ISAA trabaja para ‘reparar tu sueños’

La empresa hace remodelaciones en hogares, bares y restaurantes para el manejo del sonido; entre los planes futuros la compañía mexicana quiere fabricar sus propios materiales.
Isaa  (Foto: Cortesia)
Diana Fernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Insonorizar los espacios para poder dormir, descansar o trabajar sin ruidos puede ser una tarea fácil  si se planea con al menos un año de anticipación, una idea de negocio que dio origen a ISAA, la empresa que cuida el sueño de sus clientes.

"Nos convertimos en reparadores de sueños, después de que en varios apartamentos y casas de la colonia, La Condesa, remodelamos los espacios para hacerlos más tranquilos y evitar que el ruido de los antros y de la calle perturbaran la convivencia dentro de esos hogares", dijo el director y socio fundador de ISAA, David Alarcón.

El emprendedor, que siempre se sintió atraído por el manejo de la acústica, buscó que  uno de sus socios fuera un experto en ingeniería de sonido para no sólo ofrecer un servicio de remodelación, sino fabricar sus propios materiales, relató el directivo de la empresa de ingeniería de sonido.

En Ciudad de México, la principal causa de contaminación acústica es la actividad humana, el transporte, la construcción de edificios y obras públicas, y la industria, de acuerdo con un informe de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial capitalina y de la Subprocuraduría de Protección Ambiental de finales de 2009.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera a los 55 decibeles como límite superior deseable al aire libre y sugiere valores adicionales para ambientes específicos cómo: viviendas 50; escuelas 35; conciertos y festivales 100 decibeles y comercio y tráfico 70.

Al respecto, la empresa ha encontrado que su mayor oportunidad de negocio son las viviendas, pues muchos de sus habitantes desean espacios libres del ruido externo.

"Lo primero que hacemos en una casa es detectar los niveles de ruido y de dónde provienen si son de los vecinos o de la calle misma, después les hacemos un presupuesto e iniciamos con la remodelación del espacio sin cambiar los acabados y conservando la esencia del espacio", explicó el fundador de ISAA, David Alarcón.

Dependiendo del tamaño del espacio y los materiales que se requieran para insonorizar el lugar, una sala comedor de tamaño pequeño puede costar desde 7,000 pesos, indicó el directivo de la compañía.

Además de concentrarse en las viviendas, la empresa también está trabajando en restaurantes y bares para asesorarlos y crear espacios agradables en los que el sonido se distribuya uniformemente sin causar molestias a los comensales, explicó el arquitecto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con una meta fija de comenzar a explorar nuevos materiales para implementar técnicas de manejo de la acústica, la compañía también tiene como objetivo reducir los costos para ser más competitivos, invertir más en publicidad y mejorar en los tiempos de entrega de los proyectos.

"Nosotros buscamos ser más competitivos y para ello están buscando fabricar sus propios materiales, por lo que con mis tres socios nos estamos enfocando en la investigación y producción de nuevos elementos", precisó.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×