La oficina en una mochila

Michelle La Brosse creó un software que le permite viajar sin descuidar los negocios; dirige su empresa tecnológica gracias a los artículos que guarda en su mochila.
Michelle LaBrosse carga hasta 11 kilos en su mochila (Fortun
Michelle LaBrosse, entrevistada por Susan G. Hauser

Soy fundadora de Cheetah Learning, una empresa que ofrece cursos de capacitación gerencial y planeación en muchas partes del mundo (cheetahlearning.com).

Enseñamos a nuestros clientes a desarrollar un producto, lanzar un sitio de Internet o alcanzar una cuota de ventas.

También dirijo un retiro corporativo en Haines, Alaska, vendemos equipos para construir kayaks, que pueden usarse en nuestras instalaciones en Haines, cuando damos seminarios de trabajo en equipo.

Entre nuestros clientes están IBM, Blue Cross Blue Shield y Pepsi, con nuestras ventas facturamos en el 2006 cerca de 9 millones de dólares.

Cheetah cuenta con 30 empleados, 40 contratistas, tres oficinas y cuatro aulas para capacitación a lo largo del país.

Sin embargo, yo no tengo una oficina, ni siquiera un domicilio permanente. Tengo, aunque parezca increíble, mi mochila. Es una maleta para laptop de nylon con correa a la cintura (targus.com/us/product_details.asp?sku=TSB089US), me costó 69.99 dólares y va siempre conmigo. Anualmente realizo unos 35 viajes a través de Estados Unidos, Canadá y México, entre negocios y viajes de placer. Al menos una vez al año voy a otro continente.

No puedo renunciar a la itinerancia, pues tengo que reunirme con nuevos contactos cuando estoy de viaje y eso me da más oportunidades empresariales. Mi mochila ha estado en Inglaterra, India y Nueva Zelanda, países donde tengo clientes y doy presentaciones. Me sorprende que siga intacta a pesar de soportar también el mal clima de Alaska. Cuando la lleno al completo  pesa más de 11 kilos.

Trabajar desde mi mochila me permite estar en contacto con clientes y colegas del trabajo desde casi cualquier parte: he dirigido seminarios virtuales para mil personas desde un tráiler estacionado junto a la casa que mi esposo y yo tenemos en Carson City, Nevada. También tenemos otras dos viviendas, en Haines y en Wilton, Connecticut, cada una equipada con conexión a Internet de alta velocidad. Además adquirí una tarjeta de red inalámbrica Cingular (hoy AT&T), costó cerca de 349 dólares y me permite trabajar desde cualquier lugar que tenga cobertura de telefonía celular.

Entre mi personal y yo desarrollamos un software de sistema llamado Cheetah View, que me permite acceder a archivos importantes desde cualquier parte. El programa nos deja escanear todo y transferirlo a cualquier computadora para después clasificar la información por categorías.

Asimismo, me permite enviar documentos a través del correo electrónico a quien sea que los necesite.

Inicié un negocio de software para poder comercializar estas herramientas creadas específicamente para nuestra empresa. Ya estamos listos para lanzar al mercado Cheetah View, y hemos desarrollado de igual forma el sistema Training Bridge, una útil ayuda para registrarse en los cursos via Internet.

 ¿Qué lleva la mochila?

Guardo mi laptop Panasonic Toughbook CF-Y4 (2,300 dólares) dentro de mi mochila, junto a mi BlackBerry 8700 (blackberry.com; 399 dólares), mi teléfono móvil Motorazr (249.99 dólares), mi iPod y mis auriculares anti-ruidos de Sony (79.99 dólares). Normalmente uso de manera simultánea mi teléfono, la BlackBerry y la laptop. No me supone ningún problema gracias a mi Bluetooth  (bluetooth.com), que enlaza los tres dispositivos a través de una conexión inalámbrica de corto alcance. En caso de que viaje en avioneta, siempre llevo conmigo una maleta con localizador personal GPS (699 dólares).

Mi mochila también guarda artículos más comunes, como revistas y libros. Como en mi trabajo debo desarrollar cursos de planeación gerencial, negociación, compra de bienes raíces y búsqueda de empleo, leo muchos libros sobre estos temas. También llevo comida para situaciones de emergencia. Ahora mismo tengo mangos secos, dos barras Clif y dos porciones de Spiru-Tein High Protein Energy Meal en mi mochila.

De vez en cuando debo cargar con equipo de video para crear cursos online para nuestros instructores. Uso una videocámara de alta definición (Sony HDR-SR1; sony.com; 1,499 dólares) y una videocámara digital (Canon PowerShot G6; canon.com; 550 dólares). Lo meto todo a una maleta con ruedas que me gusta mucho de la marca L.L. Bean (llbean.com; 139 dólares).

Otro básico es mi traje de baño. Desgasto cinco o seis bañadores al año porque nado una hora todos los días. Ejercitarme es muy importante, sólo piensa en lo que le hace el peso de esta mochila a mi espalda. La natación y el yoga me ayudan a fortalecer brazos y espalda, para poder llevar mi oficina a cuestas.

Ahora ve
No te pierdas