La ropa sucia… se convierte en negocio

Con el reciclaje de prendas viejas puedes transformar unos maltratados jeans en un bello bolso; el 4% de las 84,200 toneladas de basura que producen los mexicanos son prendas de vestir viejas.
collar reuso  (Foto: Cortesía)
Diana Fernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las tendencias en la industria hacen que mucha de la ropa que hoy usamos pase rápidamente de moda y por ello, toneladas de prendas de vestir se van acumulando en los depósitos de basura de las ciudades causando estragos en el medio ambiente.

Carla Herrera, coordinadora de ventas de Border, explica que en el taller de Reuso, Reparación y Reciclaje de Prendas y Accesorios, te enseñan cómo sacarle provecho a todo tipo de prendas para crear nuevos artículos.

"En el taller, los alumnos desarrollan ejercicios para ver cómo están hechas las cosas. Es el punto de partida para observar su hechura, su esqueleto, su conformación y así valorar la prenda, para posteriormente asignarle un nuevo uso, una nueva vida. Ven patrones, medidas, tallas,  técnicas de costura, trucos e ideas. También aprenden el camino que deben recorrer para materializar lo que piensan", explicó Herrera en entrevista.

El curso que se imparte una vez cada año, con un costo de 2,400 pesos, tiene una duración de 20 horas, divididas en cuatro sesiones sabatinas.

Durante estas jornadas, se busca alargar la vida de un producto, darle una segunda oportunidad y de esta manera, detener el proceso que lo podría convertir en basura.

Viejas prendas

El concepto de reciclaje de ropa está creando en la industria del vestido una nueva forma de hacer negocio, ejemplo de ello es la marca inglesa Goodone,  que encontró en la  reutilización de viejas prendas y trozos de tela su materia prima para diseñar colecciones totalmente nuevas.

El éxito de esta tendencia ha llevado a que grandes corporativos apoyen a estos diseñadores, así fue como la marca de ropa deportiva Puma, en conjunto con Goodone, crearon unas bolsas para llevar el iPod, cámara fotográfica o celular, empleando materiales sobrantes.

Si tenemos en cuenta que un trozo de tela se tarda de uno a cinco meses en desintegrarse, según datos de Greenpeace, y que en México la generación nacional de basura alcanza 84,200 toneladas diarias de las cuales el 4% son ropa usada, según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la idea de reciclar las prendas tiene sentido.  

Aunque no seas un gran diseñador, Carla Herrera señala que  el taller impartido en Ciudad de México, está dirigido "hacia toda persona que crea en la redefinición, en la transformación, creatividad y sobre todo en las segundas oportunidades".

¿Cómo se hace?

Susana Sardiñas, es un ejemplo local, pues ha puesto en marcha su propio negocio de accesorios y artículos de decoración, después de tomar el taller impartido por Border. 

Bajo la marca Sardinella Sardine, la colombiana que radica en México  crea collares, broches, tocados para el cabello y recipientes, empleando retazos textiles que le proporcionan diferentes diseñadores de moda mexicanos como Trista, Olga Olivares y La chula Textiles, además de ropa usada debidamente tratada y plástico de las botellas.

"Los accesorios van desde cosas pequeñas de unos 50 pesos, hasta cosas más elaboradas como pecheras o accesorios más grandes con más material y más trabajo, que pueden llegar a costar hasta 550 pesos", declara Sardine.

Teniendo en cuenta lo anterior, entre las habilidades requeridas para tomar el taller está la creatividad, gusto por las manualidades para concretar las piezas que desea crear y aunque se emplean máquinas de costura, no es necesario saber coser ya que se harán ejercicios para aprender cómo hacerlo.

Buscando que los grupos no sean de más de 12 personas, Herrera dijo que este año fueron siete los alumnos que tomaron el taller, que tiene dos años de vida.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"En Border estamos implementando talleres con nuevas tendencias, acordes a las necesidades e ideologías actuales. Eso implica dedicación y tiempo. La dedicación está presente; necesitamos tiempo para que la gente lo note y responda", añadió.

Además de obtener las habilidades para crear nuevas cosas a partir de ropa vieja y usada, también se  otorga un diploma de reconocimiento.

Ahora ve
Emilio Estefan comparte la receta del mejor mojito de Miami
No te pierdas
×