El próximo jefe de la Fed no será economista, si Trump lo decide

Entre las opciones que baraja el presidente de Estados Unidos para presidir al banco central más poderoso del mundo hay tres que no cumplen con una característica que ha sido costumbre en 38 años.
Y la Fed es para...  Donald Trump tiene la intención de tomar una decisión en las próximas semanas sobre quién considera que debe ocupar la presidenta de la Fed, propuesta que debe ser aprobada en el Senado.  (Foto: Shutterstock/JStone)
KEVIN LIPTAK Y PATRICK GILLESPIE
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, pronto tomará una de sus decisiones más importantes: nominar al próximo líder de la Reserva Federal.

Sus asesores han reducido la lista de candidatos a la presidencia de la Fed a aproximadamente cinco, aunque podrían añadirse más nombres y la lista no es definitiva, según una persona familiarizada con el proceso.

El exgobernador de la Fed Kevin Warsh es considerado el favorito, según fuentes, que advirtieron que Trump está sopesando todas las opciones y no se ha tomado una decisión. Otros en la carrera incluyen a la actual presidenta de la Fed Janet Yellen, al gobernador de la Fed Jerome Powell, al principal asesor económico de Trump Gary Cohn, y al reconocido economista de Stanford, John Taylor.

Warsh, Cohn y Powell serían selecciones inusuales porque no son economistas. Cada presidente de la Fed desde 1979 ha sido economista.

Lee: Lo que un nuevo jefe de la Fed necesita tener, según su vicepresidente.

“Es un error pensar que solo los economistas pueden hacer este trabajo... pero en general creo que estamos mejor con economistas como presidentes”, dice David Wessel, un miembro de la Brookings Institution. Entre los no economistas, “me preocupo un poco por el aprendizaje práctico”.

Lee: 3 bancos centrales del mundo preparan relevo de sus líderes

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron la semana pasada que Trump se ha reunido con Warsh, Powell y Yellen. También planea reunirse con Taylor, y habla regularmente con Cohn, aunque su relación se enfrió después de la respuesta de Trump a la protesta nacionalista blanca en Charlottesville, Virginia.

Trump tiene la intención de tomar una decisión en las próximas semanas, con la esperanza de que la persona sea confirmada por el Comité Bancario del Senado antes de que el mandato de Yellen expire en febrero. Trump había dicho que tomaría una decisión antes de fin de año.

Es probable que Trump anuncie su decisión antes de partir a Asia a comienzos de noviembre, según una fuente de Reuters familiarizada con el asunto.

Donald Trump celebra el récord del Dow Jones

El republicano tiene una entrevista programada este jueves con Janet Yellen, según la fuente.

Funcionarios de la Casa Blanca dicen que Trump está buscando un candidato con experiencia en política monetaria y que se incline hacia revertir las regulaciones financieras, las cuales Trump dice son demasiado onerosas y perjudiciales para la economía.

Eso hace que Warsh, un conservador que da clases en Stanford, sea un candidato mixto. Él ha dicho que la Fed “microgestiona” a los grandes bancos bajo reformas regulatorias adoptadas después de la crisis financiera.

Sin embargo, algunos expertos creen que Warsh también estaría a favor de aumentar las tasas de interés a un ritmo más rápido, algo también conocido como una postura de “halcón”. Trump ha dicho que favorece las bajas tasas de interés.

“Vemos a Warsh como el más agresivo y con mayor probabilidad de cambiar la forma en que la Fed conduce la política monetaria”, escribieron los economistas de Bank of America (BAC) Michelle Meyer y Alexander Lin en una reciente nota de investigación.

Lo que resulta atractivo para Trump en Warsh —un deseo de revertir las regulaciones— también hace que Yellen tenga menos probabilidades de ser renominada. Ella es una firme defensora de las reformas financieras de la Fed, argumentando que son fundamentales para la estabilidad de los bancos más grandes de Estados Unidos.

Sin embargo, los presidentes previos a Trump han establecido un precedente de renominar a los presidentes de la Fed elegidos por el otro partido político.

Por ejemplo, el presidente Barack Obama renominó a Ben Bernanke, quien fue nominado originalmente por el presidente George W. Bush.

No está claro si ese precedente es importante para Trump.

“No estoy seguro de que tenga pensamientos coherentes al respecto”, dice Andrew Rose, economista de la Universidad de California, Berkeley, quien trabajó allí con Yellen. “Incluso si tuviera pensamientos coherentes al respecto, podría cambiarlos en los próximos 45 minutos”.

En septiembre, Yellen se negó a comentar si quiere un segundo mandato.

Cohn, el asesor económico de Trump, fue visto durante el verano como un candidato destacado. Pero Cohn, que es judío, criticó a Trump después de Charlottesville, cuando el presidente culpó a “muchas partes” por la violencia.

“Este gobierno puede y debe condenar mejor y de manera consistente e inequívoca a estos grupos y hacer todo lo posible por sanar las profundas divisiones que existen en nuestras comunidades”, dijo el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca al Financial Times en agosto.

Ese comentario dañó la candidatura de Cohn a la presidencia de la Fed, aunque él y Trump han reparado los lazos desde entonces, según personas familiarizadas con su relación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cohn está trabajando en la reforma tributaria de Trump junto con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien lidera la búsqueda del presidente de la Reserva Federal. Mnuchin también se reúne regularmente con Yellen y la ha elogiado.

A Yellen solo le restan tres reuniones más en su primer periodo como presidenta.

Estados Unidos anuncia su salida de la Unesco
Ahora ve
Con la toma de posesión de Emmerson Mnangagwa, terminó la era Mugabe en Zimbabwe
No te pierdas
×