El nicho de las máquinas expendedoras

La empresa que vende y renta máquinas factura 5 mdp al año con un crecimiento del 100%; Coin City México, de Arturo Molina, entró al negocio en 2003 y hoy atiende a más de 200 cliente
Arturo Molina renta máquinas a 200 clientes y alquila 30 al
Vicente Gutiérrez Lagos

Arturo Molina Domínguez cambió su puesto como ejecutivo de una multinacional de EU por largas jornadas que inician a las cinco de la mañana en la central de Abastos para cargar refrescos, dulces y papitas. Todo, por un sueldo inferior. "No hay de otra, hay que trabajar muy duro y siempre confiar en los sueños".

Hoy, su tenacidad rinde frutos: su empresa, Coin City México, factura 5 mdp al año y crece 100% en el mercado de vending o máquinas expendedoras, negocio al que entró en 2003.

Molina tenía 27 años. "Con mis ahorros, unos 130,000 pesos, compré cinco máquinas usadas y comencé a trabajar en el garage de mi casa", relata.

En México, el mercado de vending lo dominan grandes empresas como Autovend, de Bimbo, Coca-Cola, Pepsi y Sabritas. La competencia es aún mayor, pues existen alrededor de 3,000 operadoras que poseen entre una y 50 máquinas. "Nunca tuve miedo. Lo que hice fue dar mejor servicio que ellos; incluso, logré desplazar a los grandes", asegura.

Una expendedora vale de 5,000 a 70,000 pesos, se llena con 2,000 más y genera una utilidad promedio de 40%. A los locales se les paga 5% sobre ventas, según datos de la industria.

Para Molina, su mayor reto fue convencer a los que lo rodeaban de que el negocio sería un éxito. "Mi papá me decía ‘hijo, no le veo futuro a eso de las maquinitas’. Incluso la empresa para la que trabajé en EU me ofreció regresar con mayor sueldo. No acepté".

Molina pasó en unos meses de cuatro a 20 máquinas y desde 2005, se enfocó en la renta. "Tomé la distribución de Coin Co y Mars Incorporated. Empecé rentando máquinas por 1,800 pesos al mes. Ahora atiendo más de 200 clientes y vendo 30 máquinas mensuales".

Cada máquina, dice, es como una minifranquicia que no paga regalías. "Todos los que entran a trabajar con nosotros se convierten en socios de largo plazo", afirma.

El mercado nacional de vending tiene menos de 15 años, pero la tecnología lo está cambiando. "Últimamente me llamó la atención una expendedora de hot dogs y le traigo ganas a una para autolavado de perros", finaliza.

Ahora ve
No te pierdas