Interlingua va por internacionalización

Julián Fernández busca nuevas fórmulas para que la escuela de idiomas llegue a EU y Sudamérica; hizo que en dos años la empresa lograra ingresos anuales por 400 mdp y duplicara su alumnado.
Los negocios en otro idioma son un tema que Fernández domina
Nora Vasconcelos
Desde que asumió la presidencia de Interlingua, en octubre de 2005, Julián Fernández

Neckelmann, de 34 años, trabaja, en promedio, 15 horas diarias. “Es desgastante, pero, al mismo tiempo, es una super-experiencia que no cambiaría por nada”.

“Al asumir el cargo veía con claridad que el negocio de las clases de inglés tendría por lo menos unos 20 años de futuro promisorio; pero, aunque Interlingua era una empresa madura, estábamos subexpuestos”, dice el Maestro en Derecho Comparado por la  Universidad de Miami.

Fernández ya logró que la compañía avanzara desde entonces: en menos de tres años genera ingresos anuales superiores a 400 MDP y duplicó el número de alumnos. También estableció un agresivo programa de mercadotecnia, propició un mayor acercamiento al mercado corporativo e inició la apertura de franquicias.

La estrategia funcionó a tal grado que el empresario contempla terminar este año con 43 franquicias, 22 escuelas propias y una matrícula de 27,000 alumnos a escala nacional. En el país existen al menos unas 18 cadenas de franquicias de idiomas, todas ellas contemplan la enseñanza de inglés, que es, desde luego, el idioma más demandado para su enseñanza. “Decidimos trabajar con un esquema de negocios que sea más combativo que pasivo”, afirma.

Fernández trabaja para llevar la marca Interlingua a Estados Unidos, Centro y Sudamérica. Su meta a 2015 es tener alrededor de 170 unidades en México, 17 en Chile, y 20 en Colombia.

“Todos los días nos reinventamos para ser mejores”. La firma destinará una inversión cercana a 5 MDD en lo que resta de este año, al tiempo que mantiene pláticas con empresas y fondos de capital internacionales a fin de captar recursos que le permitan seguir creciendo.

Ahora ve
No te pierdas