Cumpleaños sin festejo

La charanda, tradicional bebida michoacana, está a punto de desaparecer; hasta ahora sólo sobreviven una veintena de empresas que la producen.
La industria azucarera es una parte importante de la economí
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (Excélsior) -

Este año cumple su primer centenario, sin embargo, la charanda tiene un amargo cumpleaños pues a pesar de ser una de las más tradicionales bebidas mexicanas y contar con denominación de origen se encuentran apunto de desaparecer, lamentan productores.

Hasta ahora, solamente sobreviven una veintena de empresas que se dedican a la comercialización de la bebida de origen michoacano. En los últimos tres años la producción se redujo a la mitad y los consumidores brillan por su ausencia. Otras bebidas mexicanas que se han  puesto de moda como el tequila y el mezcal, la alejaron de los anaqueles.

Hasta ahora su mercado es netamente regional. Según datos de la Asociación de Productores de Charanda, el boom del tequila en los últimos 10 años, golpeó a la producción de la bebida michoacana, obligó a la pérdida del 50% del mercado, entre 2000 y 2004 hubo una leva recuperación y la producción llegó a 500 mil litros anuales, pero actualmente es de sólo 250,00.

“Estamos en una pésima posición, los grupos tequileros están monopolizando el mercado porque han abaratado mucho su producto, no tenemos apoyo ni difusión, como ahora las  televisoras ya no pasan comerciales de alcohol en horas pico, también nos quedamos fuera de los horarios estelares de la televisión”,  reclama Mario Morales, director general de Charanda XXX e integrante de la Asociación de Productores de Charanda.

Por otro lado, afirma que acciones emprendidas por instancias como la Procuraduría Federal del Consumidor, han dejado la imagen pública de que la charanda es una bebida dañina para la salud y que en el mercado sólo circula bebida pirata.

Por si fuera poco, los ataques por parte del Ejército Popular Revolucionario también golpearon al sector, pues para celebrar el primer centenario de la bebida, muchas cosas productoras habían mandado fabricar botellas especiales para envasar el producto, pero la falta de gas en las compañías vidrieras a raíz de estos ataques provocó retrasos en la fabricación de los envases “y todavía los seguimos esperando”.

Además, las diferencias entre las pocas empresas que sobreviven han impedido la integración del Consejo Regulador de la Charanda mediante el cual se pretende impulsar una cultura de consumo de la bebida michoacana.

Aunque el tequila es un destilado de agave y la charanda un destilado de caña, ambos, junto con el mezcal, compiten en el segmento de bebidas tradicionales mexicanas.

En Michoacán existen 20 empresas productoras de charanda, entre pequeños y grandes, pero solo el 10% está posicionado.

Como en México no se consume, el mercado potencial de consumo de charanda son los más de 20 millones de mexicanos que viven en Estados Unidos, también tienen potencial en Europa y Asia, pero mientras se ordena el sector, la bebida se tendrá que resignar a festejar sus primeros 100 años fuera de los anaqueles y entre unos cuantos consumidores.

 

Ahora ve
No te pierdas