Convierten las bodas en negocio virtual

Bodaya es la primera mesa de regalos mexicana on line en la que puedes comprar sin salir de cas la Pyme tapatía, con sólo nueve meses en el mercado, agrupa a 60 establecimientos de Guadalajar
Maite (derecha) y Rocío, son las creadoras de este novedoso  (Foto: )
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

¿Cómo combinar el tiempo para lucir impecable en una boda y además aparecer con el regalo ideal?

Esta pregunta ahora tiene respuesta gracias a Bodaya, el primer concepto “on line” de mesas de regalos en México que te permite comprar en más de 60 establecimientos asociados sin salir de casa.

Esta Pyme que opera en Guadalajara y que lleva sólo nueve meses en el mercado fue creada por Rocío de Alba y Maite de Asís, quienes junto con otros dos emprendedores vieron en este negocio un nicho de mercado sin explotar.

“Maite y yo nos dimos cuenta, en base a nuestra experiencia personal, que las mesas de regalos eran un monopolio controlado por las grandes tiendas en dónde los novios eran los menos beneficiados, pues no había mucho de dónde escoger”, dice Rocío, una chef de 42 años con seis hijos.

En base a estudios de mercado hechos antes de la apertura, estas emprendedoras descubrieron que más que una grata experiencia, comprar un regalo de boda era una verdadera pesadilla: “En promedio escoger cada obsequio lleva dos horas y el 90% de las veces los novios los regresan porque no cumplen sus expectativas”, dice Maite, una española de 44 años que antes se dedicaba a la decoración de interiores.

Para que Bodaya viera la luz, el trabajo comenzó hace tres años, dos de los cuales fueron dedicados a realizar estudios de mercado, el diseño de la página y los requerimientos técnicos. La salida al mercado se dio apenas hace nueve meses.

Aunque el tiempo de operación ha sido corto, esta Pyme ya se ha encargado de poco más de 150 bodas, que podrían duplicarse al cerrar el año gracias a las recomendaciones de los satisfechos clientes.

La inversión inicial fue de 500,000 pesos y a la fecha llevan gastados más de 1 mdp que salieron de sus propios bolsillos.

El modelo de negocios es sencillo, Rocío y Maite incentivan la economía local al lograr que los invitados adquieran  los regalos en los pequeños establecimientos que Bodaya agrupa en un pequeño mall virtual.

Las compras pueden hacerse directamente en la tienda, que cuneta con una Terminal Punto de venta o directamente en Internet, a través de una transferencia electrónica con plataforma en Banamex.

La idea de Bodaya nació de las mesas de regalos españolas, pero se tropicalizó a México para crear un concepto propio, debido a que en el país los clientes son más tradicionales.

Por cada compra, la tienda se queda con una comisión que va desde el 5 hasta el 30%, dependiendo del volumen de esta y el giro del negocio.

“Nuestros clientes pueden encontrar de todo, desde vidrio soplado, hasta artesanías, muebles y regalos más convencionales”, aseguran las empresarias.

Un plus que esta Pyme ofrece a los novios, es la opción de qué hacer con los regalos, en caso de que no quieran conservarlos, ya que pueden optar por intercambiarlos por cualquier otro producto de los establecimientos asociados o canjearlos por dinero en efectivo.

El servicio completo incluye una mesa de regalos virtual que los novios ponen con un depósito de 500 pesos que les es devuelto cuando reciben sus obsequios. Para sus invitados, la pareja deja un mensaje de agradecimiento pregrabado que cada invitado puede responder, si así lo desea.

Además, Bodaya ofrece servicios asociados a la planeación de la boda, que van desde banquetes, hasta sonido, maquillaje, mobiliario, etc. Cada pareja recibe una tarjeta llamado Novios Bodaya con la que obtiene descuentos de por vida con las tiendas y servicios asociados.

Viendo hacia el futuro

Los planes de estas empresarias son ambiciosos. Aunque actualmente su empresa opera sólo en Guadalajara, “a finales de año llegamos al DF y Puerto Vallarta”, dicen. Para 2009 el objetivo está en otras ciudades mexicanas y a diez años esperan tener presencia en toda Latinoamérica y EU.

“El principal reto es cambiar la cultura cibernética, que la gente se acostumbre a comprar por Internet, que no tenga miedo a usar la tarjeta en la red”, dice Rocío.

Para Maite, ésta ha sido una etapa difícil, pero llena de oportunidades, por lo que lo mejor siempre, antes de quedarse con las ganas, es “animarse y emprender”.

Ahora ve
No te pierdas