La moda se funde con las empresas

Los diseñadores buscan convertir su marca en un negocio rentable y diseñan para diversas firmas; José María Torre creó una línea de trajes de baño para Corona Light y Ricardo Seco fundas para Mac.
Francisco Moctezuma, Edgar Crespo, Hugo Wacogne y José Manue  (Foto: Patricia Madrigal/Expansión)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Desfilar en la pasarela de la moda mexicana significa llevar el diseño a otro ámbito, el mundo de los negocios está hambriento de nuevas tendencias para mostrar sus productos... con estilo. Es así como José María Torre diseñó una línea de trajes de baño para Corona Light, Ricardo Seco creó una línea de fundas para computadoras Mac y Mariana Luna vistió al personal de Volaris.

Todo en el marco del DFashion, un evento con una visión donde moda y negocios se funden para transformar al diseñador mexicano en una marca rentable.

El mercado nacional de ropa y calzado tuvo en 2008 un valor de 21,000 millones de dólares, según Trendex North America, firma de consultoría e investigación especializada.

Para 2009, la firma prevé una caída de 3% en el sector, de ahí la necesidad de los talentos mexicanos de hacerse visibles para crear un negocio rentable.

"Las pasarelas siempre son vistas como un evento glamoroso al que sólo asisten socialités, pero existen para hacer negocios y que los diseñadores se formen como marca y empresa", dice en entrevista el director general de DFashion, Hugo Wacogne.

El evento, que inicia este martes y termina el 4 de junio en el Distrito Federal, brinda a jóvenes mexicanos un escaparate para relacionarse con la cadena productiva de la moda, que incluye a líderes de la industria textil y manufacturera, y los representantes de puntos de venta.

El panorama no es fácil, el 49% de los mexicanos planea gastar menos en ropa nueva a causa de la crisis económica, según la Encuesta Global sobre Precios, Combustibles y Acciones del ahorro, de la consultora Nielsen.

Como si se tratara de una feria de emprendedores, DFashion "acerca a los diseñadores con los asistentes más importantes, que son los compradores en todos sus niveles", agrega el presidente de este evento, Édgar Crespo.

La primera oportunidad para los 15 artistas participantes radica en mostrar su trabajo a representantes de grandes tiendas departamentales como Liverpool, Palacio de Hierro, Sears y Saks Fifth Avenue, que están entre los asistentes a los desfiles.

El negocio puede no cerrarse en ese momento, pero comienzan a trabajar relaciones con estos puntos de venta, señalan los directivos.

El segundo nivel está en los compradores de boutiques, que acuden con la intención de hacer pedidos para surtir sus locales.

Además están los asistentes, que aunque son compradores minoritarios, representan un importante medio de difusión para los nuevos diseñadores.

"Es una ventana de negocios para promocionar un producto que no siempre es la ropa, aquí venden su creatividad aplicada a una marca", añade Wacogne.

El costo de producción de este evento, que en esta ocasión tiene su edición más larga, es de entre cinco y nueve millones de pesos, entre gastos de operación, montaje, relaciones públicas y patrocinios, calcula el director de Desarrollo de Negocios de DFashion, Francisco Moctezuma.

Para los diseñadores presentar su colección en el evento significa invertir entre 150,000 y 500,000 pesos, que incluyen los gastos de producción de colección, coordinación de pasarelas, desarrollo de ropa y costo de modelos, que es de 2,400 pesos en promedio por desfile.

Sobre la efectividad del negocio, Crespo afirma que todos los participantes en las cuatro ediciones anteriores han crecido a nivel marca, ya que han logrado generar relaciones comerciales posteriores al evento.

La crisis beneficia a los mexicanos

Aunque durante el primer trimestre del año peligró la realización del evento, en abril consiguieron vender los patrocinios y lograr que la quinta edición del DFashion fuera la más larga desde su nacimiento a finales de 2006.

"Las ventas fueron difíciles, pero cuando se liberaron los presupuestos en abril nos dimos cuenta de que fue una gran ayuda, pues se logró un evento de tres días, cuando siempre había durado sólo dos", señaló director de Media Management, José Manuel Borbolla.

Para los diseñadores que se presentarán en este evento, el entorno económico también será de ayuda, ya que el consumo de moda crece, pero el cliente busca calidad, identidad y productos selectos, que encajan con el trabajo mexicano, opinan los directivos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como cualquier empresario, los artistas nacionales deberán luchar por conservar su estilo, al tiempo que reinventan su marca, mantienen el prestigio y no se cierran ante la posibilidad de nuevos negocios que les permitan crecer en la industria.

En cuanto a los retos, la practicidad es una de las claves para el éxito del diseño mexicano: "Hay que hacer cosas de calidad y usables. Hay prendas que son increíbles para la pasarela o para publicarse en revistas de moda, pero el secreto es crear ropa competitiva en cuanto a precio y que se pueda poner", finaliza Crespo.

Ahora ve
Google lanza tres nuevas apps gratuitas de fotografía
No te pierdas
×