El campo, una opción para los ingenieros

Algunas firmas ubicadas en zonas rurales de EU ofrecen servicios de tercerización de tecnología; estas empresas pagan a sus empleados salarios menores, pues su nivel de vida resulta más económico.
ingeniero ejecutivo campo rural  (Foto: Cortesía Fortune)
Jennifer Alsever

¿Buscas mano de obra cualificada pero barata? Olvida la India y China, dirige tu mirada hacia Jonesboro, Arkansas.

Mientras que la tasa de desempleo en Estados Unidos roza el 10%, algunas empresas comienzan a ver a las zonas del país más ávidas de empleo como las primeras candidatas para hacer el trabajo que antes se subcontrataba en el extranjero.

Este esquema de tercerización, conocido ya como "rural outsourcing" y "onshoring" (es decir, tercerización rural o tercerización nacional), consiste en dos simples premisas: los pueblos pequeños necesitan trabajo y ofrecen un costo de vida más barato que los centros urbanos. De allí que las empresas que subcontratan en estas áreas esperan pagar menos (hasta 25% o 50% menos) que si contrataran a urbanistas con las mismas capacidades.

Como respuesta, han surgido numerosas compañías de outsurcing con centros en lugares como Joplin (en Missouri) y Eveleth (en Minnesota), donde cientos de trabajadores se emplean como programadores informáticos u ofrecen soporte técnico a grandes corporativos.

"Es tremendamente oportuno dado el clima económico. Y creo que hay demanda (de ese servicio)" opina Mary Lacity, profesora en sistemas informáticos en la Univerisdad de Missouri y autora de 12 libros sobre tercerización laboral.

Comparado con la tercerización internacional (una industria estimada en 60,000 millones de dólares anuales), la tercerización nacional es un pequeño punto en el mapa. Pero la estrategia es cada vez más popular entre los negocios que intentan estirar su presupuesto.

La empresa de subcontratación Onshore Technology Services recluta a trabajadores para puestos que perciben el salario mínimo y les ofrece capacitación intensiva en especialidades relacionadas a las tecnologías de la información. En los pueblos de Macon, Lebanon y Joplin (todos en Missouri) hay 65 personas trabajando en centros de Tecnologías de la Información (TI).

La empresa CrossUSA, en cambio, contrata trabajadores experimentados y de mayor edad que están cerca de la jubilación para sus operaciones en Sebeka y Eveleth, ambos pueblos de Minnesota. CrossUSA crece a un ritmo anual del 7% y el año pasado registró ventas por 9 millones de dólares.

Para algunas compañías, la idea de subcontratar trabajo en países con leyes y prácticas empresariales diferentes parece arriesgada. En lugar de enviar información confidencial de la compañía al exterior, prefieren subcontratar a empresas nacionales.

Además hay cantidad de anécdotas sobre las complicaciones de la tercerización internacional, relacionadas a las distintas zonas horarias, la comunicación y las diferencias culturales que provocan malos entendidos.

La empresa de biotecnología Human Genome Sciences, por ejemplo, paga 55 dólares la hora por el apoyo técnico que le brinda Rural Sourcing Inc (cuyo equipo de expertos en software trabaja en Jonesboro, Arkansas).  Ese precio es 15% superior al servicio que le ofrecen en la India, pero es 50% más económico que lo que le costaría a la empresa contratar a una firma de desarrollo de software en el área metropolitana de Washington, DC.

Rural Sourcing Inc se ubica en ciudades de tamaño medio cercanas a las universidades, lugares como Jonesboro, donde el salario promedio anual de TI es de 35,000 dólares, frente a los 65,000 que se ganan en el área metropolita. El costo de la vida en Jonesboro es 23% inferior al de la media estadounidense.

Entre sus clientes están GlaxoSmithKline y RJ Reynolds, y sus ingresos se triplicarán este año, alcanzando los 4 millones de dólares, explica el presidente ejecutivo de Rural Sourcing, Monty Hamilton. La empresa planea abrir un nuevo centro en Greenville (Carolina del Norte) a fines de año.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Muchas personas que laboran en estas empresas son como Zachariah Carlson, un joven de 27 años con un título en Ciencias Computacionales de la Universidad estatal de Arkansas. Carlson creía que tenía que mudarse a California para conseguir un trabajo, pero está contento de haberlo encontrado en su región natal, personalizando sistemas de software para clientes corporativos. Trabaja para Rural Sourcing, en un centro de desarrollo cercano a Booneville, el pequeño pueblo donde creció.

"De aquí somos, nuestras vidas están aquí. La razón por la que cobramos menos es porque estamos en un área más rural con un costo de vida inferior. No tuve que sacrificar nada para llegar a donde estoy" dice Carlson. No considera que su trabajo sea mano de obra barata, pues hace lo que quiere, donde quiere y está orgulloso de su trabajo, aunque no reciba el mismo salario que la gente de Silicon Valley.

Ahora ve
Maduro elogia a Delcy Rodríguez por defender Venezuela “como una tigra”
No te pierdas
ç
×