Finestrella: ‘línea abierta’ al crédito

Finestrella financia a personas con ingresos menores a 8,000 pesos para contratar telefonía móvil; Manjarrez y Sayas transforman a usuarios de prepago en clientes con pago regular en suscripción.
finestrella  (Foto: Carlos Aranda / Mondaphoto)
Ana Paula Hernández Alday

Gabriel Manjarrez buscaba socios para darle la vuelta a la empresa que había fundado un año antes con Pedro Sayas, dedicada a financiar la renta de equipos de telefonía celular a clientes no bancarizados.

Llamó a Fabrice Sersati, socio de la firma de venture capital IGNIA. "Nos interesa mucho", fue la respuesta que recibió desde Nueva York. Era julio de 2009, y la segunda vez que Manjarrez le solicitaba recursos.

Atraer 6.6 millones de dólares (mdd) de capital de riesgo, fue lo que permitió que los emprendedores utilizaran sus activos (equipos, sistemas y tecnología propia para medir riesgo crediticio), revisaran su modelo de negocios y relanzaran Finestrella, la cual detuvo sus operaciones por más de un mes en medio de la crisis.

"Ese fue el momento en que nos decidimos a darle la vuelta al modelo de negocios", comenta Manjarrez. Al inicio, la empresa se dedicaba a crédito para servicios de prepago, hoy el enfoque está en ofrecer una línea de financiamiento que permite que personas con ingresos menores a 8,000 pesos puedan contratar planes de telefonía a la medida.

De esta manera los usuarios de prepago se convierten en clientes con pagos regulares en suscripción.

Finestrella crece a un ritmo de 24% mensual con 2,800 suscripciones al mes, una cifra que representa 14% de las ventas de postpago de Movistar en México, donde de los 80 millones de usuarios de prepago, la mitad tiene capacidad para migrar a postpago.

Su modelo está sustentado en Kamino, un sistema que se encarga de analizar y medir la capacidad de pago de los clientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Joaquín Ávila, representante de The Carlyle Group y fundador del fondo EMX Capital, distingue la capacidad para servir y conocer a la población de la base de la pirámide, además de la flexibilidad de la empresa para afinar el modelo de negocio cuando las cosas no funcionan.

Con presencia en 10 ciudades, los ingresos de Finestrella en 2010 sumaron 500,000 dólares. Este año, los usuarios pasarán de 6,000 a 30,000. La meta para 2015 es consolidarse en México con 800,000 usuarios, para después migrar el modelo a Chile, Perú y Colombia.

Ahora ve
Ellos son los 44 tripulantes del submarino desaparecido ARA San Juan
No te pierdas
×