Agencia de viajes... y de espectáculos

Live Tours encontró en el nicho de los espectáculos la manera de consolidar su empresa de viaje los paquetes de Enrique Rébora no tienen límite: conciertos en japón o juegos de fútbol en Euro
Enrique Rébora, director general de Live Tours. (Gilberto Co
Georgina Navarrete

La idea surgió fácil. “Muchas veces quise ver a algún grupo que no vendría a México y tuve que organizarme solo. Es difícil y caro”, relata Enrique Rébora. Con esta premisa y 1 mdp, echó a andar, en abril, Live Tours, una agencia de viajes que ofrece ‘la llave’ del entretenimiento mundial en vivo.

¿Madonna en Japón?, ¿Luis Miguel en Las Vegas?, ¿Soda Stéreo en Buenos Aires? “Nada es imposible”, afirma.

A contracorriente, en un entorno en el que las agencias de viaje están desapareciendo, Rébora creó su propio nicho: “Hay cerca de 180 festivales de rock, pop o electrónico al año”. De ellos, 100 son en Europa y los demás en el resto del mundo. Mientras, en México el número de conciertos internacionales operados por CIE se duplicó de 2004 a 2005 y para 2006 creció 60%. “Este año va por el estilo y mucha gente del interior del país quiere venir”, asegura.

Otra ventaja competitiva es la exclusividad para algunos festivales internacionales. En 2005 a Coachella, en California, fueron por su cuenta más de 5,500 mexicanos. “Este año llevamos sólo a 50 porque abrimos la venta apenas 15 días antes”. Al conseguir la representación oficial del festival, para 2008 tienen 500 boletos asegurados y abrirán la venta dos semanas antes que en el resto del mundo.

Este mismo camino lo siguen con el Lollapalooza, el Virgin, el Austin City Limits y varios más.

“Nunca revendemos boletos. Nuestro servicio es integral y es de agencia de viajes. El boleto para los conciertos lo vendemos al precio que lo obtenemos, ni un peso más”, dice.

Live Tours no se limita a conciertos, también ofrece viajes para ver jugar a futbolistas mexicanos en Europa, conocer cavas artesanales en Argentina y Chile o hacer la ruta del café en Colombia.

Rébora apuesta por dos tipos de consumidor: el de alto poder adquisitivo “que ya conoce medio mundo pero necesita viajar con otros ojos” y los profesionistas de 25 a 40 años, “que les gusta gastar su dinero en diversión”.

Aunque “la inversión inicial aún está en proceso”, espera el retorno de inversión en su segundo año, “ya con reparto de ganancias y todo”. Para entonces, espera consolidarse como “La empresa mexicana de entretenimiento”, señala Rébora.

Ahora ve
No te pierdas