Empleado renuncia y crece como relojero

Gabriel Espíritu Santo dejó su trabajo, comenzó con 8 relojes y en 3 años atrajo 200 clientes fijos; su firma, Sonthe Orologi, distribuye 15 marcas en el DF, Monterrey, Guadalajara, Tijuana y Morelia.
gabriel_espiritu_santo  (Foto: Alfredo Pelcastre)
Regina Reyes Heroles C.

El abuelo de Gabriel Espíritu Santo fue anticuario y dentro de las cosas que guardaba estaba la colección de relojes de su padre, el bisabuelo de Gabriel. Esta colección llegó a sus manos y, al mismo tiempo, surgió su pasión por estas máquinas que dan la hora. Gracias a que trabajaba en una empresa de telecomunicaciones y tenía un sueldo fijo, Gabriel podía comprarse relojes fuera de México de vez en cuando. Un día adquirió tres, uno para él y dos que vendería a amigos o conocidos.

Poco a poco, este negocio le fue apasionando más y un día renunció a su empleo fijo para dedicarse a la relojería. "Mi papá me dijo que estaba arruinando mi vida, que quién me iba a comprar relojes", recuerda. Y su padre no fue el único, él mismo tuvo momentos de dudas, pero no se dejó vencer.

Hoy Sonthe Orologi distribuye 15 marcas de relojeras internacionales, y tiene una tienda en la Ciudad de México y varios puntos de venta en Monterrey, Guadalajara, Tijuana y Morelia.

Gabriel Espíritu Santo empezó su negocio con una relativamente pequeña inversión, lo que le alcanzó para comprar ocho relojes finos, y dentro de una oficina personal. "Tienes que trabajar muy duro y aprender del negocio", dice Espíritu Santo. Uno de sus aprendizajes fue que hay que tener un colchón de dinero líquido, porque, con frecuencia, los pagos se atrasan.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A pesar de esto, Sonthe Orologi logró, en tres años, un crecimiento de 300%. Sigue siendo una microempresa, pero Gabriel le sigue apostando a su pasión. Así consiguió ya 200 clientes frecuentes que le compran hasta seis relojes al año.

Para él, la clave del éxito es crear lealtad en sus clientes, darles todo lo que desean de un artículo de lujo, satisfacer hasta el capricho más extraño (como que todo reloj que su cliente compre, no importa de qué marca, tenga el mismo número de serie). "El servicio, eso que ofrecemos al cliente para satisfacerlo, es nuestro diferenciador", añade el emprendedor.

Ahora ve
Por decreto, el rey de Arabia Saudita nombra heredero al trono a su hijo
No te pierdas
ç
×