México se rinde al 'placer espresso'

Segafredo Zanetti tiene actualmente 10 tiendas y planea abrir 20 más en los próximos cinco años cada sucursal vende en suelo mexicano 400 tazas de café al día, el equivalente a dos kilos.
En esta tienda no sólo venden café, también se puede comer e
Tania M. Moreno
Ciudad de México (CNNExpansión) -

Una buena taza de café requiere cuatro ingredientes: calidad, comodidad, ambiente agradable y buen servicio. Bajo esta premisa y luego de cinco años en el mercado mexicano, Segafredo Zanetti, la principal marca de café europeo, planea su  expansión en suelo azteca, cuya meta es establecer 20 nuevos puntos de venta en el próximo lustro.

“El propósito de este café es enseñarle al mundo cómo se toma un verdadero espresso italiano, para lo cual se establece un control de calidad hasta de la taza. Además se vigila toda la hilera productiva del café: desde su cultivo en nuestros sembradíos de Costa Rica, Brasil y Perú, hasta el tostado en Europa y su distribución”, afirmó en entrevista Daniel Borovoy, director de Franquicias en México de Segafredo Zanetti.

Con un concepto que lo mismo encaja para reuniones ejecutivas, asistir con la pareja o amigos, este café-bar-restaurante, es “el sitio ideal para disfrutar el auténtico sabor y aroma italiano del que está considerado como el mejor espresso del mundo”, apuntó Borovoy.

¿Qué ofrece?

En este lugar, la palabra clave es versatilidad, pues lo mismo se puede tomar un café, que un martini, una copa de vino, o disfrutar comida típica italiana y, por supuesto, mexicana.

“En México tropicalizamos el concepto y se incluyó un menú más completo. En Europa no había tanto problema, porque almuerzan ligero, pero los mexicanos piden para desayunar huevos, chilaquiles, molletes, omelette, etc. Si el cliente lo prefiere puede tomar café sin comer y usarlo no sólo como cafetería, sino como restaurante o bar o todo junto”.

Con un horario que prácticamente se ajusta a cualquier persona (de 8:00 am a 2:00 am del día siguiente), esta marca, considerada como AAA Premium, presenta una venta cada vez más alta, arriba de 2 kilos diarios por sucursal, o sea 400 tazas de café al día.

Este volumen es positivo, si se toma en cuenta que el consumo mexicano per cápita es de 1.2 kilogramos anuales.

La competencia

A diferencia de otras franquicias, Segafredo Zanetti no impone cantidades mínimas para abrir puntos de venta, pues “la marca no es tan comercial, tiene más detalles, más operación y busca mantener esa atmósfera de exclusividad”, señala Borovoy.

En un mercado dominado por gigantes como Starbucks, Café Caffe y The Coffee Factory, la competencia parece no quitarle el sueño: “No los consideramos una competencia directa, porque ahí sólo vas a tomar café, pero las bebidas, tostados, ensaladas, eso no lo ofrecen. Nuestra barra de comida y bar es un concepto que nos hace diferentes.

“¿En qué nos parecemos? En que vendemos café, pero no estamos compitiendo contra ellos, sino contra nosotros mismos”.

El negocio

En México, Segafredo Zanetti cuenta con 10 unidades, que se suman a las sucursales en Europa, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Australia, Japón, China, Rusia, entre otros.

La franquicia maestra maneja tres diferentes modelos de unidad, con inversiones que varían de  los 250,000 a 400,000 dólares.

Como parte de su plan de expansión en nuestro país, a finales de octubre abrirá una sucursal en Santa Fe. Esta tienda, considerada como “la joya de la corona”, tendrá capacidad para 200 personas, carta de vinos y un DJ que se encargará de animar las noches de este rincón con sabor a Italia.

Ahora ve
No te pierdas