Como realizar la mejor contratación

Elegir sabiamente a tus empleados, puede ser una tabla de salvación para tu negocio; no te guíes sólo por tu instinto, y analiza la personalidad del candidato más que sus habilidades.
empleado-entrevista-cv-curriculum-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Alexander Stein

Mis abuelos maternos, Minnie e Izzy Grubman, eran dueños de una tienda de ropa interior para mujeres llamada Grubman's, en la Avenida Springfield en Newark. En julio de 1967, la ciudad fue invadida por seis días de desorden alimentado por el desempleo, la pobreza y la inequidad racial corrosiva. Los manifestantes atacaron negocios propiedad de blancos y gente de color indistintamente, pero cuando por fin se calmaron los humos, Grubman's salió ilesa.

El Sr. y la Sra. G., como eran conocidos, siempre contrataron empleados de la comunidad local y eran apreciados por ser justos y generosos. Cuando llegaron los problemas, el personal y los vecinos protegieron la tienda.

Mi punto es que tomar buenas decisiones de contratación puede salvar tu negocio. Está bien, es más fácil decirlo que hacerlo, así que, ¿cuáles son los ingredientes para hacer contrataciones exitosas? Piensa en esto como una secuencia de decisiones de doble cubierta. Hasta arriba se encuentra la sabiduría convencional de contratar a los individuos aptos para el puesto y que sean compatibles con la cultura, los valores y las necesidades de la compañía.

Pero contratar también refleja una predisposición más profunda a tomar decisiones y a construir relaciones. A medida que creamos nuevas relaciones, inconcientemente tendemos a buscar y redescubrir elementos dinámicos a partir de aquellos significativos que ya estaban establecidos (como los de nuestros padres y seres queridos). Para algunas personas esto crea un patrón de caminos recurrentes y similares. Para otros, esto genera una relación constante de investigación y desarrollo. En el mejor de los casos, este patrón inconciente te llevará hacia los individuos que te complementan, inspiran y refuerzan.

Tomen en cuenta el caso de Joe Saba y Stewart Winter, copropietarios de VideoHelper, un exitoso negocio en Nueva York que proporciona música para producciones televisivas y cinematográficas. Cuando hablamos en su estudio de alta tecnología, los socios recientemente habían revisado 400 currículos para que alguien tomara el puesto de compositor de espacios de tiempo completo. Habían dedicado tiempo considerable y varios recursos en su proceso de contratación, el cual ellos describieron como "brutal y riguroso".

Saba y Winter comenzaron haciendo una preselección de 10 finalistas, a quienes sometieron a una serie de entrevistas y pruebas intensas y cada vez más complicadas. Las pruebas no sólo probaron sus capacidades técnicas sino también la forma en la que cada candidato manejaba las críticas, los elogios y la presión.

Este trabajo tiene sus recompensas: VideoHelper goza de una tasa de retención de 95% de su talento, y la mayoría de los empleados han estado trabajando en la compañía desde hace al menos siete años.

Pocos empresarios llegan a este grado de desparpajo psicosocial elaborado. Hace poco tiempo tuve consultas con Bert (así le llamaré), un tipo que solía tomar decisiones miopes con respecto a sus contrataciones. El credo de contratación de Bert era algo así: "no confíen en nadie, y sólo contrata a gente en la que confían". No fue ninguna sorpresa que le costara trabajo conservar a sus trabajadores.  

La desconfianza crónica de Bert era entendible, dada su infancia traumática con un padre abusivo. Aún así, después de unas cuantas sesiones, de pronto decidió que tampoco podía confiar en mí. De repente me sentí víctima de la misma dinámica que se me había encomendado curar.

Como toda la gente que ha sido despedida en alguna ocasión, me pregunté lo que había pasado y lo que habría podido hacer diferente. Con base en mi propia experiencia y en la de mis clientes, aquí hay algunos consejos que les ayudarán a mejorar sus opciones de contratación.

Estudia el pasado: la historia trae consigo claves importantes para los patrones de relaciones. Analiza la información reciente sobre las contrataciones y despidos de tus opciones de contratación.

No pongas a prueba: las pruebas de personalidad tienen su lugar, pero pueden ocasionar roces o ciertas minucias de comunicación. Las entradas no verbales pueden ser más significativas que lo que sí se dice.

Haz tu tarea: evita "seguir tus instintos", pues estos tienen utilidad limitada en la zona de contrataciones.

Seguimiento: contratar empleados sólo es el principio. Poder mantener empleados de calidad toma tiempo, atención, y sobre todo buena comunicación. Es de suma importancia monitorear tus reacciones ante la frustración, desilusión y otras dinámicas interpersonales.

Conclusión: mientras más entiendas de ti mismo y de las fuerzas subyacentes que te impulsan a acercarte o alejarte de alguien, mejor equipado estarás para tomar decisiones de contratación sensibles.

El Dr. Alexander Stein es un psicoanalista de negocios en Nueva York y director en el Grupo Boswell y en Triad Consulting.

Ahora ve
Entre los disparos de sus compañeros, así desertó un soldado norcoreano
No te pierdas
×