La mejor receta de Bimbo, la financiera

El éxito de la firma de Daniel Servitje está en apostar a proyectos sin endeudarse de más; siempre busca la flexibilidad financiera al evitar obligaciones de corto plazo o ‘amarrarse’ a un mercado.
BIMBO  (Foto: AP)
Jonathán Torres y Regina Moctezuma

Para llegar a ser la empresa panificadora más grande del mundo en términos de volumen de ventas y número de rutas, Bimbo ha tenido que manejarse bajo ciertas reglas: nunca endeudarse de más al hacer una nueva adquisición y siempre pagar las deudas antes de la fecha de vencimiento.

Ésa es la receta creada por Daniel Servitje, CEO de la compañía, y quien fue elegido por la revista Expansión como El Personaje del Año 2011 por haber destacado en los negocios tanto a nivel local como a nivel global durante ese periodo.

Cada año, la revista elige al empresario que más hilos mueve en los negocios, en la competencia o la política del país. La edición 2011, disponible durante diciembre de este año y enero 2012, ofrece también la receta financiera y los retos del CEO de Bimbo.

El empresario de 52 años de edad ha buscado llevar el negocio familiar de una forma conservadora sin dejar de arriesgar en nuevos proyectos.

"Sé, papá, que tengo una responsabilidad contigo y con el negocio que has construido. Me prepararé para cumplir", dijo Daniel a su padre y fundador de Bimbo, Lorenzo Servitje, cuando eligió estudiar Administración de Empresas en la década de los 70.

Siendo el más pequeño de ocho hermanos, seis mujeres y dos hombres, fue el único que eligió carrera para seguir la empresa familiar. "Heredó la parte práctica de mi padre y la tranquilidad de mi mamá", relata Marinela Servitje, hermana de Daniel.

Con estas dos cualidades, el CEO de Bimbo encontró la fórmula para manejar las finanzas de su empresa, las cuales brillaron en 2011, pues no se endeudó de más para comprar. Cautela es la estrategia 

Dos terceras partes de la inversión para adquirir en EU, España y Portugal la panificadora Sara Lee Company, se fondearon con deuda, el resto, con recursos propios.

La deuda de Bimbo es de 2.2 veces, es decir, necesita las utilidades de 2.2 años para pagarla. Mientras que el promedio de nivel de deuda de las industrias suele ser de 2.5 años.

Después de las adquisiciones, el nivel de deuda de Bimbo llegará al promedio, calcula Fernando Olvera, analista de BBVA Research.

No es un nivel que le encante a Servitje, aunque ya ha estado ahí. En 2008, con la adquisición de Weston Foods, Bimbo alcanzó su máximo nivel de apalancamiento, de 3.3 veces.

"Es de las pocas empresas que han salido con éxito operando su negocio de una forma conservadora", dice Pablo Galván, director del Centro de Administración de Riesgos en Finanzas del ITAM.

Además, Bimbo repaga pronto, pues al ser una empresa de consumo no discrecional, mantiene un buen nivel de liquidez.

Con la reciente adquisición de Sara Lee, Bimbo aprovechó un momento único en el mercado financiero de EU. Las tasas de interés tienen el nivel récord más bajo desde hace 20 años y no tienen riesgo cambiario. "Pidieron prestado en dólares para comprar una empresa que factura en dólares, así que el costo de financiamiento es muy bajo", explica Alan Alanis, analista de alimentos y bebidas de JPMorgan.

Los 'ingredientes' de unas finanzas sanas

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De acuerdo con Tania Dib, tesorera adjuna de Grupo Bimbo, en su área hay 3 reglas para mantener sanas las finanzas de la empresa:

  1. Flexibilidad financiera: no amarrarse a un mercado ni tener obligaciones a corto plazo.
  2. Estabilidad: tener flujo para pagar los vencimiento de corto plazo cuando los haya.
  3. Responsabilidad: cuidar los recursos y aprovecharlos de la mejor manera.

Los tres mandamientos contra la volatilidad de Daniel Servitje son:

  1. Tener mucho cuidado con los plazos de pago.
  2. Analizar la tendencia en el precio de los insumos.
  3. Cuidar la administración para evitar un alza en costos.
Ahora ve
Las razones que hacen del aguacate el “oro verde” de Michoacán y de México
No te pierdas
×