En Bogotá la tendencia es ser Pyme

El gobierno colombiano puso en marcha un proyecto para asesorar nuevos negocios en 2006; 25,000 personas han tomado el curso desde entonces y se han creado 1,881 negocios.
La moda en Bogotá es tener tu propia empresa (Especial)
Fernando Briseño

Sólo uno de cada 100 adultos bogotanos es un emprendedor. El resto prefiere ser empleado o estar en la informalidad. Y la ciudad se ha propuesto hacer que más personas se envalentonen y elijan el camino de crear una empresa propia.

La alcaldía de la capital de Colombia y la Cámara de Comercio de la ciudad se aliaron hace un año para poner en marcha y operar Bogotá Emprende, un centro de servicios físico y virtual, que da asesoría y formación a todo aquel que quiere crear un negocio y para aquellos otros que desean expandir el que ya tienen.

El modelo, puesto en marcha a finales de 2006, se inspiró en lo que arrancó Barcelona 20 años antes: Barcelona Activa, una empresa municipal que desde 1986 incubó 7,000 negocios y que cada año entrena a 100,000 empresarios.

Como en Barcelona, Bogotá Emprende creó un Centro del Emprendimiento y tiene instalaciones móviles, donde imparten cursos, dan talleres y asesoría personal (en internet anuncian el programa de temas). Opera un portal y una biblioteca con manuales, test y lecturas para acompañarlos en el proceso (en www.bogotaemprende.com hay textos que pueden interesar a emprendedores de México).

“La definición de la estrategia se basó en un análisis de la situación en la ciudad con un desempleo estructural de 12.8% en 2005, informalidad laboral de 56% y altos índices de pobreza”, explica María Fernanda Campo, directora del programa. “(Eso nos) llevó a la decisión de fortalecer la infraestructura institucional de servicios de apoyo a la actividad empresarial”. Según ella, 99% de los negocios en Bogotá son microempresas y pyme, y menos de 3% tienen productos o servicios innovadores o adoptan nuevas tecnologías.

Luz María Galviz, una mujer de 35 años, se inscribió para comenzar en enero un periodo de nueve meses de entrenamiento para formalizar y hacer crecer su negocio. Ella vende un yogur a base de soya que produce en casa, una receta que vino a su mente cuando ideaba platillos para su hijo, que tiene intolerancia a la lactosa. En Bogotá Emprende quieren que la gente diseñe un plan de negocio; el programa la vinculará con instituciones financieras después. “Tengo muchas cosas en la cabeza, tengo ideas de nuevos productos y de cómo ir creciendo. Pero eso, con tiempo y dedicación”, dice al teléfono desde Bogotá.

La alcaldía de esa ciudad y la Cámara de Comercio aportan mitades a este programa que costó 900,000 dólares en el arranque, en 2006, y que este año tiene un presupuesto de 2.5 mdd. En su primer año de vida, poco más de 52,000 personas acudieron a tomar cursos o a sesiones personales. Otras 3,345 formularon un plan de empresa a través de una herramienta que ofrecen en el portal. Hasta ahora se han creado ya 1,881 negocios. Casi una tercera parte son firmas con alcance nacional e internacional, informa Campo.

“Entre los aciertos destacaría el convertir el tema del fomento al emprendimiento en una prioridad en la política pública en la ciudad”, señala Olma Hoyos Molina, de la Corporación para el Desarrollo de las Microempresas, una organización formada por sociedad civil, gobierno y sector privado. Bogotá Emprende tiene unidades móviles y está construyendo centros de encuentro para los emprendedores en distintas zonas de la ciudad.

 

 

 

 

 

 

Ahora ve
No te pierdas