Sonidos que curan… y atraen el éxito

Humberto Álvarez invirtió 50,000 pesos en una empresa que alivia el estrés a través de sonoterapia; esta compañía atiende entre tres y ocho personas con problemas de tensión cada semana.
sonoterapia  (Foto: Israel Pérez/Archivo Balance)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Humberto Álvarez comenzó a interesarse hace 10 años por los beneficios terapéuticos que los sonidos armónicos producen en el cuerpo y la mente humana...cinco años después creó Sonidos que curan, una empresa de sonoterapia donde atiende a personas para aliviar el estrés. Músico y compositor de formación académica, este mexicano de 55 años estudió la terapia de sonidos con cuencos tibetanos y de cuarzo en el Esalen Institute, un centro educativo alternativo en California, Estados Unidos, dedicado a la exploración del potencial humano a través de la mente.

También aprendió de Florence Riggs, una maestra en Los Ángeles, una técnica de voz utilizada principalmente por artistas de Hollywood; además de capacitarse en el Sound Therapy Center con Wayne Perry. Este emprendedor forma parte de la Sound Healers Association, la organización de mayor reconocimiento en el ámbito de terapia con música y sonidos en el mundo.

Técnica y negocio

Para iniciar con esta empresa, Humberto Álvarez invirtió poco más de 50,000 pesos en seis cuencos tibetanos (hechos de metal) y siete de cuarzo, una cama de masajes, material de aromaterapia y baquetas para tocar los cuencos.

"Mi carrera musical me llevó a la sonoterapia (...), y mi trabajo consiste en aliviar el estrés y la tensión acumulada por el ritmo de vida tan acelerado que actualmente se tiene", dice en entrevista.

Esta técnica alternativa se basa en utilizar sonidos puros y armónicos para relajar a la persona, ya que las vibraciones que se producen bajan el nivel de tensión acumulado y producen vibraciones benéficas para el organismo.

Aunque en México su uso no es tan popular, en países como Estados Unidos, Francia y España, esta terapia se utiliza incluso en pacientes con cáncer y para acelerar las recuperaciones postoperatorias.

Sonidos que curan atiende a entre tres y ocho personas a la semana, generalmente oficinistas o gente que debido a la naturaleza de su trabajo maneja una fuerte carga de estrés.

"Cuando la gente está estresada no puede tomar decisiones efectivas porque su mente está bloqueada por sensaciones de angustia, dolor o enojo, lo que afecta no sólo la productividad del empleado, sino degenera en problemas de salud que pueden volverse crónicos", señala Álvarez.

Los servicios que se ofrecen son la Terapia Tonal, una opción que incluye masaje con entonaciones vocales, aromaterapia, sonoterapia con cuencos tibetanos sobre el cuerpo y de cuarzo alrededor de la persona, y una sincronía hemisférica.

La Terapia Tonal tiene un costo de 700 pesos y dura aproximadamente 90 minutos. Existe la opción de elegir solamente la sincronía (BHS por sus siglas en inglés), que alinea los hemisferios del cerebro a través de dos sonidos diferentes que son registrados por el individuo, y que tiene un costo de 400 pesos por una sesión de 25 minutos.

Siempre actualizado

Para mantenerse vigente en esta área, Humberto Álvarez toma cursos de capacitación de forma constante, actualmente está inscrito en un seminario en Colorado para ofrecer las últimas tendencias de la sonoterapia a sus clientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A pesar de la crisis económica que redujo el consumo en México y el mundo durante 2009, Sonidos que curan logró salir avante sin notar una disminución en su número de clientes habituales.

"La gente necesita estar bien para poder tener una vida saludable y desempeñarse correctamente en su trabajo (...), la meditación y la terapia con sonidos es una forma accesible de lograr la tranquilidad que la vida actual demanda", finalizó Álvarez.

Ahora ve
Familiares de tripulantes de submarino argentino están sumidos en dolor y rabia
No te pierdas
×