¿Qué me pongo?

Dos catalanas abrieron una empresa que asesora sobre cómo vestirse y peinarse para triunfar; la tarifa más baja para un evento es de 100 euros y la más cara es de 300.
Ayudan a hombres y mujeres a econtrar el estilo adecuado. (E
María José Martínez Vial
MADRID, España -

Cada vez tiene más juntas en las que debe verse impecable, y a finales de mes se casa su hija menor. ¿Cuántas veces ha revisado su guardarropa ya? ¿De verdad no le favorece ese peinado?

Montse Guala y Elisabet Olivé, copropietarias y socias de la empresa Qué Me Pongo, podrían ser una solución. Tienen y saben guardar secretos. Son mucho más que asesoras de imagen y brindan a sus clientes la posibilidad de lograr una mejor presencia.

Hace 10 años, Montse y Elisabet pertenecían al mundo de la moda. Viajaban continuamente, pero un día decidieron instalar en España un servicio que ya existía en otros países. “Nadie nos creía”, recuerda Guala, “me decían que cómo pretendía que alguien me pagara por decirle qué ponerse o por comprarle la ropa”. Guala insistía en explicar que su empresa tenía el objetivo de ayudar a la gente a transmitir con su apariencia lo que realmente desea, “porque uno realmente sabe cómo es, pero no sabe realmente cómo le ven los demás”, explica la ex diseñadora de moda.

Los peores augurios se confirmaron: el mercado español no estaba preparado para una empresa así. Pero esto no las intimidó e hicieron ajustes. Cambiaron de su nombre en inglés –Personal Shopper– a uno en castellano, y así, en 2000, arrancó Qué Me pongo. Se enfocaron en desterrar la idea –y en eso radica gran parte de su éxito– de que para contratar a un experto es necesario ser archimillonario. “Se nos ocurrió desglosar nuestro servicio. Por un lado estaría la imagen externa, la indumentaria; por el otro, el maquillaje, el cabello, los complementos”. De este modo, en lugar de invertir una fortuna de golpe, los clientes  pueden renovar su imagen de manera escalonada.

Manos a la obra, y la empresa salió a flote sin problemas. Ahora cuenta con cinco oficinas en España que atienden a tres clientes al día como promedio. “Este año abriremos nuevas delegaciones aquí, y deseamos incursionar en otros países. México es uno de ellos”. ¿El capital inicial? “No podíamos ni soñar con pedir un préstamo para una empresa que nadie entendía”. Para arrancar, contaban con una cámara fotográfica y una computadora. Qué Me Pongo tiene ahora su sede en la avenida Diagonal, una de las más céntricas de Barcelona.

Ambas emprendedoras además tuvieron que sortear una paradoja: la coquetería se convirtió en un factor de influencia, porque si bien por esa razón la gente se anima a usar los servicios de Qué Me Pongo, también propicia que el cliente tienda a ocultar que su nuevo estilo es producto de una asesoría. Igual que acudir al sicólogo en busca de ayuda, recurrir a un asesor de imagen es un tabú.

Antes de hablar de prendas, Montse conversa durante cerca de una hora y media con sus clientes. Les pregunta qué quieren transmitir, cómo se ven ellos mismos, cuáles son sus actividades favoritas. Después llega el análisis morfológico y la prueba de color: “Colocamos a los clientes delante de un espejo y les ponemos una a una 95 pañoletas de diferentes tonos. La idea es que identifiquen los que mejor les sientan, y que entiendan por qué”, dice Montse.

Ofrecen desde armar un guardarropa completo hasta elegir la prenda para un evento. “La tarifa más baja son 100 euros (1,580 pesos), por la asesoría para un evento. La más cara es de 300 (4,740 pesos)”, explica Montse –el salario medio de los españoles es de 1,686 euros al mes–. A eso hay que añadir 85 euros (1,340 pesos) por hora de compras, más la ropa. La sede, en Barcelona, tiene lista de espera de seis meses.

“Antes de salir a comprar, y gracias a la información que nos ha dado el cliente, nosotros ya hemos recorrido las tiendas y apartamos las prendas que se ajustan”. Y hay peticiones de todo tipo: en una ocasión compró un automóvil para un alto ejecutivo que le dio a elegir entre tres marcas. ‘Escogí marca, modelo y hasta color”, recuerda.

Newsletter
Ahora ve
Juez da amparo a presunto violador en Veracruz
No te pierdas