Sogbo, el diseño de un emprendedor

La empresa de artículos para el hogar inició con 250,000 pesos en 2004, en 2009 facturó 24 millones; Claudio Cervantes, su creador, tiene 29 años y emprendió este negocio con Rodrigo, su gemelo.
Sogbo  (Foto: Cortesía Sogbo)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Desde que viajaba con su mamá a los 13 años para servirle de traductor en la HWI Housewares International Show en Chicago, la feria más grande de América de artículos del hogar, Claudio soñaba con abrir su propia empresa e ir a EU para mostrar sus diseños al mundo. Once años después, al cumplir 24, Claudio Cervantes Villasuso transformó la importadora familiar de productos de cocina, propiedad de su mamá en Sogbo, una compañía mexicana caracterizada por la vanguardia en el diseño y la practicidad en artículos para el hogar.

Para abrir esta empresa, cuyo nombre proviene del dios africano del relámpago y el fuego, este emprendedor de 29 años trabajó en conjunto con Rodrigo, su hermano gemelo reuniendo 250,000 pesos para el diseño y manufactura de 60 productos.

Claudio estudió Administración de Empresas y Rodrigo Negocios Internacionales, por lo que fue este último quien decidió irse a vivir a China para desde allá montar una oficina y buscar alianzas para lanzar el producto en México.

"En China Rodrigo buscó alianzas con manufactureras que nos daban un precio menor, garantizaban menores tiempos de entrega y armaban los diseños que nosotros teníamos en mente (...), hasta la fecha seguimos trabajando con estas fábricas", dice Claudio.

Con la primera colección armada, los hermanos Cervantes Villasuso presentaron en 2004 Sogbo, cuyo mercado objetivo son las tiendas departamentales y especializadas.

No se trata sólo de productos bonitos para el hogar, sino de vestir el ambiente con artículos estéticos, pero funcionales, afirma el emprendedor.

Para aumentar el impacto visual las primeras cajas de Sogbo fueron hechas en Hong Kong, con una diseñadora mexicana que estaba en el país asiático buscando una oportunidad laboral.

Luego de esa primera colección Sogbo logró vender sus productos a El Palacio de Hierro, Home Store, Home & More, Sears, Home Price y Walmart.

Actualmente se integraron a su cartera de clientes Sam's Club, Idea Interior, La Cuisinetta, Depuis y más de 200 tiendas especializadas y de autoservicio en toda la República Mexicana.

Y aunque en los primeros cuatro años tuvo crecimientos anuales de entre 40 y 60%, la crisis hizo que las ventas bajaran un 60% en 2009, lo que obligó a esta empresa a reducir su número de empleados y a buscar socios para continuar con la expansión global.

En 2009 cerraron con una facturación de 24 millones de pesos (mdp), cifra muy por debajo a los 61 mdp alcanzados en 2008.

"La crisis nos obligó a reestructurarnos, tuvimos que despedir a la mitad de los 57 empleados que teníamos y fusionarnos en enero con Grupo Comarca para capitalizarnos", señaló.

Con la reestructura, Sogbo espera abrir nuevas tiendas en el país y América, lo que espera lograr asistiendo de nuevo a la Feria de Chicago en 2010, para cerrar tratos con clientes interesados en comercializar sus productos en EU.

Además en este año esperan lanzar un nuevo modelo de negocio tipo franquicia, que funcionará dando a los interesados en adquirir una unidad mercancía a concesión.

Como requisito piden poner un local en cierta zona, adecuarlo estéticamente y participar con el 15% de las utilidades que cada tienda genere.

"La inversión en mercancía por parte del cliente sería cero (...), ya tenemos cuatro interesados en Guadalajara, Morelos, Morelia y el Estado de México para este tipo de negocios", afirma.

Lo más difícil para esta empresa familiar fue lograr que su madre, la actual directora de ventas de Sogbo, dejara las riendas de la importadora y cediera su lugar a sus hijos.

"Tuvimos que tomar cursos y contratar a asesores externos para que mamá viera que la sucesión no era un capricho, sino una necesidad para el crecimiento de la empresa".

Después de cinco años, Sogbo espera recuperarse de la crisis de 2009 y lograr colocar sus productos en Europa y Asia.

"La idea es que nos conozcan en todo el mundo (...), logramos participar ya en la Feira de Chicago como expositores y no sólo como espectadores... el primer paso está dado", finaliza Cervantes.

Ahora ve
Cómo hacer buen uso de las redes sociales después de eventos como el sismo
No te pierdas
×