Gracias a su adicción, crea una empresa

Atenógenes Alcázar vio en su dependencia al alcohol un nicho de negocios para abrir una compañí Clínicas Transition lleva poco más de un año abierta y ya generó ganancias de 2.1 mdp en 2007.
Atógenes afirma que nunca creyó que de su porblema podría ge
Nora Vasconcelos

En 2005, Atenógenes Alcázar González fue a Houston a buscar una cura para su adicción al alcohol. “Nunca pensé que de mi problema nacería una empresa”, señala. Él acudió a un tratamiento con base en sueros, ionizaciones y terapias psicológicas que lo ayudaron a superar su situación de manera definitiva.

Aunque su estancia en la ciudad texana no llegó a dos semanas, el tratamiento siguió por un año, en el que redujo la cantidad de visitas y de sueros.

Convencido de su efectividad y con una inversión inicial de 5 mdp, a finales de 2006 Alcázar abrió en Cuernavaca, Morelos, su primera unidad de desintoxicación, bajo el nombre de Clínicas Transition, con un tratamiento similar al que recibió en Houston, pero a precios menores.

“En el extranjero uno paga el equivalente a unos 60,000 pesos por un tratamiento como éste, sin contar los gastos de viaje y hospedaje, pero en Transition los costos varían de 15,000 a 42,000 pesos”, afirma Alcázar.

El potencial es grande. Según el Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadict), en México hay más de 500,000 personas que abusan de las drogas (280,000 son dependientes severos) y 3.3 millones más (de ellas, 250,000 mujeres) sufren alcoholismo grave.

Estimaciones de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos indican que 9.5% de los hombres adultos que forman parte de una familia son alcohólicos, lo que implica que al menos 37% de la población sufre las consecuencias de esta adicción de manera indirecta.

El tratamiento elimina las toxinas y la necesidad fisiológica de la droga o el alcohol. Transition ya ha tratado a un centenar de pacientes y en su primer año tuvo ingresos netos por 2.1 mdp. A finales de 2007, Alcázar comenzó a franquiciar el concepto en alrededor de 55,000 dólares (según el tamaño y la capacidad de la clínica).

En 2008, este emprendedor prevé la apertura de 25 clínicas más. Su meta es tener una red de 75 clínicas antes de 2010, con las que atendería a unos 7,200 pacientes al año. “Es un concepto interesante, que además de ser perfectamente franquiciable, atiende un problema de vital importancia”, comenta Juan Manuel Gallastegui Armella, presidente de la consultoría Gallastegui Armella.

Ahora ve
No te pierdas