas por la inestabilidad de sus ingresos.  (Foto: Shutterstock: vepar5)
HEATHER LONG
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El sueño americano ya no es una casa con un patio. Es un sueldo estable.

En general, los estadounidenses pueden encontrar trabajo hoy. Pero con demasiada frecuencia esos empleos tienen grandes oscilaciones en la paga. Un mecánico, por ejemplo, podría ganar 3,500 dólares un mes y luego bajar a aproximadamente 1,000 dólares el siguiente, cuando los clientes no se materializan.

Los trabajadores pobres y —cada vez con más frecuencia— los de la clase media están en un estado de “ansiedad persistente” acerca de sus finanzas, dice Jonathan Morduch, coautor de un innovador libro: The Financial Diaries.

El presidente estadounidense Donald Trump explotó exactamente este profundo malestar económico durante su campaña. Su solución es conseguir que más gente tenga trabajo. Prometió crear el mayor número de empleos que cualquier presidente de Estados Unidos. Es un objetivo hercúleo, pero incluso si Trump lo logra, probablemente no será suficiente.

La realidad es que muchos estadounidenses que tienen trabajos siguen sufriendo. Los autores de The Financial Diaries hicieron un seguimiento de 235 familias de bajos y medianos ingresos de Estados Unidos durante un año, rastreando cada dólar que ganaron y gastaron. Descubrieron que el consejo clásico de trabajar duro y “ahorrar, ahorrar, ahorrar” simplemente no funciona cuando tantas familias enfrentan varios meses al año en los que se están hundiendo en la pobreza, incluso si tienen un trabajo o incluso dos.

“Esta idea de que la gente está gastando mucho dinero, o que es perezosa, es una locura”, dice Morduch, profesor de Economía y Política Pública de la New York University. Sostiene que Estados Unidos necesita desesperadamente mejores protecciones para los trabajadores por hora y una red de seguridad más fuerte que pueda ayudar rápidamente a las familias de clase media baja que caen en la pobreza durante unas pocas semanas o meses del año.

El gobierno de Trump parece estar haciendo exactamente lo contrario. Trump ha propuesto recortar fondos para los programas clave de la red de seguridad social, y ha revertido algunas protecciones de la era de Barack Obama para los trabajadores federales contratados.

Cómo pasa la gente de la clase media a la pobreza

Morduch quedó atónito por lo que descubrió cuando siguió y entrevistó a 235 familias. La mayoría trabajaba en múltiples empleos y no gastaba de más en absoluto. De hecho, muchos realmente eran buenos ahorradores. Es solo que sus ahorros se consumían casi siempre durante el año para cubrir un “mes malo”.

Él inicia el libro con Becky y Jeremy, una pareja de Ohio de treinta y tantos con cuatro hijos. Jeremy es un mecánico que arregla los grandes camiones que atraviesan las carreteras estadounidenses. Los camiones son mucho más propensos a descomponerse en el invierno o el verano. En esos meses, Jeremy gana gasta 3,400 dólares al mes después de impuestos. Eso se traduce en un saludable ingreso de 40,000 dólares después de impuestos.

Pero sus horas y salarios colapsan durante la primavera y el otoño. Un mes cayeron a 1,200 dólares. Eso pone a su familia por debajo de la línea de pobreza. Él y su esposa tuvieron que pedir dinero prestado a sus familiares y dejar algunas cuentas sin pagar, lo que generó más deuda y estrés.

Al final del libro, a Jeremy se le ofrece un trabajo con ingresos totales más bajos para todo el año, pero que garantiza una semana laboral de 40 horas con un cheque de pago estable. Él lo toma, y él y su esposa se regocijan.

“La historia base es que tienes a muchos trabajadores que tienen trabajos por hora y esos horarios no son consistentes”, dice Morduch. Eso aplica para los meseros, los repartidores en casinos, los vendedores en tiendas de abarrotes y los trabajadores de comida rápida en Chipotle, McDonald's y otras cadenas.

Los estadounidenses están desesperados por más estabilidad

Las historias de la vida real en The Financial Diaries están respaldadas por un creciente cuerpo de datos de investigación y encuestas.

Una encuesta de 2015 de Pew preguntó a los estadounidenses si “preferirían tener estabilidad financiera o subir en la escala de ingresos”. Un sorprendente 92% eligió la seguridad por encima de los salarios más altos.

Morduch encontró un resultado similar. Al final del año, cuando hizo a las 235 familias la misma pregunta, el 77% eligió la estabilidad. La mayoría, como Jeremy y Becky, estaban desesperados por pagos más consistentes para poder planificar sus vidas en vez de tener que preocuparse constantemente por si volverían los pagos después de rachas difíciles.

Podría ser tentador desdeñar a The Financial Diaries como una pequeña muestra que no es representativa de Estados Unidos, pero el banco más grande del país encontró exactamente lo mismo. El JPMorgan Chase & Co. Institute estudió una muestra aleatoria de 100,000 cuentas bancarias de Chase en 2015. Hubo enormes oscilaciones en la cantidad de dinero que la gente ganaba un mes respecto al siguiente.

"La volatilidad fue aun mayor a una tasa mensual que a una tasa anual”, informó JPMorgan. Parte de esto se debió a los meses en que las familias recibieron reembolsos de impuestos o un bono navideño, pero gran parte de ello se debió a fluctuaciones en el pago, como The Financial Diaries narra en detalle.

“El hogar típico no tenía un suficiente colchón financiero”, concluyó JPMorgan.

Muchas familias estadounidenses están en un “camino difícil”, halló Morduch. Una forma sencilla de ayudarlos es exigir a los empleadores que les comuniquen a los trabajadores sus horarios de trabajo al menos con dos semanas de antelación, en lugar de cambiarlos a última hora.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También advierte que los trabajadores pobres a menudo recurren a endeudarse con tarjetas de crédito o préstamos sobre la nómina para superar los tiempos difíciles. Necesitan mejores opciones que eso.

“Vimos a mucha gente en problemas por la deuda en tarjetas de crédito”, dice.

Ahora ve
Políticos y líderes empresariales que forman parte de la comunidad LGBT
No te pierdas
ç
×