¡No te enredes al registrar tu marca!

Dar de alta a tu empresa ante el IMPI es un proceso que no debería demorarse más de tres meses; antes de iniciar los trámites, conoce los requisitos y los elementos que no son registrables.
emprendedores desesperado marca IMPI  (Foto: Photos To Go)
Viridiana Mendoza Escamilla
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Registrar la marca de tus productos o servicios no tiene por qué ser un proceso engorroso o complicado. El trámite debe realizarse ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), y si el procedimiento se sigue de manera acertada, no debe durar más de tres meses. La importancia de contar con el registro de tu marca radica en que los factores distintivos de tu empresa y sus productos tienen un peso grande en el comportamiento de las ventas; nadie sabe si Marinela habría vendido tantos pastelitos cubiertos de chocolate si no se llamaran ‘Gansito', por ejemplo.

"Una marca es algo que se crea, se hace crecer y se consolida, cuando pienses en tu marca, ésta debe referir inmediatamente al producto; se trata de un factor que vale dinero y hasta puede considerarse un producto por separado", señala Vito Lemini, director de relaciones institucionales de la Escuela Jacobea de Posgrado, que imparte la maestría en Comunicación y Mercadotecnia estratégica.

Una vez que definiste el nombre con el que quieres ser distinguido, el siguiente paso es el registro. Éste dura 10 años y aplica para todo signo visible que se utiliza para diferenciar e individualizar un producto o un servicio de otros de su misma clase o especie.

Debes tener claro si lo que registrarás alude a un producto o a un servicio. Para el caso de los productos, la definición del IMPI engloba a aquellos bienes o artículos que van a llevar tu marca para que el consumidor los identifique en el mercado, y existen 34 diferentes clases (alimentos, aceites, máquinas, etc.) para su clasificación.

Los servicios, en cambio, tienen 10 categorías y son las acciones que se realizan en favor de terceros, dentro de la clasificación están actividades como la construcción, transporte y publicidad, entre otros.

Para llevar a cabo el registro debes llenar correctamente una solicitud disponible en el sitio web del IMPI, pagar la tarifa correspondiente en el banco o vía el Portal de Pagos y Servicios electrónicos del Instituto y presentarla (D.F. u Oficinas Regionales), o en la Delegación o Subdelegación Federal de la Secretaría de Economía de tu localidad.

¿Qué marcas se pueden registrar?

1) Cualquier signo, palabra, denominación, figura, forma tridimensional, logotipo, diseño, combinación de colores, de números, de letras, siempre y cuando cumpla con las siguientes características: Que sea visible, distintivo, original, novedoso, singular, único, especial, inconfundible y de fácil reconocimiento; y por tanto susceptible o capaz de identificar los productos o servicios a los cuales se aplica o se trata de aplicar, frente a todos los de su misma especie, tipo, género o clase.

2) Tu propio nombre (con todo y apellidos) o el nombre de su empresa, sociedad, establecimiento, colegio, asociación, etc., siempre y cuando no se confunda con una marca ya registrada o un nombre comercial ya publicado.

¿Qué marcas no se pueden registrar?

Existen 19 tipos de elementos que no puedes registrar como marca, todos pueden consultarse en la Guía de Usuarios de Signos Distintivos del IMPI. Entre ellos destacan:

* Las marcas que atenten contra la moral, las buenas costumbres o la Ley. Esto incluye palabras consideradas altisonantes o frases como ‘¡Arriba las drogas!', por ejemplo.

* Las marcas no distintivas, por ejemplo: si vendes chiles en lata no puedes ponerle a tu marca el nombre ‘Producto'.

* Los hologramas o las llamadas marcas de movimiento.

* Aquellas que sean idénticas o similares a marcas notoriamente conocidas o famosas o que puedan confundirse con otras registradas o en trámite de registro anterior (es decir, tu refresco no puede llamarse Coqui-Cola o tu marca de hamburguesas no puede llamarse MásDonals)

Para cerciorarte de no realizar el trámite en vano, el IMPI tiene un servicio de búsqueda fonética y/o figurativa, que detecta si existe una marca idéntica o similar a la tuya. El Instituto aclara que no se trata de un proceso obligatorio ni constituye un elemento que ayude a que se apruebe el registro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Vito Lemini recomienda que antes de realizar el trámite hagas un autoexamen a fondo y te asegures de no violar ninguno de los requerimientos.

"Una vez que entregues tu solicitud, el IMPI realizará un examen para cerciorarse de que tu marca no esté en grado de confusión con otra marca y que no sea descriptiva del producto, ese es el filtro que muchos no superan, por eso es importante hacer el trámite y contar con el registro antes de ocupar el nombre para mandar a hacer papelería, etiquetas, o empaques, hay que tener en cuenta que la marca es de quien la registra primero", añade.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×